La reforma de la Comisión Consultiva de Asuntos Taurinos se sigue retrasando

por | 2 Abr 2013 | Informes

Pasó ya sobradamente más de un mes de la sesión plenaria de la Comisión Consultiva Nacional de Asuntos Taurinos. Y al margen la importancia –nada pequeña– que tuvo esta especie de reconstitución del máximo órgano consultivo sobre la Fiesta, la conclusión fundamental a la que se llegó fue la propia reforma de la Comisión, para hacerla realmente operativa y que pueda así convertirse en un herramienta eficaz en los planes de futuro sobre la Tauromaquia.

En efecto, de esta reforma depende en gran medida, por no decir en toda, que el planeta de los toros cuente con una institución realmente representativa, que pueda servir de apoyo a una política taurina que realmente responda a las necesidades actuales.

A estos efectos, en el horizonte inmediato está el perfeccionamiento de la ILP sobre la Fiesta como Bien de Interés Cultural, un procedimiento parlamentario que el Gobierno lleva sin grandes urgencias, por el aquel de elaborar una ley que sea la más adecuada, aunque en realidad le preocupación fundamental radica en no reabrir un conflicto competencial con las comunidades autónomas.

De hecho, el pasado día 26 se volvió a ampliar el plazo de enmiendas y este martes 2 de abril es posible que se vuelva a ampliar de nuevo.

Realizar aportaciones para la elaboración de esta ley, que luego puedan ser tenidas en cuenta por los grupos parlamentarios, no es precisamente una cuestión marginal. Pero, sobre todo, demorar la puesta en marcha del futuro cauce institucional, dentro de a Administración del Estado, debiera constituir un motivo de preocupación.

Ya sea para el reanunciado Plan nacional para el apoyo y defensa de la Tauromaquia, ya para poner los cimientos de la futura Ley sobre la Tauromaquia, iniciativa propuesta por la Comisión de los expertos y compartida por todos los sectores, se trata de procesos que necesariamente deben ser muy trabajados y si, además, se quiere seguir un procedimiento participativo, exige un tiempo para el estudio y la elaboración de propuestas. Sin embargo, sin la refundación de la Comisión Consultiva, adaptándola a la nueva realidad, difícilmente podrán llevarse a cabo cualquier de esas iniciativas.

Con buen criterio, el departamento de Educación y Cultura tuene claro que, con carácter previo a otros cometidos, la Consultiva debe ser reformada. Se trata de un proceso que exige, como poco, la aprobación de una orden ministerial, aunque si se quiere realizar con mayor profundidad exigirá un decreto.

Los criterios que para esta reforma expuso ante la Consultiva el subsecretario Fernando Benzo no andan descaminados. Pero, además, resultan ser criterios de muy escasa complejidad a la hora de trasladarlos a un texto jurídico. Por ello, desarrollar esas ideas en la norma correspondiente no ofrece un problema de difícil solución. Sin embargo, su aparición en el BOE se sigue demorando.

Al igual que los tiempos políticos no coinciden, por ejemplo, con los tiempos empresariales y económicos, lo mismo ocurre con los tiempos taurinos. Lo que ocurre es que siendo esta la realidad, no es menos cierto que la coyuntura que atraviesa la Tauromaquia no da margen para muchas elucubraciones de café, sino que exige de determinadas actuaciones urgentes. Por eso, los tiempos taurinos tienen sobre si el marchamo de lo inaplazable.

 

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *