La censura vuelve a Barcelona

por | 16 Oct 2013 | Punto de vista

Si un Ayuntamiento tan relevante como el de Barcelona tiene tiempo como para dedicarse a censurar la foto de un cartel, lo único seguro es que la reforma de las Administraciones Públicas, que tanto dineros nos cuestan a todos los ciudadanos, resulta más que urgente, resulta perentoria. Poco trabajo deberán tener para que puedan dedicarse a censurar una muestra cultural, una de las muchas que eligen a la Ciudad Condal como escenario.

Lo de la fotografía de Padilla, en efecto, es más que una anécdota, muy desafortunada por cierto. Es ejemplo de unas posiciones de sectarismo absolutamente incomprensibles entre personas que usan la cabeza para pensar, además de para peinarse. Que tal actuación venga de quienes se pasan el día predicando la comprensión hacia su diversidad, ya raya en el esperpento.

Resulta lastimoso que en el siglo XXI se den casos de censura, pero ¿se imaginan la que se habría montado a la inversa? Ahora se trata de una exposición artística, con amplia historia a sus espaldas: la última edición del World Press Photo. ¿Alguien en su sano juicio puede creerse que la elección de esa foto por una organización internacional responde a maléficas intenciones de los cerriles españolistas? Han seleccionado, sencillamente, la que creían que mayor atracción iba a tener para los visitantes de la muestra.

En Barcelona se aduce que semejante fotografía no responde a “su modelo de ciudad”. Gloriosa razón. ¿No será que su modelo de ciudad en realidad a lo que responde es a la cultura única y establecida? Desde luego, lo que transmite la decisión del Ayuntamiento de la Ciudad Condal es, sobre todo,  una imagen de cerrazón, de intolerancia, frente a la creatividad; de puro dirigismo cultural, en suma. Es decir, todo lo contrario que históricamente representó el seny catalán

Pero vaya papelón también el de los organizadores de la exposición. Les censuran y se pliegan a las exigencias del censor, como si nada hubiera pasado. Si te prohíben en un sitio, pues te vas a otro donde se respire un mayor clima de libertad. Eso hubiera sido lo lógico y lo normal. Pues no, ellos se han plegado a la censura y han cambiado la fotografía. Extraño sentido tienen sobre lo que supone el respeto a la libertad de creación artística.

Se lamentan luego, que los nacionalismos suelen ser muy dados al lamento, que no se les comprende; naturalmente, eso va seguido de duras acusaciones de ataques a Cataluña. Las cosas, en realidad, son mucho más sencillas. Aquí lo único que debiera lamentarse es que desde instituciones públicas se den casos de censura y  que los responsables de la exposición se plieguen, es de suponer que para no perder alguna bagatela, a los propósitos del censor.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *