Barriendo la tienda, a punto de echar el cierre

por | 7 Oct 2014 | Firma invitada

La Feria de Otoño de Madrid ha dado la primera vuelta de llave a esta extraña temporada que ya comienza su inexorable desembocadura de aguas revueltas. El ciclo madrileño vio estrellarse las ilusiones de una comprometida terna de novilleros y ha marcado también el suelo -o el techo- de Iván Fandiño. El diestro vasco desaprovechó la oportunidad de dar la razón a sus panegiristas. Sorteó el único lote potable del naufragio ganadero que ha mandado a los infiernos a la otrora codiciada vacada de los Núñez del Cuvillo pero se marchó de vacío.

Sí salvó los muebles la consentidísima ganadería de Adolfo Martín, que lidió un encierro que si hubiera estado marcado con otro hierro no habría bajado ni del camión. Tal y como suele pasar con estas ganaderías tan demagógicamente irregulares, los encierros más o menos aprovechables son cantados como si fueran la Apoteosis de Homero.

Algo parecido ocurre con algunos toreros en eterno trance de consagración que, de cuando en vez, alegran las pajarillas a sus bardos. El caso es que el riojano Diego Urdiales parece haberse escapado de ese dudoso limbo y está dispuesto a montar su calidad sobre otra disposición. Ya lo demostró triunfando en el patio de su casa -hablamos de la reciente feria de Logroño- pero sobre todo convenciendo a la cátedra madrileña con un toreo clásico y natural que debería abrirle nuevas puertas que -ojo- también estaría obligado a aprovechar para no volver a la calle Melancolía.

Recogiendo los trastos.

El ciclo madrileño también permitió tomar aire al diestro catalán Serafín Marín y fue el escenario de una seria, maciza y sorda demostración de responsabilidad torera por parte de Miguel Abellán, que se echó a la espalda todas las dificultades del deslucido encierro de Puerto de San Lorenzo que despachó en solitario. El Otoño del Foro y el comienzo de la feria de El Pilar -que este año llega con otras vibraciones- se han solapado.

Ya hablaremos del serial maño si hay argumentos para ello. Mientras tanto, la mayor parte de la torería pliega capotes y muletas y mete los vestidos en agua en espera del cierre testimonial de la temporada en el traqueteante coso de Jaén, que acogerá dos corridas de circunstancias que incluyen un estrafalario mano a mano entre Talavante -¡qué verde era mi valle!- y El Fandi.

¿Una vuelta a la normalidad?

El último cambio de rumbo en la carrera de El Juli podría suponer el certificado definitivo de la ansiada vuelta a la normalidad. El madrileño aún no ha oficializado la decisión -aún le queda un compromiso por cumplir bajo el apoderamiento de Roberto Domínguez-, pero ya es público y notorio que ha puesto sus complacencias en Luis Manuel Lozano que devolvió el rosario y las fotos a Castella la misma noche que cerraba temporada en Sevilla. Al francés le duró poco el quebranto y, perro viejo, optó por el amparo de Manuel Martínez Erice.

Ésa es otra: la ausencia de relevos y la cortedad de miras de la mayoría de las empresas tienen empatanado el escalafón. No se entiende que haya toreros desilusionados y desilusionantes que siguen sumando corridas mientras hay auténticas novedades que, como Penélope, se pudren en el andén. Ya hablaremos de ello. Ahora hay que retomar el hilo de esa previsible vuelta a una normalidad que no es tal. El acoso antitaurino, los estragos de la crisis económica y la desercción de algunos públicos son amenazas que empresas y matadores -los ganaderos bastante tienen con pagar el pienso- no están sabiendo afrontar. Han preferido darse de palos en vez de hacer frente común.

El caso es que con la temporada vencida, la plaza de Sevilla  vuelve a dibujarse nítidamente en el horizonte. Nadie quiere decir nada pero ya se trabaja con cautela para recomponer los platos rotos. Manzanares no volverá a apuntarse a bombardeos que no le van; El Juli   ha devuelto la armadura y la bacina al desván; Talavante no puede permitirse ciertos lujos que lo pueden dejar como el gallo de Morón: cacareando y sin plumas…

Pero en este recorrido por la nómina de replicantes hay dos incógnitas. No sabemos, ni remotamente, que andará pasando por la cabeza de Morante de la Puebla aunque sí conocemos al dedillo algunas de las sorprendentes exigencias que hizo llegar a la empresa para fumar la pipa de la paz. Tampoco podemos aventurar la actitud que tomará Miguel Ángel Perera, campeón de la temporada,  hombre de fuertes convicciones y de una sola palabra.

Pero la flexibilización de posturas, a un lado y otro de la mesa, son urgentes y necesarias para reconducir la situación. La resolución del conflicto sevillano será el primer paso para aventar el aire viciado que se respira pero, sobre todo, para salvar la delicada situación que atraviesa el escenario más lujoso del toreo. Ya saben que las piedras rebotaron en las cabezas que las lanzaron y a nadie le interesa repetir el desastre. Nos vamos: el sábado toca pinzoniana y el domingo, cierre de temporada en Sevilla. Lama de Góngora pone todas las fichas en el mismo casillero. Suerte.

►Los trabajos originales de Álvaro R. del Moral, cronista de “El Correo de Andalucía” , se publican en su blogs “Con la tarde colgada  un hombro”, al que se puede acceder a través de nuestra sección “10 opiniones 10” y en la dirección electrónica:
http://blogs.elcorreoweb.es/latardecolgadaaunhombro/

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *