Armiñán hijo comienza en Sevilla el rodaje de ´La soledad del triunfo´

por | 26 Ago 2011 | Las Artes

Ha comenzado en Sevilla el rodaje de la película ´La soledad del triunfo´, dirigida por Álvaro de Armiñán –hijo del director de la general serie “Juncal”–,  protagonizada por Samuel Galiardo y Ana Cuesta y que se basa en la novela del mismo título de Rafael Moreno, periodista luego convertido en apoderado de “Espartaco” y hoy dedicado, fundamentalmente, a su vocación de escritor.

En la cinta participarán también Sebastián Haro, Mercedes Hoyos, Juan Carlos Sánchez, Juan Carlos Villanueva y actores como Idilio Cardoso, María Nogales, Miguel Zurita, José Chaves, Juanlu Corrientes o Ken Appledorn y se presentará la nueva actriz Malena López Brasa.  Contará con la actuación especial del torero  Óscar Higares y el periodista y director del programa de televisión ´Toros para Todos´, Enrique Romero. El filme esta producido producida por  Teyso Media Ficción con la colaboración de Canal Sur y de la Junta de Andalucía.

Según sus responsables, la película trata de realizar una aproximación nueva al mundo del toro y a sus principales protagonistas.  ´El mundo del toro ha cambiado y la película pretende contar este cambio, la nueva realidad desde el punto de vista de su protagonista: el torero, que además de tener una formación teórica más sólida, es un ser de nuestro tiempo con los valores y los aspectos diferenciales de personas que se desarrollan humana y profesionalmente, en un mundo más global, más comunicado, pero a la vez más solitario´, explican sus promotores.

El argumento de "La soledad del triunfo" lo resume su director en pocas palabras, "un chico que llega a ser número uno, pero que se ve sólo, manejado por sus padres, y que quiere encontrarse a si mismo, recuperar todo lo que ha perdido en un camino tan durísimo de concentración, entrenamiento y entrega".

Añade Armiñán que el argumento se centra en escenas taurinas fuera de la plaza, es decir, “una película de toros, sin toros”, haciendo hincapié en lo cotidiano que puede haber también en la vida de un torero.

El director explica que la película trata "una faceta del torero mediático manejado por la prensa del corazón que, si es guapo y va vestido de luces y con tirantes, atrae", asegura. Así, la película pretende mostrar esta "nueva realidad" del torero que, "además de tener una formación teórica más sólida, es un ser de nuestro tiempo con los valores y los aspectos diferenciales de personas que se desarrollan en un mundo más global, más comunicado, pero a la vez más solitario".

De este modo, la película "enseña lo que el espectador no ve, aquello que se desarrolla fuera de los focos del espectáculo". Las pasiones e historias cruzadas de los toreros, los apoderados, los empresarios taurinos o los ganaderos, la permanente presencia del éxito, la imborrable cara del fracaso y el mundo actual de esta tradición son los principales ingredientes de la producción. Matiza Armiñán que su objetivo es "huir de los tópicos, muy dados en el toreo".

Armiñán ha explicado que el rodaje durará cuatro semanas "con un presupuesto modesto" y que "la confianza en las guionistas, Ana López y Ana Graciani, que es absoluta, tanto que en la tercera versión que me presentaron he dado el visto bueno".

El hilo argumental

Si la película es fiel reflejo de la novela en la que se basa, su hilo argumental va presentando las dificultades y circunstancias por las que discurre la vida de un torero: las vivencias de su infancia, sus inicios como maletilla, los furtivos muletazos a becerras en la oscuridad de la marisma, los primeros tentaderos, el debut sin picadores… En suma, toda la historia que le llevó por un camino lleno de esfuerzos, miedos y dificultades al final del cual se encontraría con su último y quizá más difícil toro: la soledad del triunfo.

El propio persona central de esta novela da las claves, cuando reflexiona : “Para llegar a ser el número uno, en cualquier profesión, hay que dedicarle todo el tiempo y la atención de la que se disponga. Cualquier distracción puede tirar por la borda el camino andado y el esfuerzo realizado. No caben medias tintas: para ser el número uno hay que jugar a todo o nada. Y yo jugué y pagué todos los tributos exigidos sin desfallecer”.

Se trata de un torero que consigue alcanzar las cotas más altas del triunfo, aquellas reservadas en la gloria taurina para unos pocos elegidos. Pero, ya instalado en esa cima, descubre que aquel lugar se parece muy poco al que le habían descrito aquellos que le presionaban y pedían que pusiera en juego su misma existencia para conseguirlo. Es en la soledad de esas alturas donde se encuentra por primera vez y de forma descarnada consigo mismo. Para lograr comprender el desconcierto que se apodera de su ánimo decide echar la vista atrás y analizar el camino andado.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *