Un año que ha sido duro

por | 14 Oct 2017 | Reportajes

No hace falta acudir a una estadística detallada para percibir que la temporada de 2017 ha sido muy dura, con su epicentro en la trágica muerte de Iván Fandiño en una plaza francesa, que ha marcado de forma indeleble y para siempre a este año taurino. ¡Cuántos profesionales, de todos los escalafones, han pasado por las enfermerías en los pasados meses!  Y en todo género de plazas, desde Madrid hasta las de los pueblos. Hasta quienes aun se mueven ese etapa de inicio que son los festejos sin caballos entraron en este grupo de heroico.

En alguna ocasión se ha escrito en estas páginas que aunque en la historia del toreo no se hubiera producido ni un solo percance –que ha habido muchos–, no por ello necesariamente debiera concluirse que el riesgo es superfluo; cornadas las hay, las ha habido y las habrá. En el fondo, porque en el platillo de un ruedo se concentra, a pesar de todos los pesares, demasiada verdad. Y ocurre así porque allí se conjuntan dos elementos definitivos, como son la creación de un Arte y el riesgo cierto al que se expone quien lo crea, que es donde reside la magnitud del toreo.

Con matices colaterales que se quieran, el día que deje de ser cierto que el arte del toreo nace de ese binomio de la emoción creativa y del riesgo del artista, habremos escrito la página final de la Tauromaquia.

Precisamente por eso a  cualquier aficionado le nos duele profundamente cualquiera de  las tragedia que se viven en los ruedos. Pero, a la vez, esta verdad incontestable nos reafirma que el toreo es verdaderamente un arte singular, único, que si apasiona lo hace porque cuanto ocurre a su alrededor es verdadero, no es ni una representación, ni un juego. Ahí radica la conceptuación mítica y heroica de cuanto hace referencia a este Arte.

Lo vivimos, claro, la tarde dramática de Aire Sur L´Adour. Pero lo vimos también todas y cada una de las tardes en las que los equipos médicos tuvieron que ponerse trabajar, desde aquella tarde de Pamplona, con lo cornada tremenda a Pablo Saugar “Pirri”, hasta la de hace unos pocos días de Cayetano Rivera en Zaragoza. Pero han sido tantos en este 2017: Gonzalo Caballero, El Fandi, Juan José Padilla, Javier Jiménez, Roca Rey, Rafael Serna,  Fernando Tendero, García Navarrete, Pablo Aguado, Miguel A. Pacheco, Jesús Enrique Colombo, Jorge Isiegas, Antonio Ferreras…..  Detrás de todas ellos, fueran mayores o menores sus percances, encontramos la verdad del toreo.

Su verdad, esa que hizo posible el arte del toreo, es nuestra fortaleza, la que nos viene decir que hay un mañana donde de nuevo podremos admirar esos momentos inigualables que se viven en un ruedo. El día ferial con un cartel de grandes figuras, pero también esa tarde en la que tres muchachos sin más fama que su afición por primera vez visten orgullosos de seda y oro.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.