Ni El Juli ni Morante quisieron recoger sus premios de Sevilla

por | 2 Abr 2014 | Temporada 2014

Si algo ha caracterizado al toreo, y sobre todo a sus grandes figuras, ha sido históricamente el señorío. Y de paso, las buenas formas. En un mundo en el que, como dice la vieja canción, “la palabra es la ley”, se han conocido ahora y en el pasado multitud de diferencias de opinión y hasta de conflictos profesionales. Pero no por ello se perdieron las formas, ni se dejó de dar la cara en público. Ahora y por partida doble ha ocurrido en Sevilla, con El Juli y con Morante de la Puebla.

Por muchas discrepancias que pueda haber, que al final la historia de la Tauromaquia enseña que duran lo que se dice un suspiro, no hay motivo que justifique que Julián López “El Juli” rehusara asistir al acto de entrega de los premios anuales de una corporación tan respetadas por todos como es la Real Maestranza de Caballería.

Pero no sólo es rehusar su asistencia con motivos banales. Es que, además, enviar a recoger el premio a un antiguo mozo de espadas –dicho sea con todos los respetos para el interesado– raya en lo ridículo, cuando no en lo ofensivo. No es la primera vez que un torero no ha podido asistir a la entrega de un premio, incluso de estos de la Real Maestranza. Pero siempre ha sido por algo taurinamente serio: una cornada, la coindencia con una actuación en los ruedos…; nunca por una rabieta más propia de  chiquillos. Pero siempre también ha sido usual que en esos casos de ausencia iba una representación adecuada: su apoderado o su peón de confianza, por ejemplo, y presentando las excusas de su torero.

Si el problema que reclama El Juli es, precisamente, que se respete su dignidad profesional, podría haber comenzado por respetar, incluso desde la discrepancia, la dignidad de los demás. Quizá el torero no ha advertido que con este segundo plante, a quien sigue enfadando a la afición de Sevilla, que en un momento dado podrá criticar más o menos a los responsables de la Real Maestranza, pero siempre los respeta porque representan a una institución enraizada en la vida ciudadana desde hace muchísimas década. Y si la afición de Sevilla ha tomado nota que con el primer plante el quinteto de marras les han privado de tener unos carteles como es debido para su feria, ahora habrá tomado nota de la impresentable conducta de El Juli.

Pero en todo esto, como en el viejo dicho: “Si no quieres caldo, taza y media”, porque la misma descortesía han tenido El Juli y Morante de la Puebla no acudiendo a la invitación del equipo médico de la Maestranza, que los había distinguido con sus premios anuales. Para mayores facilidades tuvieron el detalle de poner el acto en el mismo día que el de la Maestranza, para no causarles trastornos. El uno estaba cansado; el otro sin más no quiso ir.  Pues, uno y otro se equivocan. Ese no es el señorío de las figuras. Todo eso o es una simple chiquillada –que sería intolerable en dos hombres hechos y derechos– o raya en la mala educación. Más claro, agua.

Los premios

Dicho tolo lo cual, recordemos que los premios anuales de la Real Maestranza han sido los siguientes:
– Triunfador de la feria: Julián López El Juli
– Mejor Faena de la feria: Manuel Escribano.
– Mejor Estocada: Manuel Escribano.
– Mejor Actuación de Caballero Rejoneador: Diego Ventura.
– Mejor Actuación de Subalterno durante la feria: Juan José Trujillo.
– Mejor Actuación de Subalterno en Banderillas: David Adalid.
– Mejor Actuación de Picador: José Antonio Flor.
– Mejor Corrida de Toros completa: Miura
– Mejor Toro de la feria: Datilero de Miura, lidiado por Manuel Escribano

En el mismo acto se entregaron, como es tradicional, los premios que la Real Maestranza concede cada año a los universitarios con el Mejor Expediente Académico en cada uno de los centros y especialidades de la Universidad de Sevilla.

A su vez, los premios concedidos por el equipo médico de la Maestranza, que llevan el nombre del Dr. Vila,  se adjudicaron a:
–Premio al quite más artístico: a El Juli, por el realizado por cordobinas en  la tarde del domingo de Resurrección:
–Premio al quite providencial: a Morante de la Puebla, por el realizado el 17 de abril al banderillero Juan Sierra, de la cuadrilla de Miguel Ángel Perera, a la salida de un par.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *