Se mantuvo la tradición: mañana de premios, tarde de fiascos

por | 8 Jul 2014 | Temporada 2014

PAMPLONA. Cuarta de feria. Lleno completo. Toros de Dolores Aguirre, con gran trapío y desiguales hechuras, pero de juego complicado: los más manejables 2º y 3º, difíciles los cuatro restantes. Uceda Leal (de marino y oro), silencio y pitos. Francisco Marco (de verde botella y oro), silencio y silencio. Luis A. Gaspar “Paulita” (de grana y oro),  silencio y silencio.

La tradición no se rompió. Mañana de premios, tarde fiascos. Y en efecto, la ganadería que creó Dolores Aguirre recibió el premio a la corrida más completa de los pasados sanfermines; por la tarde el panorama cambió radicalmente, tanto que no se asistió ni a una simple ovación.

Los toros respondieron a lo que siempre se espera de este hierro: una corrida muy hecha, aunque con distinta tipología,  y mucha arboladura por delante; unos en más “condesos” y otros más en la línea de los “atanasios”. Salvo el que hizo 2º y el más blando 3º, los restantes llevaban demasiados problemas dentro. Casi todos abantos de salida y algunos a lo largo de toda la lidia. En suma, una corrida de las verdaderamente duras, con demasiados problemas, en especial los tres últimos. Como contrapunto la mayoría de ellos pelearon bien con el caballo, en una tarde en la que, por cierto, los del castoreño demostraron un buen nivel.

Hay que reconocer para empezar que Uceda Leal tuvo el lote más a la contra. Pero a continuación debe añadirse que se le vio superado por las circunstancias adversas, hasta en el manejo de la espada. Ninguno de sus toros regaló ni una sola facilidad, pero tenían su lidia, la que le corresponde a este tipo de toros a la antigua. El madrileño no acertó en la tarea.

Es más que probable que en otras manos o, sencillamente, en otro momento más puesto del local Francisco Marco  –que esta tarde se vestía por primera vez de luces en lo que va de año– el 2º de latarde pudo brindar el triunfo, porque tenía recorrido y clase. El navarro estuvo firme y decidido, pero sin traspasar esa frontera de la voluntad. Frente al 5º, un cinqueño sin entrega ni recorrido, duro como el pedernal, Marco hizo lo único que cabía: no volverle la cara en ningún momento, aún a sabiendas que aquel pozo estaba seco de posibilidades para hacerle el toreo moderno.

Con los apuntes tan interesantes y toreros como los que apuntó ”Paulita”  –que dejó unas cuantas medias de cartel–, fue una lastima que el 3º careciera de ese mínimo de fuerzas que exige la lidia, porque lo podría haber aprovechado el aragonés con mayor intensidad y su buen toreo. Pese a todo, siempre intentó hacer el toreo verdadero, el que más vale. El 6º llegó al tercio final sin recorrido alguno y ayuno de clase. Una actuación muy digna que se chocó de frente contra las circunstancias.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *