Paco Ureña: «Volvería una y mil veces a pasar todo el camino de nuevo»

por | 4 Feb 2016 | Entrevistas

“Paco Ureña ha toreado en Las Ventas como una gran figura, profundo, entregado, inspiradísimo, pletórico, sublime, arrebatador y magistral”. Esta opinión llevaba la firma de Antonio Lorca, cronista de El País. Se refiere a la actuación del torero de Lorca en  la pasada Feria de Otoño de Madrid. Una valoración que el torero expreso luego en otros términos: “me sentí más torero que nunca”.

Esta historia, en su última etapa, se había comenzado a escribir en agosto de 2013, la tarde de su confirmación de alternativa, a la que había accedido ocho años antes. Y durante tan largo intermedio, que al torero debió hacérsele eterno, el de Lorca había madurado. A cada cuál le llega su momento justo; la cuestión es aprovecharlo. Para eso hay que estar pacientemente muy despierto. Ureña lo estuvo.Ahora afronta una campaña decisiva para el futuro. La comienza desde el dique de seco de su ultimo y obligado paso por el quirófano, que aún coleaba la lesión de Madrid. Un postoperatorio aliviado por verse ya anunciado en los primeros carteles del año. Pero sobre todo esperanzado porque ha recibido durante el invierno el aliento que aporta que la afición no se haya olvidado de él, sino que hasta en Londres le han reconocido su campaña.

Desde este retiro provisional y forzoso, el torero no olvida que “le debo mucho a Madrid, es una plaza clave en mi vida, primero como novillero me lanzó al declararme triunfador del Certamen deNocturnas en 2005 y, ahora, que había caído en el olvido me ha recuperado como torero y como persona, porque cuando estás en una lucha tan dura, lo pasas muy mal y le das muchas vueltas a la cabeza con todo”

Para Ureña llega el momento de saborear su momento dulce, después de haber vivido esa dura travesía del desierto, cuando los contratos no aparecían y el ostracismo ponía prueba su entereza de ánimo. Una batalla, dura como pocas, que ha ganado. Desde esa esperanza se producen estas declaraciones, en las que con palabras directas deja entrever su estado de ánimo. Y es que su toreo es "corazón y alma".

–Cuando en agosto de 2013 confirmó la alternativa en Madrid, se le abrieron poco a poco las puertas. ¿Qué siente un torero en esos largos años en los que parece como si sólo uno creyera en sí mismo?
–Fue una etapa muy dura. Yo sabía y sentía cómo expresar todo lo que llevaba dentro como torero. Pero no tenía oportunidad de mostrarlo. Eso fue lo más duro de aquellos momentos pero, afortunadamente, la vida cambia, tanto para un lado como para otro.

–Siempre me ha llamado la atención la fortaleza moral que debe tener un profesional en esas circunstancias. ¿De dónde se sacan tales fuerzas?
–Yo, en mi caso, confiando en mi dedicación y constancia, seguro de que tendría su recompensa. Y, lo más importante: en que el toro es mi vida.

–Aquel triunfo madrileño lo tuvo que ir reafirmando tarde tras tarde. ¿Cuáles fueron los momentos fundamentales en ese tiempo?
–Fue clave mi repetición el 12 de octubre de ese año. Ahí me ratifiqué. Y fue, desde entonces, cuando la casa Chopera decidió hacerse cargo de mi carrera profesional. Ahí empezó otra etapa de mi vida.

–Después de años tantos de lucha, ¿cómo ve ahora el horizonte de 2016?
–La verdad, va a sonar a tópico: es cierto que se presenta un bonito inicio de temporada, pero desde octubre hasta aquí, todo es una incertidumbre, en cuanto a las metas que uno desea conseguir.

¿Y sus metas inmediatas?
–La principal es recuperar mi mano derecha, y empezar a preparar mi temporada.

–¿El ir en un Casa grande facilita el camino o supone un compromiso mayor?
–En mi caso, ni me facilita ni me cierra. Cuando el torero triunfa, todo es más fácil, pero sí es cierto que me encuentro feliz con mis apoderados.

–Cuando mira hacia atrás, ¿tanto esfuerzo ha compensado?
–En mi caso sí, pero no dejo de mirar atrás. Sé que lo que hoy es blanco, mañana puede ser negro. Pero volvería una y mil veces a pasar todo el camino de nuevo.

–Si hoy tuviera que quedarse con una sola tarde de toda su carrera, ¿cuál elegiría?
–Me quedaría con la de mi confirmación en Madrid. Le debo todo a esa tarde.

–¿Cómo define el toreo de Paco Ureña?
–Con corazón y alma. Verdad.

–El panorama general en torno a la Tauromaquia anda muy revuelto. En su opinión ¿qué papel le corresponde a los toreros en esas circunstancias?
–Un papel muy importante. Creo que los toreros hemos sido muy herméticos, y eso ha jugado en nuestra contra, no hemos sido cercanos al público, al aficionado, y el toreo hay que mostrarlo. Los toreros debemos de ser cercanos.

–Al menos algunos advertimos, no le niego que con alarma, la poca unidad que se da entre los profesionales…
–Pues sí, parece que hay unión, pero al final, cada uno mira por sus intereses y esto es así.

–Al margen la cuestiones política y sociales, ¿cómo define el momento actual de la Tauromaquia?
–Artísticamente, creo que estamos atravesando un gran momento, y ahora hay una baraja de toreros importantísima. Pero es cierto que sufrimos tal ataque por, no sé cómo denominarles, porque personas, es difícil.

►►Francisco José Ureña Valero nació en Lorca (Murcia) el 26 de diciembre de 1982. Debutó con picadores en su pueblo natal en abril de 2003 y se presentó en Madrid el 22 de julio de 2005 acartelado junto a Rafael Ronquillo y Medhi Savalli con novillos de Juan Antonio Ruiz.  Tomó la alternativa en Lorca (Murcia) compartiendo cartel con Javier Conde y Morante de la Puebla con toros de Gavira el 17 de septiembre de 2006 y la confirmó en Madrid el 25 de agosto de 2013 acartelado con Iván García y Javier Solís y toros de Martín Lorca.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Antonio Petit Caro

Antonio Petit Caro

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *