Reedición de «El arte de torear», la conferencia de Domingo Ortega

por | 24 Dic 2014 | Literatura taurina

Primero fue "La Fiesta de toros", de José de la Tixera, un manuscrito que debió ser escrito muy al comienzo del siglo XIX. Luego le siguió "Belmonte, el misterioso", de Francisco Gómez Hidalgo, que vio la luz por primera vez en 1914, prologado por Don Modesto  y con ilustraciones de Ricardo Marín.  En este 2014 ha elegido otro texto con valores históricos: la célebre conferencia sobre “El arte del toreo”, pronunciada por Domingo Ortega en el Ateneo madrileño en 1950. Tres libros de los que son esenciales para fundamentar una buena biblioteca taurina.

Es lo que viene haciendo en estos años el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid cada vez que se acerca la Navidad. Para esta ocasión,  Carlos Abella ha seleccionado la figura colosal de Domingo Ortega.

Como queda de manifiesto en su “El arte de torear”, en Domingo Ortega primaba sobre los demás conceptos del Arte del Toreo era cargar la suerte, a la que daba tanta importancia que cuando no era así en realidad se está "destoreando". La pierna contraria adelantada, sacando todo el toro por delante, era un paradigma esa concepción orteguiana del toreo.

 “En el toreo –decía Ortega– todo lo que no sea cargar la suerte no es torear sino destorear. Torear no es que el toro venga y usted se quede en la recta, eso es destorear; pero si usted carga, echa el cuerpo hacia delante con la pierna contraria al lado por el que viene el toro obliga a torear, si no le coge; porque es un obstáculo que usted le pone delante” .

Y a partir de este sólido fundamento, Ortega desgrana todo su modo de entender la autenticidad del toreo, en una disertación como hay pocas entre las pronunciados por los profesionales de los ruedos.

En su tiempo hubo hasta un punto de polémica entre algunos  acerca de si realmente esta conferencia era propiamente del torero de Borox, o había contado para este compromiso con la apoyatura  de algún escritor renombrado. En concreto se hablaba de su gran amigo Antonio Díaz Cañabate. Pero el malentendido se deshizo cuando el interesado se lo desmintió personalmente a Joaquín Vidal, cronista que fue de “El País”, señalando con precisión que el texto lo escribió personalmente Ortega, “de su puño y letra, a lápiz y en papel timbrado de un hotel”.

Como se comprueba al leer su texto íntegro, se trata de un verdadero tratado acerca de los fundamentos de la Tauromaquia de todos los tiempos. Y si algo le faltaba a este texto, el otro gran Ortega, su buen amigo don José Ortega y Gasset, escribió un texto muy de los suyos, que sirvió como presentación de la primera edición impresa que se hizo de esta conferencia, a iniciativa de la Revista de Occidente.

Incorporar a esta nueva edición el texto orteguiano constituye todo un acierto. En primer término porque se trata de un texto menos conocido; pero además porque constituye el marco necesario para acercarse a la hondura de la concepción que del toreo siempre tuvo el maestro de Borox.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *