Una calamidad de novillada de Fuente Ymbro

por | 12 May 2014 | Temporada 2014

MADRID. Cuarta de feria. Tres cuartos de entrada. Novillos de Fuente Ymbro, desiguales de presentación y hechuras, mansotes, de mal juego y complicados. Mario Diéguez (de blanco y azabache), ovación y silencio. Román (de fucsia y oro), vuelta al ruedo y una oreja protestada. José Garrido (de grana y oro), silencio tras aviso y silencio.

Demasiado barullo y demasiado desorden. Ninguna de las dos cosas son precisamente recomendables para el sosiego que exige la lidia. Pero las dos  sobrevolaron sobre Las Ventas durante toda la tarde. Una cuota importante hay que anotarlo en el debe de don Ricardo Gallardo, cuyos novillos sólo querían irse de los engaños, para encontrar el terreno donde nadie les molestara. El 4º incluso se paseó por tres veces medio callejón, llevando el susto al abundante personal que andaba por allí. Y en el tercio final, embestidas sin ton un son, en las que ni cuando se les toreaba  a favor de querencia respondían. Alguno pudo crear una cierta emoción, pero a lo bruto y en manso. Como “novillada de lujo”, un absoluto fiasco.

Pero al desorden y al barrullo, que tanto imposibilitan ver el toreo desde la paz de la verdad,  también contribuyeron unas cuadrillas que no se aplicaron con la necesaria eficacia. Y así, más de un banderillero y más de dos se vieron en serios apuros durante el segundo tercio porque el compañero que debía cortar la salida del novillo estaba donde no debía.

Punto y a parte para el palco, hoy presidido por don Trinidad López Pastor.  Con toda razón los aficionados –que este año son todavía más minoría– protestaron la concesión de la oreja a Román en el 5º: ni por el simple criterio de la mayoría se sostiene su decisión. Las Ventas no puede ser  semejante bonoloto, que al que le toca, le toca.

A partir de ahí, sustos, carreras, desaires… Y solo en contadas y aisladas ocasiones, el toreo, que se hacía imposible con la mansedumbre y el feo estilo de los “fuenteymbros”. Bien que lo sufrió Mario Diéguez, un novillero al que en otras ocasiones se le ha visto con buen corte; hoy no pudo ir más allá de matar sus novillos. Un lance suelto, un natural en medio de un rajarse del novillo… Una desesperación cuando se quieren hacer las cosas bien.

Pero otro tanto le ocurrió a José Garrido, aunque éste con su mayor oficio, siempre mandó sobre la situación. No pudo lucir su sentido del toreo, pero al menos siempre se mantuvo por encima de los regalos que le dejó el ganadero de turno. Tan evidente era que después de lo de esta tarde no ha perdido cotización, pero sí se le ha privado de una oportunidad de volver a enseñar lo que lleva dentro.

Con la alternativa en el horizonte de lo inmediato, debutaba en Madrid el valenciano Román. Por sí o por sus mentores, sale con el sello de “torero bullidor”, en el que se confunden las ganas con hacer las cosas bien. Peligroso sello, aunque todo el mundo es libre de elegir la percha en la que se sostiene. Sin duda es un torero de los que cae bien a un cierto público, con su alegría juvenil. Con   respecto a las primeras ferias de este año, hoy ha hecho un esfuerzo importante por sacar agua de donde no la había. Y cuando hubo ocasión, se quedó muy quieto, quietísimo. Trató de llevar a los novillos por abajo, un tanto al "sí o sí". Sin duda, todo eso tiene su mérito y su  emoción; estética, algo menos. Eso sí, traslucía de forma clara que sentía dentro de la responsabilidad de estar en Madrid y de despedida del escalafón inferior. Un tanto muy a su favor. Pero a Román hay que verle cuando las circunstancias se serenen, algo que los de Fuente Ymbro no permitían en esta ocasión: lo heroico queda anotado; lo demás, en expectativa de destino.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.