Alberto Bailleres ya figura como propietario de «Zalduendo»

por | 21 Sep 2014 | Temporada 2014

Con la corrida matinal de este domingo en Nimes, el magnate mexicano Alberto Bailleres ya aparece oficialmente como titular de la ganadería de Zalduendo, que adquiriera a Fernando Domecq hace unos meses. Con todo, consultado el registro oficial de la Unión de Criadores, la ganadería aún figura a nombre de su anterior titular.

Por ahora nada ha cambiado. Por tres temporadas lo que anuncie Bailleres seguirá siendo fruto del trabajo ganadero de Fernando Domecq. A partir del cuatro año, ya se verá si se mantiene intacta la trayectoria de la ganadería o si el nuevo propietario introduce cambios en su gestión.

Hasta el momento y en los años inmediatos, hay que presuponer que la divisa de Zalduendo continuará apareciendo en las plazas principales y siempre con las figuras den el cartel, especialmente su poderdante Morante de la Puebla, que en la práctica le ha lidiado casi la totalidad de la camada durante esta temporada.

Pero luego ya se verá, que la demanda de los toreros constituye un termómetro infalible de por donde camina la nueva gestión. No hay más que recordar lo que ocurre con Fuente Ymbro, que en cuanto su propietario modificó los criterios originales de Borja Domecq con “Jandilla” cambió el panorama y hoy las figuras prefieren que las toreen otros, que Ricardo Gallardo ha empezado a enchufar importantes dosis de casta a la simiente que compró y se les hace “incómodo” anunciarse con ellos.

Que se sepa, el nuevo propietario no tiene en proyecto cambiar el nombre con el que se anuncia su ganadería española. Algo similar hizo en su día con las dos ganaderías de la que es titular en México.

Como se sabe, la ganadería de Zalduendo es la tercera ganadería más antigua de España. Oficialmente tomó antigüedad el 14 de julio de 1817, estando por detrás de las de José Vázquez Fernández, antigua Aleas –con antigüedad del 5 de mayo de 1788– y la de Juan Pedro Domecq, antes Veragua –del 2 de agosto de 1790–.

Pero sus orígenes reales se remontan a 1772, cuando la familia Zalduendo, de Caparroso (Navarra),  adquiere una punta de reses que provenía del Marqués de Santacara, a través de la ganadería de Lecumberri.  Sin embargo, con anterioridad al citado 1772 los Zalduendo ya habían comenzado la crianza de toros más o menos salvajes, recogidos por los alrededores de su pueblo de origen. Como quería orientar el comportamiento de su propio ganado en la dirección de lo que tenía Lecumberri, finalmente, al vender éste compra una parte Zalduendo. Los primeros toros de este nombre que se lidiaron en Pamplona, lo fueron en el año 1804, aunque en 1800 ya se habían lidiado seis novillos del mismo hierro.”.

En el seno de esta familia se mantiene prácticamente hasta el final de la Guerra Civil, en 1939, cuando la adquiere el entonces mayoral Martín Amigot Sesma, de Tudela (Navarra), conservando el hierro, la antigüedad y divisas originales. Los herederos del nuevo titular la mantuvieron hasta 1965, cuando la adquirió la sociedad Villaralto S.A., que a su vez en 1971 la vendió a don Juan Villar González, de Jerez de la Frontera, que la anunció como Villar Vega. Con este cambio la ganadería  ya deja de tener sangre navarra.

En 1983 volvió la ganadería a tierras navarras, al adquirirla la sociedad formada por Florencio Marín Rivas, de Caparroso, Marcelo Santafé Martón, de Villafranca, y Javier Sarasa, de Tudela, que la anunciaron de nuevo como ganadería de Zalduendo.

Finalmente, fue adquirida en 1987 por Fernando Domeq Solis, descendiente por línea materna de los Beaumont de Navarra  –que habían en estado en los primitivos orígenes de la ganadería– , quien mantiene hierro y la antigüedad de Zalduendo, pero elimina todas las reses adquiridas y la forma con la parte que le correspondió de la división de la ganadería familiar de Jandilla. Ahora, en 2014, pasa a las nuevas manos de Alberto Bailleres, que ya ejerce como titular oficial.

Yerbabuena ya tiene propietaria oficial:
un manto de silencio

Por otro lado, después de más de un año de haberla adquirido Rocío Leonor Torres Carcasi, ganadera de bravo y empresaria minera de Perú, ya figura en el Registro oficial de la UCTL como propietaria de la ganadería de “Yerbabuena”, que en agosto del pasado año había adquirido a José Ortega Cano, a través de la sociedad mercantil “Los Raudales Sociedad Limitada”.

Desde que la adquirió, no se tiene noticia alguna de que haya lidiado en las plazas reses de su ganadería, ni de que se haya modificado la doble procedencia que en su día seleccionó Ortega Cano.

De hecho, si se repasan las hemerotecas tan sólo se localizan  noticias relacionadas con la operación de compraventa. Ni siquiera la titular se ha dejado ver en público, hasta el punto que tan sólo se cuentan con unas pocas imágenes suyas, todas antiguas y procedentes de Perú.

Incluso, el antiguo portal de internet que tenía esta ganadería, donde junto a la información propiamente de bravo se publicitaban sus instalaciones para la celebración de eventos, ya no figura accesible.

Apóyanos compartiendo este artículo:
Taurología

Taurología

Portal de actualidad, análisis y documentación sobre el Arte del Toreo. Premio de Comunicación 2011 por la Asociación Taurina Parlamentaria; el Primer Premio Blogosur 2014, al mejor portal sobre fiestas en Sevilla, y en 2016 con el VII Premio "Juan Ramón Ibarretxe. Bilbao y los Toros".

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *