Reacciones al reto sobre la Maestranza: los protagonistas no salen bien parados

por | 14 Dic 2013 | Documentos

El plante de los toreros en figura no constituye precisamente una anécdota, sino todo lo contrario: se trata de una de las plazas más relevantes, de un feria de muy primer nivel y de cinco toreros de los considerados imprescindibles. Que anden ahora en un grave conflicto, no es cosa marginal.

Y si los toreros son coherentes con esta postura, abre un camino que puede afectar de lleno al resto de la temporada. En caso contrario, si donde hoy han dicho “digo” mañana dicen “Diego”, entonces ya quedarán descalificados definitivamente, como apunta más de un comentarista al analizar el caso. De hecho, si nos atenemos a las opiniones publicadas, pocas, por no decir directamente ninguna, se muestran favorables, o al menos comprensivas, con el reto de los toreros.

Traemos a este trabajo de documentación las principales reacciones que se han dado a conocer sobre esta noticia:

Entre las instituciones sevillanas, tan sólo el Ayuntamiento hispalense, a través de su portavoz, Curro Pérez, se ha referido a este conflicto, para expresar: “Espero que se imponga la cordura y que los mejores toreros del escalafón toreen en la Maestranza”.

De los estamentos institucionales taurinos el único que se ha pronunciado al respecto ha sido la Unión  Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla, que lo ha hecho en estos términos:
1.- En lo único que los toreros firmantes del comunicado estimamos poseen la razón al 100% es exigir el fin de la empresa Pagés como gestores de la plaza de toros de Sevilla. Es una reivindicación de UTAA-SEVILLA desde hace varias temporadas.
2.- Indicar en el comunicado que la pérdida de dignidad de la plaza es solamente achacable a la empresa Pagés no es del todo cierto. Las figuras actuales tienen tanto o más culpa que la empresa ofreciendo espectáculos taurinos lamentables por imponer un toro devaluado no acorde con la categoría de la plaza. La última muestra: la reciente feria de San Miguel 2013, además del brutal descenso de abonados.
3.- La postura esgrimida por los comunicantes de falta de respeto de la empresa Pagés a los toreros es algo que solamente ellos deben valorar, pero sin olvidar que con posturas personales tan drásticas los toreros ciertamente se equiparan con la empresa en posiciones prepotentes y soberbias que no conducen a nada.
4.- La Real Maestranza de Caballería ante la situación planteada y el alarmante descenso de la categoría de la plaza, debe de una vez por todas, tomar cartas en el asunto y rescindir su relación contractual con la empresa Pagés, iniciando una nueva etapa con nuevos gestores comprometidos para devolver a la plaza el prestigio, dignidad y categoría que siempre tuvo.
5.- Los aficionados apelamos a que en todo este largo invierno sea la sensatez, la cordura y el talante, lo que impere para no contribuir aún más a la actual deriva negativa de la Fiesta.

En su análisis del conflicto el cronista de ABC de Madrid, Andrés Amorós, lo resume en ocho puntos concretos:
1. Un motivo poco creíble: Lo que alegan los diestros es poco creíble: no actuarán en Sevilla porque se les ha faltado al respeto y para que la plaza «recupere su identidad». ¿Qué quiere decir esto? Nadie lo sabe, si no lo explican.
2. La verdadera razón: el dinero: Cualquiera lo advierte: se trata de un problema económico. Ha declarado Canorea: «No están por la labor de reducir ni un céntimo. Algunos de ellos, sobre todo los de arriba, sí pueden hacerlo, aunque a día de hoy ni se lo plantean».
3. ¿Qué quejas tienen de Sevilla? No se sabe: han lidiado en esa plaza, en las mejores fechas, con su caché, las ganaderías que eligen. Morante y Manzanares son ídolos de la afición sevillana; El Juli ha abierto varias veces la Puerta del Príncipe; en San Miguel, Perera realizó una de sus grandes faenas… ¿Qué más quieren?
4. No se reúnen con los empresarios: Se ha pasado Canorea al descalificar personalmente a los representantes de los toreros. Pero no es lógico que sólo pueda hablar con tres diestros ya retirados y que las figuras se nieguen a reunirse con los empresarios de Sevilla y Madrid.
5. ¿Harán algún cambio los maestrantes?: No lo creo. Son los propietarios de la plaza pero la contratación de los toreros la hacen los empresarios. Más aún, cuando se apunta tanto a éstos como al canon que cobra la Real Maestranza.
6. ¿Quiénes llenan las plazas?: Nadie lo sabe. Es fácil conocer el número de espectadores y la recaudación en los campos de fútbol (en un partido y en toda la temporada). En las plazas de toros, en cambio, es imposible: no tenemos los datos de asistencia ni económicos. La culpa es de todos los profesionales, que han preferido el oscurantismo. Ahora, lo pagan los empresarios: eso serviría para medir cuánto público atrae realmente cada torero. (Muchos aficionados piden ya que, en vez de una cantidad fija, cobren un porcentaje de la taquilla).
7. ¿Peligra la programación?: Sin estos diestros, evidentemente, cambiarán los carteles sevillanos, empezando por el Domingo de Resurrección. A cambio, puede volver a esta plaza la televisión. Crecerá el papel de Ponce. Y será una oportunidad para otros toreros: Fandiño, Ferrera, Escribano, Del Álamo, Adame… Si los carteles son menos caros, el precio de las entradas deberá bajar. Y no todos los aficionados lamentarán estos cambios, si se abre el abanico de las ganaderías.
8. ¿Un nuevo G-5?: Hasta los miembros del G-10(estos mismos toreros) reconocieron su fracaso: ni lograron sus objetivos ni supieron transmitir sus razones a los aficionados. ¿Vemos ahora una nueva edición, un G-5? De momento, no aclaran bien sus motivos.

Por su parte, Zabala de la Serna en su blogs “La hora de la verdad”, en el diario El  Mundo, analiza las dos caras de esta moneda:
La necesidad de todo esto no la comprendo. Ni la de convocar a los medios para airear las miserias de una plaza que es la más cara de España, ni mucho menos para pegarse una rajada tabernaria. ¿De verdad para analizar la temporada 2013 había que meterse en un cenagal, ningunear a los representantes de los toreros con un clasismo ridículo y abofetearles los carrillos así como para empezar a negociar? ¿Para hablar de la necesaria reducción de costes hay que meterle previamente el dedo en el ojo al que se le pretende recortar o se le quiere frenar su subida? ¿Canorea y Valencia se han planteado alguna vez parlamentar con los dueños de la Maestranza una reducción de la barbaridad -23 ó 25 por ciento- que pagan de todos los ingresos de taquilla, TV y bares? ¿O se han cerrado en banda incluso si los maestrantes se han avenido a abrir alguna vía para modificar la relación contractual? ¿No habrán abusado de la joya de la corona en la que todo el mundo quiere torear, empezando por las figuras? ¿No seguirán abusando de aficionados y ganaderos, que ven embarcar sus corridas sin hablar siquiera, en su inmensa mayoría, de lo que van a cobrar? Y José Tomás que se vaya a Senegal, ¿no, Eduardo?
Y ahora responden las figuras -Morante, Juli, Manzanares, Perera y Talavante- con un veto a Sevilla "si sigue Canorea", un veto que es mucho más que un veto. A patada pública en la espinilla, patada conjunta en los huevos para que todo el planeta taurino y más allá se enteren. ¿Y no hubiera sido mucho más inteligente y de figura -ambas cosas solían ir parejas- aguardar a la hora de negociar y esperar al señor empresario comunista que adelanta por la derecha con el trabuco del "NO" cargado de uno en uno? ¿No había otro modo de hacerles saber a los maestrantes de la singulares malas maneras de su inquilino? ¿A malas maneras, peores soluciones? ¿Por qué cuál es la salida si no decapitan a Eduardo Canorea y Ramón Valencia? ¿No son ya demasiados vetos los que se acumulan sobre su mesa: cosos -ojo a la lista de ruedos, que no de empresarios furtivos, de 2013-, televisiones, periodistas…? ¿Es el veto una fórmula de ejercer la propia libertad o de coartar la libertad del otro? ¿O realmente es una peligrosa línea maestra a seguir, simplemente una advertencia a navegantes? Y si el empresario de Madrid mea como fuera del tiesto, o eso les parece, ¿ya sabe lo que le espera?  ¿Es este el mensaje que se envía cual cabeza cortada de caballo en El Padrino?

La visión de Ignacio Sánchez-Mejías, según escribe en su blogs “Desde el tendido 2” en el ABC de Sevilla, se centra en este razonamiento:
Leyendo el escueto comunicado, indican que el lío es por la falta de respeto. Ya he leído en las redes sociales, parafraseando al título de la película, que por qué lo llaman respeto cuando quieren decir dinero. Pero parece que las declaraciones del Sr. Canorea en su comida con la prensa local no han debido de sentar bien a estas cinco figuras. Eso de que les dijeran que tenían que bajar los honorarios no ha gustado. Más bien creo que en cuanto les den el dinero y el toro que piden, las aguas volverán a su cauce, pero el daño ya está hecho. Qué cierto es que no necesitamos antitoros para acabar nosotros mismos con esto. Por otro lado, ni la más mínima mención a los intereses de la afición, la que paga todo esto.
Pero lo sospechoso del comunicado es que dice que no actuarán con la empresa Pagés y que ya se lo han comunicado a la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, no a la empresa. O sea se lo dicen al arrendador y no al arrendatario. Sospechoso. Más bien parece un chantaje en toda regla, se comunica al dueño que ponga a otra empresa a gestionar que con la actual no quieren hablar.
Esto es un órdago en toda regla. Si al final se arregla sabremos que era por lo de siempre, por el dinero. Si no se arregla la Feria de Abril del 2014 bajará de categoría, o mejor pensado a lo mejor no, a lo mejor salimos ganando y vemos toros emocionantes no los que piden las figuras, y toreros noveles con ganas de comerse el mundo. Ya está tardando mucho la empresa en tomarles la palabra a estos “cincotoreros”.

La opinión de Antonio Lorca, cronista del diario “El País” tiene estos puntos destacados:
“Queda claro, una vez más, que los taurinos conforman una jaula de grillos en la que, por encima de todo, prevalecen los intereses particulares. Y lo que es peor: que todo queda reducido a un problema de dinero. A estas grandes figuras no parece preocuparles la dramática situación de la fiesta, sino el respeto debido a los toreros, que tiene el color de los euros.
Quizá, los empresarios sevillanos no midieron adecuadamente sus palabras, pero, al margen de algún exabrupto verbal, no dijeron más que lo que el aficionado de a pie piensa sobre el presente y el futuro de la fiesta de los toros. Llama la atención, además, que la respuesta de los toreros suene a pataleta infantil y a burda amenaza cuando ellos saben mejor que nadie que "la identidad perdida" se recupera con un cero más en el cheque.
Los empresarios sevillanos no abandonarán la plaza ante el requerimiento de los toreros, y estos saben que el mejor cartel de la feria de Sevilla es la propia feria. Es hora, pues, de abandonar enfados pueriles y ponerse a trabajar, porque son muchos los problemas que auguran de verdad un porvenir incierto”.

A su vez, Luis Carlos Peris, columnista del Diario de Sevilla, escribe en los siguientes términos:
“ESTAMOS ante un lío que ha conmocionado el mundo taurino y que ha tenido su última entrega en un comunicado que suena a la matanza de una mosca mediante misiles tierra/aire. Indiscutiblemente no se concibe una Feria de Sevilla sin el repóquer de figuras que intenta defenestrar a la Empresa Pagés. Quiero creer, por tanto, que es una guerra que está condenada a una urgente sentada donde ambas partes fumen la pipa de la paz… aunque lo hagan con la nariz tapada. Pienso que están condenados a entenderse, pero también creo que los cruces de declaraciones les viene tan bien al periodismo como mal al discurrir de las cosas. A pocos días vista del inicio de las contrataciones, el cañonazo que por elevación ha disparado susodicho repóquer de toreros tiene complicada compostura, pero confío en que se haga la paz por el bien de Sevilla y de todo el toreo”. 

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.