Las Comunidades Autónomas tampoco subvencionan las corridas de toros

por | 22 Feb 2014 | Informes

Sólo cuatro de las diecisiete Comunidades Autónomas españolas destinaron partidas a la tauromaquia en sus Presupuestos Generales de 2013. Andalucía, Aragón, Comunidad Valenciana y Madrid asignaron en conjunto un total de tres millones de euros a asuntos taurinos, frente a los 890 millones que se concedieron a industrias culturales y patrimonio artístico. Otras tres Comunidades (Castilla-La Mancha, Extremadura y Navarra), incluían también la tauromaquia en sus presupuestos, pero en programas instrumentales o de apoyo que no implican dotación presupuestaria alguna.

Por el contrario, la inversión que los gobiernos autonómicos emplearon para la promoción de otras industrias culturales (teatro, cine, música, danza) ascendió a 432,9 millones de euros en 2013. Mientras que a patrimonio histórico-artístico, museos, bibliotecas y archivos se transfirieron otros 454,6 millones de euros.

Los raquíticos tres millones de euros que las Comunidades Autónomas dedicaron a la tauromaquia en 2013 se desglosan de la siguiente manera:

· El gobierno de Aragón dedicó una partida simbólica de 1.000 euros para ayudas en materia taurina.

· En una región donde se organizan uno de cada cinco espectáculos taurinos de España, la Junta de Andalucía tan sólo invirtió 95.000 euros en tauromaquia. En concreto, para la Asociación Andaluza de Escuelas Taurinas “Pedro Romero”.

· La Comunidad de Madrid presupuestó 1,4 millones de euros para el programa de Asuntos Taurinos. Sobradamente explicado está en el blog Los toros en el siglo XXI que es la tauromaquia la que subvenciona al gobierno de Madrid, y no al revés, puesto que sólo con el canon de arrendamiento de Las Ventas (2,3 millones de euros) se compensan los gastos en asuntos taurinos de la Comunidad. Al canon habría que sumarle la recaudación de todos los impuestos y tasas que gravan la actividad taurina en Madrid. Considerando únicamente el IVA de las entradas vendidas durante la feria de San Isidro, se obtiene un saldo fiscal favorable a la sociedad madrileña de al menos 2,4 millones de euros. En conclusión, los toros financian al gobierno madrileño. ¿Qué otra actividad cultural genera ese retorno económico a las arcas del Estado?

· La Comunidad Valenciana consignó 1,5 millones de euros para la rehabilitación de la plaza de toros de Villena, aunque conviene precisar que no es un gasto específicamente taurino porque se transformará en un coso multiusos. En realidad, lo insólito es que no haya más partidas taurinas en el presupuesto de una comunidad que organizó 6.441 festejos populares de los 14.004 celebrados en toda España durante 2012. Festejos que ayudan a vertebrar el territorio y le confieren identidad cultural, pues se diseminan por 285 municipios.

Una vez más se confirma que la tauromaquia es una de las actividades culturales menos subvencionadas por parte de la Administración. Ya analizamos en un artículo anterior que los Presupuestos Generales del Estado sólo contemplan 30.000 euros para el Premio Nacional de Tauromaquia, frente a los 48 millones de euros asignados al cine español, los 58 millones al teatro y los 86 millones correspondientes a los programas de música y danza. Supone una flagrante discriminación que la Administración General del Estado destine 1.800 veces más subsidios a la industria cinematográfica nacional que a los toros, cuando su recaudación en taquilla es la mitad. Como también es discriminatorio que el teatro perciba 1.200 veces más subvenciones que la tauromaquia, cuando la taquilla de las 50.833 representaciones de teatrales de 2012 fue similar a la obtenida en los 1.997 festejos taurinos celebrados aquel año.

Estas ínfimas partidas que los dos niveles más relevantes de la Administración dedican a las corridas de toros demuestran su marginación respecto a otras actividades culturales, y desmienten de nuevo la calumnia antitaurina de los toros como espectáculo sostenido artificialmente mediante subvenciones. A este menor debe en las cuentas de los toros con el Estado hemos de sumar su mayor haber: no hay manifestación cultural en España que genere mayores ingresos fiscales a las arcas públicas. Sólo en concepto del IVA recaudado en espectáculos taurinos, Hacienda ingresó 25,3 millones de euros en 2012, frente a los 21 millones procedentes del teatro y de los conciertos de música popular, los 14,7 millones del cine nacional, los 4,7 millones de los conciertos de música clásica, los 3,1 millones de la ópera y los 1,3 millones de la danza.

Competimos en un mercado cultural asimétrico donde otros sectores perciben formidables ayudas públicas que, sin embargo, se niegan a las corridas de toros. Un bien cultural como la tauromaquia, arraigado en el tejido social, que genera riqueza para todos y más recursos al Estado que ninguna otra actividad artística, merece políticas de promoción y fomento que permitan unas reglas de juego más libres y equilibradas entre las diversas industrias culturales. Continuar marginando la tauromaquia desde las instituciones es un ataque a la diversidad cultural, porque somos nuestros libros, nuestra música, nuestro teatro, nuestros museos, nuestro cine, nuestros toros.

Los artículos y estudios del profesor Juan Medina puede consultarse en su blogs "El escalafón del aficionado", en la dirección electrónica:
http://escalafon.blogspot.com.es/


 

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.