El monumental fiasco del ministro Wert y de su equipo

por | 11 Oct 2012 | Punto de vista

Si se lee con cierto detenimiento la Resolución del ministerio de Educación, Cultura y Deportes, de fecha 26 de septiembre pero no publicada en el BOE hasta el jueves día 10 de octubre, no se puede llegar más que a una conclusión, en el fondo confesada, por más que se edulcore con lenguajes administrativos. El Departamento de José I. Wert no ha sido capaz en los 10 meses que lleva en el Gobierno de poner en marcha las competencias taurinas que le corresponden, de acuerdo con el decreto de julio 2011, cuando el entonces Gobierno de Rodríguez Zapatero acordó el traspaso desde Interior.

No es menos cierto que desde aquel mes de julio hasta el inicio del actual año, tampoco el ministerio de Cultura del Gobierno socialista había hecho nada, como ahora se comprueba. Pero precisamente las esperanzas, que cada vez se tornan más vanas, que despertó el Sr. Wert al llegar a su cargo, llevaban a pensar que todo eso cambiaba, que ahora sí que el nuevo Ejecutivo se iba a preocupar del mundo de la Tauromaquia. Si desde la realidad de hoy se repasa su celebrada intervención ante la Comisión de Cultura del Congreso, se llega a la conclusión de que todo aquello no fue mucho más que un brindis al sol.

Y así, no puede resultar más que sorprendente que no hayan sido capaces de asumir unas simples competencias administrativas, que desde luego no son nada complejas de poner en práctica cuando se refiere a un colectivo tan reducido como el taurino. No se entiende cómo resulta imposible de gestionar unos Registros que la postre no congregan más allá de 2.000 personas y que hasta ahora era un trabajo que durante años han realizado un  par de funcionarios y sin grandes agobios, además. Por eso, la  ahora confesada incapacidad de gestión resulta una razón muy poco convincente.

Podrán edulcorar el tema diciendo que es cosa transitoria, que no renuncian a ejercer en un futuro las competencias que les corresponde.  No es creíble. Hasta el más lego en la maquinaria administrativa del Estado sabe que por un simple acuerdo entre subsecretarios no se puede modificar un Real Decreto, como el de julio de 2011. Y hasta el menos avispado se da cuenta que, a estas alturas de la película, resultaría políticamente escandaloso que se aprobara otro Real Decreto anulando el anterior, para deshacer las transferencias. Con lo cual, la última Resolución más bien suena a una componenda, bastante chapucera por cierto.

La realidad de los hechos nos pone por delante, fuera de la grandilocuencia de declaraciones pasadas, que la Tauromaquia no ha encontrado en este actual ministerio de Educación, Cultura y Deporte su acomodo idóneo. La primera evidencia es la falta de definición de su propia adscripción administrativa: primero se ubicaron las cuestiones taurinas en la Secretaria de Estado de Cultura y luego, bastante de tapadillo, se llevaron a la Subsecretaría. La segunda evidencia la encontramos en el texto de la  propia Resolución de referencia: por su confesión de la incapacidad de gestión nos enteramos que, en realidad, del ministerio de Interior no ha salido ni un papel; todo han sido nada más que palabras.

Con lo cual todos los cantos del ministro Wert sobre la Tauromaquia quedan reducidos a una inactiva Comisión Consultiva Nacional de Asuntos Taurinos –que no hay el menor interés en convocar– y al nombramiento de una transitoria Comisión de expertos, de la que el mundo taurino, y cualquiera de sus estamentos, espera más bien poco. Pobrísimo balance, desde luego. Y nada digamos si a ello se suma su inoperancia ante el hecho consumado de la subida de 13 puntos en el IVA, con el grave daño que ello ha causado a las actividades taurinas.

Tan es así que todo lo que a favor de la Tauromaquia ha hecho la nueva Administración popular ha ocurrido en otros escenarios: los esfuerzos del Presidente del Senado, Pío García Escudero, por promover espacios para lo taurino, y el importante trabajo que en el ámbito legislativo desarrolla el diputado Juan Manuel Albendea desde la presidencia de la Comisión de Cultura del Congreso. Han sido los dos únicos que en la práctica se han preocupado del mundo taurino.

Pese  a todo, nos reafirmamos en que la Tauromaquia debiera estar en el área de Cultura de la Administración del Estado. Que en un momento dado se produzcan desengaños personales y fallos de gestión, tan clamorosos como los que ahora comprobamos, lo único que significa es que los responsables de la Cultura no han estado a la altura de las circunstancias.

Sin embargo, las personas son pasajeras en el ejercicio de la función pública. Lo  importante es que el diseño que se haga de la Tauromaquia en el entramado complejo de la Administración del Estado sea el adecuado. Y bajo ese punto de vista, nadie duda que la Fiesta es arte y es cultura. Por eso, otros dirigentes vendrán después que sabrán aprovecharlo. Si el mundo del toro lleva tantísimo tiempo esperando una solución a sus problemas, tampoco se hunde el mundo por esperar al siguiente ministro, que vendrá algún día.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *