Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Las mil mezclas, los males del toreo
Es Montesquieu, estúpido
Cuando se anda buscando el final de invierno, ni si quiera se han planteado soluciones a ninguno de los males internos del toreo. Como escribe Juan J. Sánchez, para que todas esas innumerables mezclas entre apoderados, empresarios, ganaderos toreros, etc., no perviertan los carteles hace falta un nivel de honradez escaso en la sociedad actual e inconcebible en el mundo del toro en particular. Excepciones habrá, como en casi todo, pero no son significantes.
Actualizado 30 enero 2017  
Juan J. Sánchez   

Se nos acaba el invierno taurino con las primeras citas del año y el anuncio de las primeras ferias de la temporada. Y se nos va sin no ya ponerle remedio, al utópico, si no ni siquiera plantear soluciones, a ninguno de los males internos del toreo.

Ahora que por fin parece que, con la Fundación, estamos poniendo los cimientos de la defensa hacia fuera, yo me voy a centrar en los problemas de dentro. Y como no pretendo que se venga abajo la página con un texto interminable, me voy a centrar en el que más daño creo que nos está haciendo. Cada uno tendrá el suyo.

Empresarios-apoderados. Apoderados-Ganaderos. Empresarios-ganaderos. Toreros-empresarios. Comentaristas-toreros. Toreros-ganaderos. Narradores-jefes de prensa. Jefes de prensa-críticos taurinos… Y así todas las combinaciones que se os ocurran. Si se puede escribir, existe.

Yo te pongo a los tuyos aquí, tú me pones al mío allí, y allá. Yo tengo a tres, si me los pones a todos, hacemos un pack. Mi torero mata mis toros. Esa corrida es de jóvenes, pero si se cae uno, o metes a éste o mano a mano (hay que ser pirata…). En mi feria, mis toros. En mi canal, mis toreros, y mis torero, y mis toreros.

Para que todas esas mezclas no perviertan los carteles hace falta un nivel de honradez escaso en la sociedad actual e inconcebible en el mundo del toro en particular. Excepciones habrá, como en casi todo, pero no son significantes. Es algo que marca el devenir de la temporada de principio a fin, aunque por sabido y manido casi no le demos importancia. Pero de vez en cuando es tan flagrante que se nos enciende el pilotito de alarma.

Ahora ha sido Málaga, con el revoltijo de intereses para enfrentarse a Bailleres, que deja como víctimas colaterales al resto de empresas que optan a la plaza, porque no les dan cartas de compromiso de los toreros, una parte importante de la puntuación. Así lo han denunciado los hermanos Garzón. Que si ganaran, a todas luces imposible, tendría cola de esos mismos empresarios-apoderados-ganaderos para contratarse. Y ésta es sólo una más.

Los toreros a torear, y a buscar apoderados independientes, que den guerra, no que sólo se apelliden así. Los empresarios a montar festejos sin ventajismos, y si quieren ser ganaderos, que tengan la decencia de no anunciarse en sus propias plazas hasta que haya manifestaciones de aficionados en la puerta de la oficina pidiéndoselo. Los comentaristas a comentar, los ganaderos a lidiar. Fácil. Es Montesquieu, estúpido.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Media de remate
Elige vida
No se defiende sola, ya no
No hay nada igual
La suerte
"Momentum"
La maldición del azulejo
La tarde se iba
El enchufismo
Hacer el toreo
Las novilladas de Madrid
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos


Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |