El espectáculo de «El Bombero Torero» se retira de los ruedos

por | 1 Sep 2017 | Retazos de Historia

El emblemático espectáculo cómico taurino del El Bombero Torero” se despedirá definitivamente de los ruedos el próximo 15 de septiembre en Almodóvar del Campo (Ciudad Real). Pone fin así a 91 años de historia taurina, en la que alcanzó un lugar realmente importante, tanto cuando estaba  dirigido por Pablo Celis, como cuando le sucedieron sus hijos y sus nietos.

El santanderino  Pablo Celis Cuevas, en los carteles “El Bombero Torero”, ha sido un verdadero personaje del mundo taurino, lleno además de humanidad, de una importante relevancia en toda la primera mitad del siglo pasado, como luego hicieron sus hijos y continuadores.

Con unos antecedentes de más de un siglo, el toreo cómico se desarrolla durante todo el siglo XIX e incluso antes. En los inicios del siglo XX comenzó poco a poco a ganarse el favor del público taurino. Personajes como Tancredo López “Don Tancredo” o Rafael Dutrús “Llapisera”, o formaciones como la Banda de El Empastre, marcan toda una época. En esta tradición engarza la figura de “El Bombero Torero”. Que no fue una anécdota lo demuestra la historia.

Un espectáculo que pasaba cada año de las 100 actuaciones, que en su haber tenía numerosísimos “no hay billetes”, que en muchísimas ferias era el verdadero apagafuegos de los huecos que se habían producido en la taquilla, que permitió la formación de numerosos toreros que luego alcanzaron el entorchado de figura… Quien ha hecho todo eso, necesariamente se gana el respeto del mundo taurino, que es lo que ocurrió con Pablo Celis.

Fue a partir de 1953 cuando organizó su  nuevo espectáculo de “El Bombero Torero” y tras 43 temporadas en activo, Pablo Celis se retiró en 1961, pero el espectáculo continuó en manos de sus hijos  y, en 2002, son sus nietos Rafael y Carlos.

Cuántos aficionados recuerdan aquella  Banda de Música, dirigida por Pablo Celis, tras la que iban Eugenio –también vestido de Bombero–, Manolín con la gran M en su camiseta –los dos hijos de Pablo–, el célebre Arévalo con su disfraz de Charlot –en otros momentos, de Cantiflas– y por último la cuadrilla de enanitos encabezada por Miguelín, que hacía las veces de matador.

Según ha contado uno de sus nietos que  “mi abuelo era un gran aficionado que quería ser torero, y estando en el teatro pensó en un personaje que pudiera gustar en los espectáculos cómicos de la época. La idea se le ocurrió trabajando en el teatro, en el que siempre había un bombero de guardia. Este hombre tenía un gran bigote y era muy peculiar y simpático. Mi abuelo se fijó en él para crear el espectáculo”.

La fórmula ideada por Pablo Celis fue un éxito total, tanto que abrió lo que bien puede considerarse como la “edad de oro” del toreo cómico. El Bombero estaba en todas las ferias, además bien colocado, y se llenaban las plazas todos los días.

Los cambios en los gustos sociales, peros sobre todo la aparición de otra serie de formulas parataurinas –desde los recortadores a los espectáculos ecuestres–, junto a modificaciones normativas que en nada beneficiaron al toreo cómico, hace que no ya no se viva esa época de esplendor. Con todo, los sucesores de El Bombero Torero no contratan menos de 50 actuaciones por año.

Pero, además, en su parte seria, vio nacer a numerosos toreros, algunos de ellos importantes diestros como Antonio Chenel «Antoñete», Paco Ojeda, José María Manzanares, Juan Antonio Ruiz «Espartaco», José Ortega Cano, Dámaso González y Emilio Muñoz, entre otros.

En su época, tuvo siempre una amplia competencia, como correspondía a la popularidad de estos festejos cómicos. El Toronto, El Gran Kiki, El Gran Tato, Don Canuto, El Chino torero…  Pero entre todos, la figura paradigmática era Pablo Celis.

Hoy en los registros profesionales aparecen un total de 180 toreros cómicos. Pero en activo realmente son muchísimos menos: las charlotadas sr han caído de muchísimas plazas donde hasta hace poco eran  de un fijo en los carteles. Bien parece que su lugar lo han pasado a ocupar los espectáculos de recortadores y las llamadas “clases prácticas”

Un personaje singular

Nacido en la localidad cántabra de El Teso el 1900, Pablo Celis Cuevas comenzó a trabajar con 13 años como tramoyista en los teatros de Madrid, ciudad a la que emigró su padre con una recomendación del marqués de Comillas, que le colocó como empleado de la Asociación de Ganaderos del Reino. Fue al comienzo del siglo XX cuando se inició en el mundo de los toros, participando en capeas y sueltas de vaquillas. Pronto comenzó a actuar como torero cómico imitando a “Charlot”, de moda por entonces.

Pablo Celis conoció en el Teatro Novedades, uno de sus lugares de trabajo, a un bombero de guardia, con quien trabó amistad y a quien decidió imitar en los ruedos; de él copió su indumentaria y su largo y lacio bigote. Con 18 años debutó en Madrid en un festival a beneficio de los niños rusos refugiados en España por la Primera Guerra Mundial.

Inventor de numerosas suertes, entre ellas las de banderillear sentado en el suelo o saltando por encima de la res, se presentó en la Maestranza de Sevilla el 18 de julio de 1930, con un gran éxito, repitiendo cinco días después con el cartel de «no hay billetes».  Al año siguiente consiguió actuar en 118 ocasiones.

Durante la Guerra Civil toreó vestido de luces en Francia, donde se anunció como Pablo Celis. En 1938 regresó a España, donde, nuevamente, volvió al papel que le dio la fama. En 1952 formaron parte de su espectáculo sus hijos Eugenio y Manolín, que, junto a su padre y el también torero cómico, Laurelito, tuvieron que pasar por la enfermería de la Monumental de México.

En 1953 surgió un nuevo espectáculo de ‘El Bombero Torero’, que incorporó en su grupo a ocho enanos, que hasta entonces actuaban en el Circo Price. Debutaron con poco éxito en Orán (Argelia). No obstante, el espectáculo fue cogiendo auge, triunfando fuera de los circuitos taurinos habituales, como China (en 15 ocasiones) o El Líbano.

Tras 43 temporadas en activo, Pablo Celis se retiró en 1961 en Bogotá, abriendo después un supermercado en Valencia, su habitual lugar de residencia. El espectáculo continuó en manos de sus hijos Eugenio y Manuel y, a partir de 2002 fueron sus nietos Rafael y Carlos quienes siguieron la tradición. Otros dos hijos de Pablo, Rafael y Pablo, se dedicaron al toreo «serio»: el primero como picador y el segundo como banderillero. 

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *