La espada de Damocles se posa sobre Fuente Ymbro

por | 25 Ago 2013 | La opinión

 

 

 

Salvo en la previsión reglamentaria del tope en la edad máxima para la lidia,  el toro bravo no tiene ni fecha de caducidad, ni viene garantizado por una Denominación de Origen oficial y vinculante.  Sin embargo, de ambos conceptos hay algunas cosas que aprender.

Ahora tenemos un caso práctico muy interesante. Se trata de Fuente Ymbro. Con una sinceridad que le honra, Ricardo Gallardo ha reconocido que su ganadería se encuentra afectada por una enfermedad, procedente probablemente de algún componente en su alimentación, que hace que su juego resulte muy deficiente, como ha quedado acreditado en las últimas cuatro corridas que ha lidiado.

Incluso en el caso más reciente, el de Bilbao, de antemano reconoció su gran preocupación por el mal juego que iban a dar  sus toros, como luego ocurrió. Además de tener el buen detalle de elogiar a los toreros de aquel mano a mano por, dentro de lo que cabía, haberle salvado la tarde, ha anunciado que en breve dará a conocer todos los datos de lo que viene ocurriendo en su camada, una vez que los veterinarios concluya el estudio correspondiente.

Desde luego este caso nada tiene que ver con el de los yogures caducados, que por lo visto tanto gustan y alimentan al ministro de Agricultura. Aquí no se trata en ningún caso de un problema de salud pública. Primero porque los ganaderos de bravo tiene muy acreditado su grado de responsabilidad en semejante materia. Segundo, porque los controles sanitarios previos a que las carnes  lleguen a los frenan toda posibilidad. Durante varios años se estuvo mandando al crematorio a las reses lidiadas por aquello de las vacas locas y nadie puso ninguna objeción. Hasta las orejas que se habían concedido a los toreros eran recogidas por la autoridad, para que ni eso se causara el menor atisbo de problema.

De lo que aquí se trata es de otra cosa. Por decirlo de alguna manera, se refiere al sentido de la responsabilidad del criador. Ni es la primera vez que ocurre ni desgraciadamente será la última, porque antecedentes de este tipo de afectaciones en una ganadería ha habido bastantes. Sin ir  más lejos,  recordemos el purgatorio que pasó hace unos años Samuel Flores y el que le afectó más tarde a Victorino Martín. Ninguno de los dos siguió adelante como si nada pasara: renunciaron a lidiar en todo o en gran parte sus camadas.

En el caso actual de Fuente Ymbro, una ganadería que había conseguido dar ese punto de encastamiento tan necesario a sus toros, a nadie beneficia que tenga ahora problemas a la hora de lidiar. Sin embargo, hay una pregunta en el aire: si la enfermedad está ahí, ¿por qué se embarcaron esas corridas y para plazas de primera, además?, ¿no habría sido más lógico, por respeto a sí mismo, a los toreros y a la afición, haber renunciado a lidiar?

Esa es la gran cuestión a responder. ¿Qué cayéndose del cartel organizaba una verdadera avería a las ferias? Sin duda que es así. Pero por respeto a los toreros y a los aficionados, al menos se abre un amplio campo para las dudas porque, sabiendo lo que ocurre, no se haya advertido previamente y se hayan adoptado las medidas que correspondan. Es un ejemplo propio de ese concepto tan definido que es el de “causa mayor”.

Guarda relación con eso ese derecho que reglamentaria corresponde al aficionado: “la integridad del espectáculo” para el que se saca la entrada. Y es evidente que una camada con cualquier clase de enfermedad, no resulta compatible con tal integridad.

Difícil coyuntura la que tiene por delante Ricardo Gallardo. Su propia sinceridad, que es muy de agradecer, le reduce el campo de decisiones: si finalmente los veterinarios definen los males que afectan a la camada –que, según su propia confesión,  se ha comprobado que merman las condiciones de sus toros para la lidia–, no le quedaría otro remedio que adoptar una decisión drástica. Es duro y es difícil. Pero es lo que hay.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *