La opinión de Ignacio Sánchez-Mejías: Morante para los pulsos en Bilbao

por | 24 Ago 2011 | La opinión

Morante de la Puebla es un torero diferente, el torero con más personalidad que tenemos en la actualidad en el escalafón. “Pegapases” tenemos muchos, algunos con mucho mérito, pero si hay hoy día un torero genial, ese es Morante.

Su segundo toro salió haciendo cosas raras, suelto en los caballos, distraído y con mucho motor y movilidad, como toda la corrida de Núñez del Cuvillo. Morante hizo que le pegaran en varas y empezó la faena de muleta muy por abajo y a dos manos, seis o siete pases con sabor añejo. Hacía mucho tiempo que no veíamos empezar así una faena porque los toros de hoy, más que ahormarlos, necesitan cuidarlos. El público de Bilbao, otrora tan entendido, empezó a pitar temiendo la inhibición del matador. Morante se irguió y empezó a torear como sólo él puede hacerlo, y digo a torear. El toro tenía mucho que tragar, mucho, y Morante tuvo que hacer un gran esfuerzo de valor y técnica para componer semejante faena. A torear, con el toro enganchado por delante en los derechazos y con unos naturales finales de otra galaxia torera. Faena antológica, de esas que se recuerdan y se comentan con el pasar de los años.

Sin querer entrar en polémicas, después toreó Manzanares, pero eso que hacía (muy bien), ya parecía que lo habíamos visto antes otras muchas veces, lo de Morante es único. Dicen que si quieres quedar bien con Morante le puedes regalar un gran puro o un video de toros antiguo. Lo del comienzo de faena de Bilbao no sé en qué video lo habrá visto, ni quién se lo habrá regalado, pero lo que sí fue un regalo es la faena que nos hizo él ayer.

La corrida de Núñez del Cuvillo fue una gran corrida de toros, bravos de verdad en la muleta, no los animales bobalicones y sin emoción que nos quieren vender últimamente. Primero había que dominarlos y después torearlos, no sólo ponerse bonitos a dar derechazos. Mi enhorabuena al ganadero.

David Mora demostró el por qué de su acertada inclusión, jugándose la vida en el último toro, y Manzanares se justificó con una oreja. Lo que más siento es lo pobre de las entradas de Bilbao. Mal domingo y lunes y con un cartel como el de ayer de toreros y toros, que debería haber habido un lleno de no hay billetes, y se quedó en algo más de tres cuartos.

Hay que agradecer a Morarte que la fiesta siga teniendo la grandeza de lo inesperado y que sea un espectáculo capaz de volvernos locos de alegría. Gracias maestro.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *