Domingo Navarro: el adiós de un «tercero» de lujo

por | 19 May 2012 | Temporada 2012

De forma inesperada para los aficionados, pero también para los profesionales, en silencio y sin más protocolo que decirlo con toda sencillez, se ha retirado Domingo Navarro, un excelente banderillero que a lo largo de su vida ha acreditado ser uno de los mejores “terceros” que ha habido en las últimos años, hasta el punto que puede afirmarse con toda verdad que ha puesto en valor su oficio y sus cometidos específicos en la lidia.

Nacido hace 39 años y con 20 de profesión, Domingo Navarro nació en Simat de Valldigna (Valencia). Fue alumno de la escuela taurina de la capital levantina. Durante su etapa en los ruedos, ha formado parte de la cuadrilla de distintos toreros de su tierra, en especial con Luis Francisco Esplá, con quien estuvo 11 años y al que considera su maestro, y en los últimos años con Luis Bolívar. Pero también actuó ocasionalmente  en numerosas tardes ordenes de otros novilleros y matadores. Pro fuera con quiere fuere, siempre acreditó una afición sin límite, un oficio muy bien aprendido y un amor a la Fiesta como pocas veces se ve hoy en día.

Como ha escrito Antonio Lorca en “El País”, “en ese segundo plano, sin oro ni brillo, Domingo Navarro ha sido un torero excepcional, una figura indiscutible, que ha manejado el capote con deslumbrante solvencia; ha colocado banderillas con oficio y galanura, y con general acierto ha utilizado la puntilla. Pero hay algo más: el misterio de Domingo ha sido siempre su perfecto sentido de la lidia y su inteligente colocación en el ruedo; siempre, siempre presto a ese quite imperceptible que evita el percance inoportuno. Domingo ha sido siempre un seguro de tranquilidad para su matador y todos sus compañeros. Nadie como él ha sabido estar en todo momento en el lugar justo que exigía la lidia de un toro”.

La carta de despedida

En el momento de retirarse, en silencio y sin aspavientos como ha sido toda su vida profesional, ha escrito una carta de despedida. Vale la pena reproducirla íntegramente:

Queridos amigos:

Hace ya muchos años que unos amigos me invitaron a conocer el mundo del toro, me abrieron las puertas de esta ilusión que empezó aprendiendo a poner banderillas en la escuela taurina y que me tenía reservado el regalo más grande que nunca pude imaginar. He conocido a mucha gente, muchísima, algunos que pegaban más de un derrote traicionero, pero que han quedado olvidados por todos los amigos que el toro me ha presentado. He tenido el privilegio de conocer a un torero irrepetible A través de él he aprendido la verdad del toreo, que lo primero es la Fiesta y me he sentido un privilegiado de poder estar junto a él, el maestro Esplá; maestro, compañero y sobre todo amigo. No podría hablar de mi vida de torero sin hablar de él. Con él he recorrido las plazas de todo el mundo, he tenido que enfrentarme al toro con mayúsculas y he disfrutado de muchos e inolvidables triunfos. Triunfos que llegaban en momentos complicados y del que todos nos sentíamos partícipes, porque él quería que esto fuera así.

Pero en su grandeza me ha enseñado a ser yo mismo a no deberle tributo de sumisión a nadie. Así he vivido la Fiesta, así he vivido la vida y así he sentido el cariño y el respeto de todo el mundo como torero, como Domingo Navarro, y como , simplemente como Domingo. En estos años, desde allá por los 90, he ido acumulando unas vivencias que guardo como un tesoro, un tesoro que no se puede valorar con una cifra, todo esto no tiene precio. Yo solo puedo devolverlo con agradecimiento, con todo el que mi corazón es capaz de repartir, aunque creo que nunca será tanto como lo recibido.

Sin olvidar que siempre he estado con toreros, cuya principal virtud era la de ser personas con un corazón enorme, los Bolívar, Chechu, Renco, Paquito Senda, Alberto Ramírez….

Y a todas los aficionados de las plazas donde siempre que he toreado me han demostrado su cariño, y en especial a Las Ventas, donde siempre he tenido a ese amigo en el tendido y que jamás podré olvidar.

Han sido tantas las sensaciones, que ahora me siento rebasado. Quién lo diría, tanta felicidad te exprime, hace que te exijas más y más cada día. Quizás sea este el motivo que me ha llevado a tomar una importante decisión. Llevaba tiempo rumiándolo, el domingo ya lo hablé con un amigo; le rogué que me guardara esta confidencia y se lo agradezco, porque sé que él, como todos los que me quieren, también le estuvo dando vueltas a esto. Creo que ha llegado el momento de apartarse del toro, de guardar el traje de luces y empezar mi vida como aficionado, disfrutando de todo esto de otra forma. Otra forma de sentir la Fiesta, compartiendo nuevas experiencias con los amigos de siempre. Hasta aquí he llegado, hasta aquí me han traído las fuerzas y la ilusión. No sé si será algo definitivo o transitorio, esas son decisiones que habrá que tomar en otro momento, puede que incluso tenga que tomarla todos los días a partir de mañana, pero eso ya son cosas del mañana.

Muchas gracias, va por todos vosotros. Hasta siempre…

Domingo Navarro Saneleuterio

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *