Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Abre puertas a establecer nuevos estudios sobre la Fiesta
Ortega y Gasset y los toros
Ortega y Gasset con Cossío y Domingo Ortega, en su finca de Navalcaide
"Su obra imperecedera y genial surge no sólo en el sentido de su tiempo, sino la eficacia de su retórica, para penetrar en un mundo de ideas que abarca la historia, las costumbres, los secretos del paisaje, el arte, la poesía, la política, la metafísica y como no podía ser de otra forma…también los toros", escribe Ignacio de Cossío en este artículo, en el que reproduce su interesante intervención a la tertulia promovida por el Centro de Asuntos Taurinos de Madrid. "Su máxima aportación a la tauromaquia fue la idea de la publicación del "Tratado Técnico e Histórico Los Toros", más conocido popularmente como ELCOSSIO. Ortega con el mismo acierto de un buen apoderado taurino ficha a Cossío, para emprender la más ambiciosa aventura editorial del mundo de los toros", explica el autor
Actualizado 4 junio 2015  
Ignacio de Cossio   
 Las raíces del pensamiento de Ortega y Gasset sobre la Tauromaquia
 Ortega y Gasset vuelve a Las Ventas

El maestro D. José Ortega y Gasset, fue una de las inteligencias más penetrantes de todos los tiempos, y no sólo en España, pero asimismo fue el filósofo más popular. Su obra tiene un peso que rebasa los límites de la retórica y conquista las multitudes. Maestro lleno de discípulos e imitadores que junto a otros de su generación ayudaron a traer a nuestro país aires de fuera.

Es muy fácil ir a la moda, lo difícil es usurpar la personalidad. El secreto de la elegancia no está en imitar, sino en ser distinto a los demás, aunque nos vista el mismo sastre.

Su obra imperecedera y genial surge no sólo en el sentido de su tiempo, sino la eficacia de su retórica, para penetrar en un mundo de ideas que abarca la historia, las costumbres, los secretos del paisaje, el arte, la poesía, la política, la metafísica y como no podía ser de otra forma…también los toros.

Su máxima aportación a la tauromaquia fue la idea de la publicación del “Tratado Técnico e Histórico Los Toros”, más conocido popularmente como ELCOSSIO. Ortega con el mismo acierto de un buen apoderado taurino ficha a Cossío, para emprender la más ambiciosa aventura editorial del mundo de los toros. Así le hace saber a Cossío mediante su pariente José María de Corral, catedrático de Medicina de su interés porque sea él y no otra persona, quien emprenda esta publicación.

 “No hay razón, decía el propio Ortega con la pluma de Corral y transcribo literalmente la carta de Corral a Cossío que se conserva en la actualidad en la Casona de Tudanca fechada en Madrid el 8 de noviembre de 1934, para desdeñar un arte milenario tan nuestro y que creo era el momento de hacer una cosa en serio y dirigida por un literato de nombre como el excelente taurófilo y taurólogo, como literato e investigador que se aúna en José María de Cossío, para hacer un Diccionario Taurino”.

Durante la entrevista entre Ortega y Cossío en la navidades del 35, el primero las resumió diciendo: “Hay llegado el momento reflexivo de la fiesta. Desde el apogeo con Joselito y Belmonte, esta en el momento de madurez que puede convertirse en éxodo y putrefacción. Es más interesante reaccionar sobre la fiesta que espolearla, quien sabe que metas…ese mundo popular de los toros que ha sabido llevarla hasta la perfección en que la contemplamos es el llamado a hacerla continuar. Nuestros consejos y nuestra opinión puede ser perturbadores en cambio puede ser fecundo cuando ilustre sobre lo que la fiesta ha sido y sobre todo lo que puede significar.”

En 1925 comenzaron las colaboraciones de José María en la Revista Occidente, que dirigía Ortega, con artículos sobre el Siglo de Oro, junto a la preocupación por la literatura catalana y portuguesa. En 1931 publica Cossío su primer tratado taurino, estudio y antología: “Los toros en la poesía castellana”, obra que por otra parte obtendría seis años más tarde el prestigioso Premio de la Real Academia Española Fastenrath.

En enero de 1935, justo a los cuatro años de la publicación de la mencionada obra y por indicación de Ortega, por entonces Asesor Literario de Espasa, Cossío empieza  a escribir ELCOSSIO, un trabajo intenso que le llevó casi una década para ver publicada dos de los cuatro voluminosos tomos con más de 4.000 paginas en total. Años más tarde con la publicación del IV y último tomo realizado por Cossío, llegó a afirmar el propio autor que había mantenido al corriente a Ortega de la marcha del trabajo desde su inicio con la elaboración del título hasta la última página. Del resultado Ortega llegó a decir que era a todas luces la obra más importante realizada sobre una actividad española concreta. Han transcurrido casi un siglo después y sigue siendo la más completa.

Decía Cossío en la muerte de Ortega: “Su idea era recoger en un libro los aspectos de la fiesta que pueden interesar a un aficionado y los históricos que pudieran interesarle, aun rara vez le interesen. Así mismo debieran tener cabida un panorama de la influencia en el arte, en la vida social y en cuantas actividades españolas han sufrido el influjo de la fiesta taurina….la piedra había ido por donde Dios quiso, pero fue su mano la que la había lanzado”.

Los nuevos ensayos de Ortega descubiertos recientemente por la Fundación que lleva su nombre, a través de uno de sus biógrafos como Felipe González Alcázar nos acerca desde la Revista de Estudios Ortegianos, a los testimonios más íntimos y poco conocidos como el texto inacabado de “Paquiro o de las corridas de toros”; sus años de infancia junto a su padre José Ortega Munilla, apoderado, aficionado de lustre y crítico taurino de la revista “El Chiclanero”, que sin lugar a dudas sirvió para establecer la primera aproximación a la fiesta para con el tiempo saberla defender.

Sus primeras tardes en la plaza viendo torear a Lagartijo, sus tardes en el campo participando en herraderos, tentaderos y estableciendo una buena amistad con toreros como Juan Belmonte y especialmente Domingo Ortega son claros ejemplos de la afinidad que sentía por la fiesta y sus protagonistas. A éste último diestro le dedicó incluso un anejo bajo el título “Retrato del Primer Toro” que sirvió para prologar más tarde el texto de la conferencia pronunciada por el diestro toledano en 1950 en el Ateneo de Madrid. Pero quizás el libro “La Caza y los toros” puede contener las frases más definitorias de toros que el ilustre pensador madrileño nos inmortalizó acerca de las corridas toros, personalmente rescato para esta ocasión dos de ellas:

-- “No se puede comprender bien la historia de España, desde 1650 hasta hoy, quien no se haya construido con rigurosa construcción la historia de las corridas de toros en el sentido estricto del término.”

-- “La historia de las corridas de toros revela alguno de los secretos más recónditos de la vida nacional española durante tres siglos. Y no se trata de vagas apreciaciones, sino que otro modo no pueden definir con precisión la peculiar estructura social de nuestro pueblo, durante esos siglos, estructura social que es, en muy importantes órdenes, estrictamente inversa de la normal en las otras grandes naciones de Europa”

Recordaba Cossío que fue Ortega quien encontró un grabado localizado en Augsburgo de un antepasado del toro “Uro” precisamente en una carta Leibnitz fechada en el siglo XVIII.

De todas las anécdotas de Ortega con la fiesta tan sólo destacar la acaecida en un restaurante en Madrid. En dicho almuerzo Ortega pidió a Cossío que le presentara a Rafael El Gallo y éste al despedirse Ortega, comentó que quién era la persona que les había acompañado en tal feliz velada. A lo que Cossío respondió se llama Ortega y Gasset y es el mayor filósofo de España, a lo que el torero respondió: “Hay gente pa tó!

Estoy convencido que su formación académica en Alemania debió hacer mella en Ortega a la hora de generar la idea del diccionario taurino, pues en tierras germánicas es bien sabido la larga tradición y numerosas referencias que cuentan en cuestión de tratados y diccionarios realizados por estudiosos e investigadores que alcanzan a abordar casi todas las materias existentes desde la medicina, la historia o el derecho entre otras muchas. Llego a la conclusión que Ortega que no fue una aficionado de un profundo compromiso diario pero si que se sirvió de la fiesta como excusa, pretexto, salto y cimiento para poder asentar sus reflexiones y con ellas su visión especial de la vida, elevándola a la categoría cultural y artística que hoy conserva intacta. Por todo ello aún resuenan sus palabras sinceras más que nunca:

“No soy un aficionado a los toros. Después de mi adolescencia son contadísimas las corridas de toros a las que he asistido; las estrictamente necesarias para poder hacerme cargo de cómo iban las cosas. En cambio he hecho con los toros, lo que no se había hecho: prestar mi atención con intelectual generosidad al hecho sorprendente, que son las corridas de toros, espectáculo que no tiene similitud con ningún otro, que ha resonado en todo el mundo y que, dentro de las dimensiones de la historia española en los dos últimos siglos significa una realidad de primer orden”.

Estoy de acuerdo con el profesor Alberto González Troyano, Ortega nos abre puertas a establecer nuevos estudios sobre la fiesta que parecen ocultos tras la filosofía de la corrida y diría más entre los públicos de sus plazas, los protagonistas e incluso el toro.

La exposición de Las Ventas no podría llegar en momento más apropiado e invito a sus organizadores a que cojan el guante de José Varela Ortega y Gasset, nieto del gran Ortega y que tengan el valor y la determinación de llevarla a San Sebastián y a Barcelona para seguir espoleando a los últimos taurinos que por allí siguen atrincherados.

El autor
Ignacio de Cossío y Pérez de Mendoza (Sevilla, 1973) forma parte de una familia estrechamente relacionada con el mundo del toro. Es sobrino del académico José María de Cossío y del rejoneador JosechuPérez de Mendoza. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Gales-Ceade, ejerce como escritor, periodista y crítico taurino. Destacan sus libros ´Cossío y los toros´, ´Grandes faenas del siglo XX´, ´Flamenco´, ´Tauromaquia´ y ´El Maestro Cañabate´. Ha participado como conferenciante en numerosos foros.  Entre los premios recibidos está el Giraldillo de Honor 2009 de la Cátedra Taurina del Instituto de Temas Sevillanos, a su trayectoria profesional, y el Premio Nacional de Radio 2014 “A la Difusión de la Tauromaquia en la radio”.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Firma invitada
La alarma se enciende en las islas
Las suertes de la "mamola" y la "memela".
Manuel Rodríguez "Manolete": 100 años del mito que revolucionó la tauromaquia
Demasiados toros sin suerte...
Manolo Montoliú, inolvidable
Sevilla: primera batalla por el cetro
Un ´melange´ para el entretiempo
Y eso no se sabrá nunca
A Las Ventas, sí, pero sin cuchillos
Sevilla: El precio de los abonos 2017
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid


Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |