La crisis reduce el negocio taurino a la mitad

por | 31 Oct 2012 | Informes

Partamos de la premisa de que ésta ha sido una temporada inusual, peculiar, contrahecha. Más rara que una portagayola de Paula en Madrid, vamos. Así que todo resumen que hagamos va a quedar deslavazado, porque entre tanta trama y subtrama no hay argumento para 2012 que no sea inasible como el humo. Asumiendo esto, no cabe atar las moscas de Anoet, el G-10, Wert y Montoro, entre otros muchos, por el rabo, sino ceñirse a la gélida pero venenosa objetividad de las cifras.

En 2012 se han lidiado 1.010 festejos mayores (corridas, novilladas con picadores, rejones y mixtos). Esto es, un 14,5% menos que los 1.182 de 2011 y un 53,5% menos que en la cima de la burbuja táurica, en 2007. ¿Qué significa esto? Que la crisis ha engullido ya más de la mitad de la oferta laboral taurina. Un titular pantagruélico y llamativo, sí, pero con matices: había una inflación enorme en las plazas públicas de tercera, al socaire del calentón del ladrillo, y el ajuste era inevitable y hasta deseable. Sobraba grasa. Pero han confluido tres crisis -la del ladrillo, la del negocio taurino y la depresión global-, así que no se atisba un suelo para esta caída, porque el recorte de la oferta -menos corridas- se ha visto acompañado de un desplome significativo de la demanda -calvas en los tendidos-. La desertización avanza rápido.

En el gráfico que encabeza este artículo lo veréis mejor.

Una vez más, la parte mollar del ajuste ha recaído sobre las novilladas (-21,7%) y las plazas de tercera (-16,7%). En términos relativos, el descenso global del 14,5% de 2012 ha sido aún mayor que el 13% de 2011, que el 5,9% de 2010 y que el 13,7% de 2008. Sólo en 2009 (-23%) el desplome fue superior.

Desesperanza ver cómo quienes tienen que revertir esta situación y espolear la demanda hacen el Don Tancredo. O peor. A algunos les está empezando a salir un flemón de tanto llenarse la boca con "la unión del sector (sic)", pero luego no mueven un alamar por fomentarla. Para empezar, muchos empresarios funcionan ya como programadores de cine de verano. Y uno se los imagina sentados en el sillón orejero de la finca, junto a la chimenea, acariciando a un labrador negro al que llamaron Frascuelo, por ejemplo, y garabateando carteles como quien rellena una quiniela. "El sábado, una corrida mediática".

Luego están los toreros de la parte alta del escalafón (que algunos llaman figuras, como si todos lo fueran), a los que no se les puede reprochar sino la escasa oportunidad de sus legítimas reivindicaciones, afeadas por una pésima teatralización y por una negativa lacerante a rebajar sus honorarios. Todo ello un mal menor, si no fuera porque quizás sea demasiado tarde.

Para colmo, Montoro rejonea con el IVA y Wert rejuvenece la cosa con un sanedrín de bastones, capitaneado por un Gómez Angulo que usa a Francia de sparring antes de pelear en casa. Pero no nos quejemos tanto, que los toros se han vuelto a colar en las sobremesas de TVE y eso sí que es una buena noticia, porque las retransmisiones remolcarán al telespectador del salón a la plaza. Y tenemos a Padilla redivivo y a José Tomás pletórico. Y un larguísimo etcétera.

Sin embargo, al final de la escapada de 2012, que no ha sido sino una extraña temporada de huida hacia adelante, lo único que está claro es que 2013 puede ser aún peor. Decía el imprescindible Zabala de la Serna en Tendido Cero que, para él, no hay un claro triunfador de la temporada. Para mí ha sido El Juli, pero aceptemos barco: pongamos que no ha habido triunfador. Y entonces lo que ha triunfado en esta temporada deconstruida por navajazos interprofesionales, decisiones empresariales de baja estofa, cerrazón en los honorarios, carteles malos, tufo a rancio y atonía económica, lo que ha triunfado de verdad, digo, es la crisis. Y en ese desierto creciente los antitaurinos gastan veteranía de beduinos. Y nos ganarán por goleada si no hay un giro de timón de una vez por todas. Y lo sabemos.

►La versión original de este trabajo se puede consultar en:
http://www.expansion.com/blogs/tauroeconomia/2012/10/30/la-crisis-reduce-el-negocio-taurino-a-la.html

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *