Las primeras experiencias del nuevo canal Toros TV

por | 22 Abr 2017 | Reportajes

Con la salida de Manolo Molés, el actual canal Toros TV comenzó un nuevo camino, que se venia fraguando desde tiempo antes, cuando comenzaron a implantarse nuevos criterios de gestión. Al iniciarse la actual temporada, sus responsables afirmaron que buscaban un cambio radical de imagen.

Un hombre experimentado en el manejo de los canales de pago como Hugo Costa, explicaba en su día que el canal iba a apostar por los toros y por su futuro. "No hay un arte como la tauromaquia y tenemos que cuidarlo. Vamos a poner todo el esfuerzo e ilusión en esta nueva etapa del canal para que el aficionado disfrute de todo lo que pasa en el mundo del toro", anunció.

La realidad es que, por lo hasta ahora visto, aún andamos en los prolegómenos del cambio pretendido. La primera experiencia, la de las Fallas valencianas, se saldó como mucho en tablas. Se veía que la maquinaria aún estaba por engrasar. Que el espacio de mayor aceptación fuera la tertulia posterior al festejo, no deja de ser todo un síntoma.

En lo fundamental para el aficionado, la narración del espectáculo, se había perdido ritmo y agilidad, con respecto a la etapa anterior. Probablemente porque el manejo de la palabra y la imagen en tiempo real no resulta fácil de coordinar. Pero también porque en la personalización del protagonismo quedaba muy difuso: Se seguía con la alternancia en los narradores y comentaristas.

Nadie duda de su capacidad y conocimientos como aficionado, pero no puede obviarse que el nuevo narrador principal, Chapu Apaolaza, no termina de coger el aire necesario, sino que  resulta premioso en su narración y requiere del continuado apoyo –cuando no la rectificación– de Emilio Muñoz para precisar conceptos y circunstancias.

Es lógico que así ocurra, porque desde la letra impresa aterrizar en un medio audiovisual no puede ser empeño fácil, cuando además se tiene que dirigir en directo a un publico mayoritariamente conocedor de la realidad taurina, que tiene sus propios criterios a la hora de valorar lo que ocurre en el ruedo.

Pero, además, se trata de un trabajo muy complejo, porque todo el espectáculo se desarrolla en vivo, con lo cual  las posibilidades de error se multiplican. Si se rebobina lo visto hasta ahora, en demasiadas ocasiones, con diferencia tan sólo de minutos, se ha comprobado como se sostenía una opinión y su contraria. Nada distinto de lo que le ocurre a los profesionales que están en el ruedo, tomando base de las propias condiciones tan cambiantes de la lidia.

Con todo, lo más preocupante radica  en que, con todas las objeciones se le quieran poner a sus opiniones, la realidad  es que se nota demasiado la ausencia de una mano directora clara y con mando, como la que ejercía Molés, a la hora de llevar las riendas de lo que se ofrece en la pantalla.

Por otro lado, en el mundo del toro se habla en estos días que se van a producir cambios entre los actuales colaboradores, especialmente de los que protagonizan la tertulia posterior al festejo. Y lo que circula por los mentideros no es bueno. Sin embargo, se empeñan en mantener a otros colaboradores que tienen intereses directos en la propia fiesta de los toros; son intereses completamente legítimo, pero que no son compatibles con la independencia necesaria a la hora de informar y enjuiciar sobre lo que ocurre.

Más que probablemente los responsables del canal serán los primeros que se ha dado cuenta de todo aquello que conviene retocar, o que rectificar, según se mire. Y estarán en ello, porque eso irá en beneficio no sólo de la empresa gestora, sino sobre todo de su audiencia, cuando ahora nos esperan más de mes y medio continuados  de toros en dos plazas de referencia, como Sevilla y Madrid.

Para la Tauromaquia, además, que se consolide al alza un canal específicamente taurino, constituye un factor fundamental en esta época de contrariedades sociales.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *