Manolo y Pepe Bienvenida, en Nueva York

por | 18 Mar 2012 | Retazos de Historia

El hecho ocurrió entre el viaje de García Lorca a la ciudad norteamericana y el estallido de la gran depresión. Por entonces, los locales que se advierten a uno y otro lado de la calle tributaban a la mafia y Xavier Cugat era el rey de las orquestas neoyorquinas en locales de alterne.

Como explican Juan Miguel Sánchez Vigil y Manuel Durán, a los  los niños del Papa Negro no se les permitía poner banderillas y mucho menos matar los erales. Finalmente, aquella tarde sólo pudieron dar algunos capotazos y muletazos, porque cayó el diluvio universal, y aunque estaban de barro hasta las rodillas a los neoyorquinos sólo les importó que los erales no sufrieran.

El gran Paulino Uzcudun sacó en hombros a los hermanos, y pocos días después el boxeador vasco se enfrentó a Harry Wills, La Pantera Negra, y los muchachos ganaron 5 dólares en su apuesta por la victoria del español.

El día 30 del mismo mes se repitió el festejo y Pepe sufrió un revolcón; el público, en su ignorancia, pidió que se repitiera la cogida. 

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.