«Garapullos por máuseres», una afortunada aproximación a la historia taurina durante la Guerra Civil

por | 26 Abr 2015 | Literatura taurina

 Durante la primera mitad de la década de los 30, los toros constituían el primer espectáculo de España. Quedaba aún mucha distancia al naciente fútbol, aunque ya en esa época no eran pocos sus seguidores.  Como en décadas anteriores, el mundo del toro seguía levantando pasiones, sin distinciones de orden social. Podría decirse, como afirman los estudiosos del tema, que los toros  eran una de las pocas cosas en la que coincidían la mayoría de los españoles de la época.

Aún manteniendo esa afición sus profundas raíces sociales, incluso con la guerra civil ya en curso, los acontecimientos de 1936 afectaron pronto al  mundo del toro,  con unas consecuencias que se dejaron sentir en años posteriores, incluso acabada la contienda fratricida.

En uno de sus escritos, Chaves Nogales recordaba que “hasta los toreros han formado su unidad de combate”. Se refería el autor de “Juan Belmonte, matador de toros” a la 96 Brigada Mixta, también conocida como Brigada de los Toreros, a cuyo frente estaba el torero de Fuenlabrada Luis Prado "Litri II", bien estudiada por el historiador aragonés Javier Pérez Gómez.

El  propio clima político y social previo a la guerra civil no resultó ajeno a la iniciativa de Chaves Nogales a la hora de escribir la biografía de Belmonte. Según explica Abelardo Linares, que ha estudiado la edición original de este libro, en su génesis se encuentra una conversación de don Manuel Azaña con el gran periodista sevillano, de quien era amigo: se trataba de ofrecer un mensaje de calma a la sociedad española a través de la letra impresa; la figura de Juan Belmonte, triunfador en la torería y hombre hecho a sí mismo, podría ser un ejemplo de sencillez y aceptación de los propios límites en un momento en el que se exaltan las personalidades violentas. "Belmonte había realizado la única revolución posible: la de su vida personal a través de su oficio o su arte. Actuó como un auténtico héroe en todos los estamentos de la vida política española", en palabras del propio Chaves Nogales.

Como recuerda el propio Antonio Fernández Casado, autor del libro que tratamos de presentar, la bibliografía sobre este momento concreto de la historia taurina no es precisamente pequeña. El autor hace referencia a títulos como “Toros y toreros, de 1936 a 1940”, de Luís Uriarte, que firmaba sus crónicas como “Don Luis” y que es fuente para muchos trabajos posteriores, como es el caso de  Demetrio Gutiérrez Alarcón y su “Los toros de la guerra y del franquismo” o de  Julio de Urrutia y su obra “Los toros en la guerra española”.

Más documentada resultó la ya citada obra “La Brigada de los Toreros”, de Javier Pérez Gómez, al que habría que unir la obra “Vida de un torero que se convirtió en mito”, en la que Juan Soto Viñolo, al biografiar a “Manolete”, aporta datos que hasta ahora no se había escrito. La relación bibliográfica podría ampliarse; de hecho, Fernández Casado necesita hasta 7 páginas para enumerar la bibliografía de referencia.

Escrito desde la mentalidad y desde la visión que en este siglo XXI ya tienen las nuevas generaciones de la historia de aquella época, Antonio Fernández Casado presenta ahora su último trabajo literario: “Garapullos por máuseres. La fiesta de los toros durante la Guerra Civil (1936-1939)”, editado por la Editorial La Cátedra Taurina.

Cuando en nuestros días las fracturas sociales y política de aquellos años 30 aparecen para la inmensa mayoría de la ciudadanía como algo lejano e irrepetible, como algo que, por más dramático que fuera, forma parte de la historia pasada de España, puede ser un momento muy oportuno para profundizar en esos capítulos de nuestras vivencia como nación. Es lo que viene a hacer Fernández Casado, ya muy bregado en la lides literarias, con su nueva aportación histórica.

El trabajo, de muy amena lectura, se extiende en  algo más de 300 páginas, agrupadas en seis gran capítulos, más un prólogo del historiador vasco Manuel Montero y epilogo del escritor Asier Guezuraga.

Como explica el profesor Montero en su prólogo “Los toros y la guerra”, “los toros, con los diversos elementos que lo componen, forman un mundo propio, pero no son un mundo aparte. Por eso, con toda la sociedad española, se vieron drásticamente afectados por al sublevación militar del 18 de julio y la contienda en la que desembocó”. Precisamente por eso, como nos advierte Guezuraga en su epílogo, “a nadie debe extrañar que el espectáculo taurino se entrelace como si fuese un mano a mano con los aconteceres políticos y bélicos que van ocurriendo en un país marcado por el sino de la muerte, el fuego de las balas, la sangre y el toro”.

Sin embargo, como nos advierte Fernández Casado en las primeras líneas de su Introducción, “los profesionales del mundillo taurino son personas de sensibilidades sociales diversas, también, naturalmente, en lo que concierne a las ideas políticas. La posición que la mayoría de los integrantes del planeta taurófilo mantuvo a lo largo de los 987 días que duró la Guerra Civil ha sido un tema tabú sobre el que casi ninguno de sus protagonistas se ha pronunciado públicamente. De esta manera, la postura que adoptó el colectivo taurino ante la asonada militar es un capítulo en blanco en las biografías de la mayor parte de los estoqueadores de reses bravas que estuvieron en activo entre el 18 de julio de 1936 y el 1 de abril de 1939”.

Con “Garapullos por máuseres” se trata, precisamente, aportar algunas luces sobre esos otros episodios de la historia menos abordado hasta ahora por la literatura taurina. De alguna forma, por la estilística y las formas de construcción de este trabajo, podría considerarse que se trata de un gran reportaje, que sin renunciar al aparato documental necesario, busca trasladar al lector de forma muy directa los hechos que se narran. Se trata de una técnica apropiada, en la medida que facilita la lectura.

Si al cuidado en la redacción literaria unimos esa independencia de criterio y el recurso a fuentes seguras, el resultado no podía ser otro que un libro que se lee con gusto, en el que se encuentra el dato fundamental pero también el puramente anecdótico, el que se acerca, en suma, al lector a un capítulo que no por cerrado deja de ser menos real de la historia contemporánea del toreo.

Como escritos por un autor que no se preocupa de equidistancias entre bandos, sino que sencillamente responde a su propia curiosidad por la historia, por toda la historia, el libro destaca por el cuidado –cabría incluso el término delicadeza–, con el que abordan los aspectos no ya polémicos sino dramáticos de aquellos años y de sus protagonistas, huyendo de calificaciones gratuitas, ni de posicionamientos previamente concebidos.

►►El libro ya esta disponible en Amazon y en librerías especializadas –entre otras: en Madrid, Librerías Rodríguez y Librería Cámara, en Bilbao– y en la propia pagina web de la editorial: www.editorialacatedra.com

El libro
“Garapullos por máuseres.
La fiesta de los toros durante la Guerra Civil (1936-1939)”
Editorial La Cátedra Taurina
328 páginas
Madrid, abril de 2015

El autor
Antonio Fernández Casado, presidente del Club Cocherito de Bilbao,  empresario y escritor, que ha colaborado periodísticamente con numerosos medios como especialista en temas taurinos, es autor de los libros  de éxito, como: "Toreros de Hierro. Diccionario de toreros vizcaínos”; "Castor Jaureguibeitia Ibarra, Cocherito de Bilbao"; la "Guía histórica de fondas, posadas, hoteles, restaurantes, tabernas y txakolís de Bilbao" y “Diccionario Taurino Guipuzcoano. De la plaza de toros de Arrasate al torero pintor Zuloaga”. Con posterioridad ha publicado otros dos nuevos trabajos: “Bizkaia Taurina. Plazas de toros vizcaínas” y “Zacarías Lecumberri. El estoqueador aventurero”. Referido al área empresarial, ha publicado el  “Manual práctico de dirección de hoteles, marketing y ventas online del siglo XXI”. Ahora publica un nuevo libro taurino: “Garapullos por Máuseres. Las corridas de toros en la Guerra Civil, 1936-1939”.

Índice de la obra

Prólogo. Los toros y la guerra. Por Manuel Montero

Introducción

Capítulo I. Antecedentes históricos: los matadores de toros y la política
Los toros y la guerra de la Independencia
Toreros absolutistas y liberales
Estoqueadores y milicianos
Los gestos de Frascuelo y Lagartijo
Mazzantini, ferroviario, estoqueador, concejal y jefe de policía

Capítulo II. El toreo femenino
Cuadrillas de señoritas toreras
La República y la lidia femenina

Capítulo III. Precedentes de la Guerra Civil
Sindicalismo taurino
Conflicto taurino hispano-mexicano
Reyertas taurómacas
Tensión en Córdoba
¡En junio y sin toros!
Los toreros mexicanos retornan a su país
Un Arruza español y otro mexicano
San Fermín, 1936

Capítulo IV. La hora de la verdad
Toreros milicianos
Los mandos tauromáquicos de la 96 Brigada Mixta
Batallones taurómacos

Capítulo V. La fiesta de los toros en las principales ciudades republicanas
La familia Lalanda, víctima de pistoleros anarquistas
Domingo Dominguín, de la checa al exilio mexicano
Reapertura de Las Ventas
De mono y azul
Koltsov, comisario político y revistero taurino
Asesinatos en cunetas y cercados
Picadores y banderilleros caídos en las arenas bélicas
Rafael el Gallo, ¡er fin der mundo! y otros toreros retirados
Sidney Franklin, matador de toros y corresponsal de guerra
Empresarios venteños
Primera Corrida de la Victoria
Barcelona y ¡Viva la guerra contra el fascismo!
Muertos en reyertas y combates
Estoqueadores en Cataluña
Pedro Balañá, de concejal federalista a promotor de corridas nacionales
Valencia era una fiesta…
Grandiosa novillada por Junta de Defensa pasiva pro-refugios en Alicante
Festejo  promovidos por Socorro Rojo  Internacional en Castellón
Ferias y fiestas de Albacete en 1936
Ciudad Libre de la Mancha

CAPÍTULO VI. Francia, Portugal y América: la alternativa
En Francia acusan a algunos toreros de fascistasToros en Francia
Lisboa, refugio de toreros en invierno
Exilio taurino en las plazas americanas

Capítulo VII. Plazas nacionales, espadas falangistas
Sevilla, el cortijo particular del Algabeño y Queipo de Llano
Corrida de la Raza
La familia Bienvenida
Juan Belmonte, franquista a la fuerza
Álvaro Domecq, rejoneador, ganadero y político
Primer Aniversario Triunfal
Es de Ronda y se llama Cayetano
Córdoba y los escuadrones de toreros señoritos
Moreno de Ardanuy: «¡A comer República!».
Manuel Benítez, el Cordobés, el hijo del miliciano
Córdoba taurina
Manolete, artillero nacional
Antonio Cañero, miembro de los escuadrones montados
El estoque de Rafael Guerra, Guerrita
San Sebastián, capital provisional del planeta taurino
La Glorieta salmantina
Burgos, plaza nacional
Zaragoza, acuartelamiento de las tropas nacionales y campo de concentración
Málaga, asesinato de Argimiro Pérez-Tabernero
Bilbao, a hombros de los legionarios heridos

Epílogo. Por Asier Guezuraga

Bibliografía

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *