Roca Rey, la gran esperanza blanca

por | 3 Sep 2015 | Reportajes

Sin haber cumplido los 19 años y después de tan sólo un año toreando con caballos  –de mediados de la temporada de 2014 hasta este septiembre–, Andrés Roca Rey (Lima, 1996) ha conseguido concitar el beneplácito unánime del mundo del toro, hasta convertirse en el novillero de mayor proyección de cuantos hoy militan en el escalafón.

Cuando debutó con picadores en la plaza francesa de Captieux en junio de 2014, había acumulado el bagaje que aporta los festejos sin caballos, en los que se inició con sólo 11 años, al amparo de una  familia con relaciones en el mundo del toro. Pero fue con su viaje a España de la mano de José Antonio Campuzano cuando la futura figura comenzó a fraguarse.

A su alternativa, prevista para el próximo día 19 en Nimes, llega con el respaldo importante de haber triunfado en todas las plazas de primer orden de la geografía taurina y una hoja de servicios no demasiado amplia: un total de 38 novilladas picadas, las 26 que tiene previsto matar en esta temporada y las 12 en las que se anunció en la campaña anterior.

Como colofón de esta primera etapa en su viaje hacia el puesto de figura, se le han programado una serie de novilladas televisadas y luego sus dos primeras tardes como matador de toros otro tanto. Hoy por hoy, esa estrategia no supondrá una sobresaturación de cámara: el aficionado le ve a gusto y el torero responde todas las tardes.

A partir la importante tarde de Nimes le espera una cartera interesante de contratos para su primeros pasos como matador de toros, básicamente en ruedos americanos. Luego, a esperar a que rompa la temporada de 2016, en la que se supone estará fijo en Sevilla y en las ferias que la anteceden, con la incógnita de sus mentores querrán asumir el riesgo de confirmar en Madrid durante San Isidro.

Hasta el momento ha conseguido lo que suele lo más difícil: poner de acuerdo a todos y convertirse en el centro de atención de la novillería. Lo que depare el futuro, ya se verá, porque eso depende de muchos factores y no todos dependen del propio torero. Pero es lo cierto que hacía años que un novillero no estaba tan en el candelero.

La factoría Campuzano tiene hoy acreditada su capacidad para formar toreros. De hecho, ha pasado a convertirse en el mejor formador de aspirantes a figura. Luego los toreros cada cual toma su rumbo, por lo general cuando ya son matadores de toros. La gran virtud del mayor de los Campuzano es no tiene un único patrón de toreros;  su secreto radica en que los forma en los elementos fundamentales de la profesión, para que luego unos los desarrollen en una línea y otros en otra. Pero todo con los fundamentos muy bien aprendidos. Eso se les nota desde que hacen el paseíllo.

Con Roca Rey ha vuelto a salirle a la perfección toda la experiencia, a expensas de los progresos que alcance como matador de toros. Quizá sea para garantizar ese futuro inmediato ha buscado verse arropado en la gestión por Casas grandes: en España y Francia, por la reconstituida Empresa Pagés; en México, por Casa de Toreros.

¿Tantos a decidir no será un lío? Aunque en los momentos actuales, en los que parece que se niega el paso a quienes no van bien arropados, es posible que para los inicios permita que el torero pueda contar con un calendario adecuado. Los problemas suelen surgir luego, cuando cada uno quiere seguir un modelo diferente, a tenor de sus propios intereses. Si se limitan a arroparle empresarialmente, la cosa puede ser positiva, siempre que en lo taurino dejen hacer a quien de verdad conocer al torero.

El éxito final, ya se sabe, depende de muchos factores. Entre  otros, que los toros le respeten, un elemento sobre el que cabe muy poco margen de actuación; con todo, se cuenta con un antecedente positivo: hasta ahora cuando se ha tenido que levantar de la cama, en el siguiente paseíllo no ha flaqueado precisamente. Pero luego se cruzan otros elementos más complicados: que las figuras le permitan entrar en su circulo propio, que los empresarios rompan su fórmula de sólo los seis distribuidos de a tres en tres…., hasta que los sorteos le sean propicios.

Pero una cosa es cierta: esta esperanza blanca cuenta con un sello indudable de calidad, que le acredita como aspirante a llegar fundadamente a la cumbre. 

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *