La naturalidad y la armonía de Diego Urdiales abren la Puerta Grande, en una tarde grandiosa

por | 25 Ago 2018 | Temporada 2018

BILBAO. Séptima de las Corridas Generales. Más de dos tercios de plaza. Toros de Alcurrucen (el 5º tris como sobrero), bien presentados, con un 6º de mucha importancia y un interesante y encastado 3º. Enrique Ponce (de grosella y oro), silencio  tras un aviso y ovación. Julián López “El Juli” (de marino y oro), silencio y ovación. Diego Urdiales (de verde botella y oro), una oreja tras un aviso y dos orejas tras un aviso; salió a hombros por la Puerta Grande.

 

¡Qué torerazo ha estado Diego Urdiales en Bilbao! Ha sido el triunfo, la exaltación, de la naturalidad y la armonía del toreo eterno. Y cuando hizo falta, de una pasión arrebatadora y auténtica. Una primera faena de mucha calidad; la que le cuajó a “Gaiterito”, excepcional. Y en ambos, sin un circular, sin un cambio por la espalda, sin el menor atisbo de un alarde, sin un sólo aspaviento; todo construido tan sólo sobre las auténticas verdades del mejor toreo: parar, templar y mandar, para embarcarlos muy por delante, traerlos embebidos en las bambas del engaño, para darles luego salida muy por detrás de la cadera. Es lo que ocurre cuando se tiene un sentimiento, que luego fluye al unísono de las muñenas y la cintura, al cimbrearse el torero. Estábamos por escribir, y lo escribimos, que algo así lo cuaja otro torero con leyenda, digamos por ejemplo que Morante, y de la faena a este 6º toro se está hablando más de un año.

 

Y luego, qué señorío humano. Que eso también hay que decirlo. Lo tienen parado las empresas, que la de este sábado era la tercera vez que se vestía de luces en la temporada. Pues ni un reproche, ni un mal gesto, ni siquiera un comentario de pasada; al contrario, confesaba que este reposo obligado le ha venido bien para asolerar más su toreo.

 

“Gaiterito”, de la afamada reata de los músicos que administran los Lozano, no tuvo una salida brillante; incluso, hacía abrigar algunas dudas. Un gran puyazo de Manuel José Bernal fue el inicio del  cambio, que luego se acrecentó con esa forma tan estética y tan airosa con la que Urdiales se salió hacia los medios, andándole pausadamente, ahora una trincherilla, ahora uno por bajo, ahora un molinete abocetado,… Tan sólo eso ya hizo estallar a los tendidos. Detrás vino el monumento a lo que debe ser una faena de muleta. Ya fuera sobre la mano derecha, ya sobre la izquierda, todo cincelado muy templadamente, como ralentizando los tiempos para que se pararan. Pura naturalidad, pura armonía. Se perfiló en el tercio, con la suerte bien realizada, ¡que pena!, un pinchazo en buen sitio; pero cuadró de nuevo al de Alcurrucen y ahora sí, entrando muy por derecho, dándole el pecho,  un espadazo arriba, del que el animal rodó sin puntilla. La apoteosis.

 

Como antesala Urdiales había estado muy bien con el 3º, que entre sus demás hermanos resultó el de mayor viaje y el que más evolucionó a mejor. Toreando siempre a favor del toro, el riojano dejó series de redondos de seda y naturales de una gran dimensión, con recortes a cual más torero. Una estocada algo trasera, realizando la suerte con mucha firmeza le permitió cortar la primera oreja. Pero antes, en el quite que le correspondía en el primero de El Juli,  Urdiales ya habia cuajado tres lances lances y una media profundos, templadísimos, majestuosos, que fueron cuatro carteles de toros.

 

Después de lo de este sábado, se acrecentará la leyenda de los Lozanos de ser siempre salvadores de una tarde de toros. Y en efecto, así ocurrió en Bilbao. Sobre todo con el ya cantado “Gaiterito”, que bien podría ser el toro de la feria; pero también con el 3º, “Tonadillo” de nombre. Entre el resto hubo de todo; desde dos toros –los que abrieron el festejo– que se apagaron con demasiadas urgencias, hasta el complicado y difícil sobrero. Y en medio, un muy manejable 4º. Y por si faltara un perejil en este guiso, dos toros que volvieron a los corrales: uno, por partirse un pitón; el primer sobrero, por manifiesta debilidad. Todos ellos bien presentados y lustrosos.

 

Si se narra siguiendo un criterio de importancia, mucha tuvo la lidia que el “El Juli” le dio al difícil sobrero, de espectacular estampa. Con un toro con tantos gatos en la tripa, que quería echarle mano en cuanto se descuidara, el madrileño no se limitó a prepararlo para la muerte: se empeñó en dominarlo y en meterlo en los engaños, zafándose de los gañafones que iban y venían. La tarea no podía ser brillante al modo convencional, pero tuvo mucho mérito y una gran emoción. Tanto que los tendidos vibraron y si el torero acierto con los aceros habría paseado una merecida oreja.

 

También Enrique Ponce tuvo sus momentos elegantes, profundos también, con el 4º,  al que toreó más allá que con la simple estética. Hubo series sobre ambos manos de verdadero mérito. Sin embargo, al final falló a espadas y todo se redujo a una cariñosa ovación.

 

Tanto Ponce como “El Juli” no tuvieron otra opción que cumplir aseadamente en la lidia de sus primeros turnos.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *