El triunfo voló a México en el equipaje de Luis David Adame.

por | 17 May 2018 | Temporada 2018

MADRID.- Décima del abono de San Isidro. Dos tercios de entrada: 16.317 espectadores (69,1% del aforo). Toros de Juan Pedro Domecq –cinco con su hierro y el 6º con el de Parladé–, bien presentados, la mayoría con su punto de clase, pero de corto viaje y duración; cinco de ellos cinqueños. Juan Serrano “Finito de Córdoba” (de terciopelo nazareno y oro), silencio y silencio. Román (de azul pastel y oro), silencio tras un aviso y silencio. Luis David Adame (de blanco y plata), una oreja y ovación.

Al concluir el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del famoso cirujano taurino Dr. Ramón Vila, fallecido este jueves en Sevilla.

 

Una corrida muy hecha, casi toda ella cinqueña, de juego manifiestamente mejorable, pero en la que hubo una excepción: el 3º, “Ombú” por nombre, que desde que pisó la arena enseñó su buena carta de origen. Otro toro que entra en la lista de los premiables. Embestía con fijeza y llegaba hasta el final. Bravo y con entrega y profundidad. Y todo de forma continuada. Como, además, le correspondió a un Luis David Adame que atraviesa en estado de gracia, que lo supo lucir.

 

Pero cuesta salir del asombro ante la frialdad con la que se acogió en los tendidos buena parte de la faena de Adame. En una plaza de toros se reúne personal muy diverso, cuyos estados de ánimo son igualmente diversos. Por eso resulta tan complicado predecir como se va a recibir esto o aquello. En esta ocasión, una amplia mayoría no reaccionaba precisamente durante la fase de la faena con  mayores quilates. Con contar que el personal tan solo se enardeció con las ajustadas bernardinas finales, queda dicho todo. Pero esto es así.

 

Pasemos página. Lo importante fue la despaciosidad y el gusto con la que este Adame ha toreado a “Ombú”. Con el capote y con la muleta. Series bien medidas, para estirar la duración del juanpedro; pero todas de una calidad superior. Era una muleta de seda que conducía las embestidas con una mano a la vez firme y cadenciosa. Qué difícil tiene que ser colocarse por encima de la altura de un gran toro. Pues el jovencísimo torero de Aguascalientes lo consiguió.

 

Luego con el 6º salió a revientacalderas con el señuelo de la Puerta Grande. Pero el de Parladé no estaba por la labor. Adame se fajó con las violencias de sus acometidas, pero el lucimiento resulta imposible. Eso sí, nos regaló unos momentos de gran emoción, con las oleadas de “Peleador” recortando de su pequeña figura. Estuvo hecho un “tío”. Y eso se agradece.

 

La corrida de Juan Pedro Domecq no superó el lindero de lo esperable. Nada que reprochar a su presentación, objeciones en cambio a su juego, como de seguro habrá hecho el propio criador. Hubo un gran toro, el ya cantado jabonero que se lidió en tercer lugar. Su punto de clase tuvo, desde luego, el que abrió la tarde, pero por su falta de “carbón” era incapaz de generar emociones. Ni el 5º ni el 6º llevaban nada bueno dentro; el que cerró la tarde además era violento y cantaba las diferencias que, siendo de la misma Casa,  guardan los juanpedrosde los parladés. Se quedaron en tierra de nadie 2º y 4º, ejemplo de ese medio toro que no cuenta nada y que además se viene a menos: un toro que va incluso con clase, pero que dimite muy pronto de su misión en el ruedo.

 

Reconforta comprobar como Madrid ha respetado a “Finito de Córdoba”. No siempre fue así. Sus opciones de levantarnos del asiento con sus formas tan clásicas fueron nulas. Pero todo lo que dejó escrito era del mejor estilo, con elegancia. Pero la tinta da de sus dos toros era tan tenue, que lo escrito casi no se puede leer en el papel.

 

Animoso Román. Como siempre. Con la misma facilidad para llegar a los tendidos. Pero quienes han decidido vivir siempre en la proximidad de las rayas rojas, necesita de mucho más que un toro que tardea y va a su aire, como el que hizo 3º, o sin fuelle alguno, como le pasaba al 5º.  Dar fiesta a lo que sale por los chiqueros requiere de otros elementos. Este jueves no tocaban. Pese a todo, Madrid sigue estando con él.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *