La reducción del IVA taurino, largo me lo fiáis…

por | 14 Feb 2017 | La opinión

Pasó la gala de los “Goya”. Y como suele ser  habitual, en el escenario quedó la reivindicación de la reducción del IVA cultural, tantas veces prometido –y hasta comprometido por vía parlamentaria– pero que nunca llega. “Cuando las circunstancias económica cambien y el déficit público lo permita….” Suele ser la paráfrasis que se pone por delante para matizar la promesa. En lenguaje directo lo que se está diciendo es “cuando el ministro de Hacienda nos deje”. O sea, largo, muy largo me lo fiáis.

Para el mundo del toro aquel tarifazo de comienzos de 2012 ha sido crucial. No es ya que los festejos feriales se les incrementara el IVA de forma rotunda; es que en el mismo cajón se metieron a toda clase de festejos menores, tan necesitados como están de apoyos. Si la crisis ya venía pegando fuerte, la decisión fiscal vino a ser la gota –que más que gota fue una lluvia torrencial– que  colmó el vaso.

En el informe que el profesor Juan Medina realizó por encargo de la patronal ANOET ya se nos recordaba que el toro  recauda tres veces más que el cine español en concepto de IVA y es superior al que recauda el conjunto de las artes escénicas. En resumen, que supone una inyección económica importante a las arcas comunes. Y además, a cambio prácticamente de nada.

En las conclusiones de aquel estudio el profesor Medina escribía que "una huella económica tan relevante, lograda sin apenas apoyo público, constituye una notable excepción en el panorama cultural español y una prueba evidente contra las acusaciones falaces que presentan a la tauromaquia cómo un espectáculo subvencionado y en decadencia"[1].

Con toda razón se puede afirmar que la Tauromaquia constituye una industria cultural muy rentable. Sin embargo, por ahora sirve para enorgullecer a los aficionados y profesional, pero luego no se traduce en nada práctico.

En los pasados días podían leerse en la red de Twitter comentarios muy oportunos al respecto. Un ejemplo muy atinado:  “Se hace urgente un Plan Global” para la promoción de la Tauromaquia, pero para eso resulta indispensable “una financiación recurrente y sostenible”. Y el autor del mensaje, Oscar García,  urgía a abrir un debate al respecto: “Este debería ser el principal asunto del invierno”.

Pero el invierno se nos va poco a poco entre las manos, como se fue el Plan previsto en el Pentauro, como no termina de arrancar el Plan comprometido por la Fundación del Toro… Y todo sigue igual. Ni siquiera esa promesa de un IVA cultural más razonable se concreta, ni se vislumbra aunque sea de lejos para cuando será posible.

A diferencia de las industrias subsidiadas en el ámbito de la cultura –que son todas, menos los toros–, nuestro mundo se sienta pacientemente a esperar. Pero del cielo sólo cae la lluvia y el granizo. Algún dirá que para activar las reivindicaciones lo primero es la unidad de quienes las plantean. Sin embargo, eso en el mundo del toro queda demasiado lejos, como ha ocurrido históricamente. Siempre se ha tenido que sacar en solitarip las castañas del fuego, en ocasiones a base de tragedias.
___________________

[1] Las conclusiones del estudio del profesor Medina, titulado “Los toros en España: Un gran impacto económico con mínimas subvenciones, se concretaban así:

1. PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO: Sólo existe una partida del Ministerio de Cultura de 30.000 euros (dotación del Premio Nacional). Nada más. Eso supone un 0’01% del total destinado a actividades culturales. La industria cinematográfica recibe 1.835 veces más, aunque recauda en taquilla tres veces menos.
2. COMUNIDADES AUTÓNOMAS: Sólo 4 de las 17 (Andalucía Valencia, Aragón y Madrid) destinan algo a los toros; en total, un 0’3% de sus presupuestos culturales. En Madrid, no es que la Comunidad financie los toros sino al revés: el canon que cobra por la Plaza supera sus gastos taurinos.
3. AYUNTAMIENTOS: Destinan a los toros 20.116.278 euros (el 1’4% de sus presupuestos culturales). En el 83% de los casos, para los festejos taurinos populares, tan arraigados en muchas localidades. Por eso, lo hacen municipios gobernados por partidos de todo el espectro político, incluídos Izquierda Unida, Bildu y Esquerra.
4. DIPUTACIONES. Sólo 11, de 41, ayudan a los toros: en total, el 2’8% de lo que dedican a Cultura. Gran parte de los gastos taurinos de Ayuntamientos y Diputaciones lo recuperan por los cánones de arrendamientos de las Plazas que poseen, o por los ingresos, si las gestionan de modo directo.
5. IVA. Por ese concepto, la Administración ingresa, en los festejos taurinos, 43 millones de euros (tres veces más que en el caso del cine español). La Tauromaquia es la manifestación cultural española que genera más ingresos fiscales.
6. IMPACTO ECONÓMICO de la Tauromaquia: 1.600 millones de euros.
7. PUESTOS DE TRABAJO. Al año, la Fiesta genera unos 200.000; de ellos, 57.000 de forma directa: un 1’16 de la ocupación laboral de la población española.
8. COTIZACIONES SOCIALES de los profesionales taurinos: 12.130.751 euros. Sumando esto a la recaudación por IVA, supone que el Estado ingres´de los toros, ese año, más de 56 millones de euros.
9. LA UNIÓN EUROPEA no subvenciona las corridas de toros; sí existen ayudas agrícolas a las ganaderías, como las del resto de explotaciones bovinas. (Excluir a las de reses bravas supondría una discriminación y tendría graves consecuencias sanitarias).
10. ESPECTADORES. Casi 25 millones presenciaron festejos taurinos de todo tipo (más del doble de los que asisten al teatro o a ver cine español).
11. RECAUDACIÓN ANUAL: 208.877. 623 EUROS. La Tauromaquia es el primer acontecimiento cultural de masas, en España.
12. VOLUMEN DE NEGOCIO. La contribución directa de los toros a la economía española es de 422.798.548 euros.
13. ESPECTADORES FORÁNEOS. Los que acudieron a algunas localidades a ver toros gastaron en ellas 361.130.848 euros, que beneficiaron, sobre todo, a hoteles, transportes y empresas de restauración.
14. IMPACTO ECONÓMICO INDUCIDO. El aumento de la producción, como consecuencia de los toros, se valora en más de 800 millones de euros.
15. EFECTO MULTIPLICADOR. Por cada euro ingresado de forma directa en la Fiesta, se generan 2’8, en el sistema económico.
16. IMPACTO ECONÓMICO TOTAL: En el año 2013, 1.604.216.934 euros (el 0’16 del Producto Interior Bruto del país).
17. LAS FERIAS. Se estima que una semana de toros genera, en una ciudad, 5’8 millones.
18. ALGUNOS EJEMPLOS. San Isidro genera 61’8 millones de euros; San Fermín, 26’2 millones; la Feria de Abril, 17’9 millones. 

Fuente: http://www.abc.es/cultura/toros/abci-tauromaquia-industria-cultural-rentable-genera-mas-1600-millones-201603301753_noticia.html

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *