El toro está enladrillado: el número de festejos se desploma un 17%

por | 2 Jun 2011 | Temporada 2011

En 2011, los toros se enfrentan a la temporada más dura de su historia reciente, económicamente hablando. Con un enorme excedente de astados en las ganaderías (2.500 en 2011, según la Unión de Criadores de toros de Lidia) y con la abolición liberticida catalana a la vuelta de la esquina, el mayor enemigo está en la atonía de las finanzas táuricas. Menos corridas y menos espectadores significan menos futuro. Y la solución está dentro.

Los despertares del año ya dan idea del desplome de ingresos del universo táurico: de enero a mayo se celebró un 17% menos de festejos mayores en España. El pinchazo del sector va parejo al de la construcción residencial. Y si los profesionales taurinos siguen haciendo el Don Tancredo, esto no hará sino empeorar. En los cinco primeros meses de 2011, en España se celebraron 219 festejos mayores. Es decir, 45 menos que en el mismo periodo de 2010. Si se tuvieran en cuenta los datos del Ministerio del Interior de 2010 la caída sería aún mayor, del 22%.

Aquí los datos de enero-mayo de 2011 (a los que sumamos el festejo celebrado en Aranjuez el 30 de mayo, no contabilizado). Abajo, los de 2010.

Datos 2011

 Datos 2010

Como se ve, las más afectadas han sido las plazas de segunda categoría, en las que la caída ha sido del 30%. Gran parte del ajuste ya está hecho en las de tercera (aún así, -15%), y la supervivencia de las corridas en las de primera está fuera de duda (aunque también caen, un 17%).

Las plazas de segunda han acortado sus ferias. Hace no mucho, el ganadero Eduardo Miura me dijo que en 2010 y 2011 la tendencia sería que "si una plaza de segunda da 7 tardes, dará sólo 5, intentando que sean carteles más rematados (o sea, que se llene)". La plaza de Vistalegre (Madrid) ha recortado de 5 a 2 las corridas de su miniferia, pero con dos de las mejores combinaciones posibles. Jerez y Valladolid, por poner otros dos ejemplos, han restado una tarde a sus ciclos. A cambio, el coso gaditano ha ofrecido el mano a mano entre Morante de la Puebla y Manzanares. Un lujazo.

Gran parte de la hondonada del PIB taurino es consecuencia del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, que ha secado las arcas municipales, sustentadoras de las plazas más modestas. De hecho, los ayuntamientos ingresan ahora 15.000 millones de euros menos al año por el ladrillo que en 2007, en el pico del boom inmobiliario. Boom que, curiosamente, coincidió con el de los festejos taurinos, como se ve en este gráfico, hecho con datos oficiales del Ministerio de Interior:

 

 

Los porcentajes hablan por sí solos. Algunas comunidades celebran ahora ¡menos de la mitad de festejos que en la época dorada! No en vano, la construcción aporta ahora un 88% menos de ingresos fiscales a las arcas municipales. Huelga decir que los alcaldes se dieron un festín con todos esos ingresos atípicos, que llegaron a superar el 50% del total. Y aprovecharon el maná de la vivienda para ofrecer más corridas de toros en la feria local de turno.

Ahora no queda sino apretarse los machos. El sector ganadero tarda varios años -"al menos cuatro", según Carlos Núñez, actual presidente de la UCTL- en adaptarse a la demanda, pero los empresarios y los toreros pueden rectificar ya. Deberían haberlo hecho antes, pero casi todos siguen viviendo en la burbuja, porque no hay ninguna Merkel que les obligue a acometer un plan de austeridad y porque la economía taurina sigue un pelín maniquea (por no decir subdesarrollada).

Además, aún queda la esperanza de que el Gobierno acepte la propuesta de la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde y baje de tramo el IVA de las entradas de las corridas, del 18% al 8%. Ello insuflaría oxígeno económico (siempre que los empresarios no aprovechen para inflar los precios y pegar la típica dentellada carroñera al pastel). Pero no será suficiente.

Hay que innovar, hay que reinventarse. Hay que intentarlo. Bien es verdad que en el arte, como decía Juan Belmonte, “no cabe la voluntad”. Pero en la economía sí, así que no sirve de nada seguir con los brazos cruzados. Lo dicho, haciendo el Don Tancredo no se soluciona nada, porque el toro está enladrillado.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *