Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Un articulo en "La Noche", de 1911
Miguel de Unamuno: Bárrurá, neure anájeák bárrura¡ (Adentro mis hermanos, adentro¡)
Miguel de Unamuno, en la plaza de toros de Zaragoza
Si para no distraer la atención sobre lo principal dejamos a un lado su conocida psición crítica respecto al nacionalismo vaco, el bizkaitarrismo, resulta interesante el pensamiento de Miguel de Unamuno respecto a la proyección social que genera el mundo del toro. En este artículo, poco conocido y publicado en diciembre de 1911 en el diario madrileño "La Noche", se refiere a los efectos positivos que para la realidad vasca aportaron los toreros vizcainos de su época con sus actuaciones en las distintas plaas del país, hasta el punto que les adjudica un destacado papel en esta tarea: Pero, además, frente a quienes sostienen una posición crítica frente a la Tauromaquia, Unamuno escribe que la plaza de toros es una "además de cultural, una institución benéfica".
Actualizado 27 abril 2017  
Miguel de Unamuno   
 Las controvertidas opiniones de don Miguel Unamuno sobre los toros

Hace nueve años provoqué en mi pueblo natal, Bilbao, una protesta del bizkaitarrismo porque llevado de mi amor, cada día más fuerte, a mi casta y mi tierra nativa, fuí a decir a mis paisanos que se resignaran a la perdida de nuestra antiquisima y venerada lengua eusquera, pues tal era la  condición indispensable para que podamos influir en el resto de España o de imponer en ella, si podemos, nuestro ideal de vida. Así como en las guerras modernas no cabe defenderse con venerable espingarda heredada de los puelbo contra los que vienen armados de mauser, asi no cabe en las luchas de cultura defenderse con un idioma como el vascuence contra el castellano ó el francés.

Y una parte de mis paisanos, los más bulliciosos y levantiscos, es decir, los menos reflexivos, no vieron todo lo que de intenso amor a mi tierra, y sobre todo a mi pueblo, Bilbao, y de fe en él había en mis palabras.  Ni quisieron, al pronto al menos, darse cuenta de que yo actuaba allí de ultrabizkaitarra, o, mejor dicho, de ultrabilbaotarra, que yo iba a predicarles el que, sacuendiendo el espirutu, recelos y meramente defensivo aislamiento, se lanzaron a un cierto imperialismo, a tratar de ser en España el nucleo dirigente. Medía a todos mis paisanos por mis propios arrestos y aspiraciones. Pero visto como respondieron a mi voz, temí haberme equivocado.

No me equivoque, sin embargo. Mis palabras, por lo mismo que protestadas en un principio, ahondaron y arraigaron en buena tierra. Mi excitación a que se metieran en el empeño de influir en el resto de España fue poco a poco surtiendo su efecto. Y hoy se ve a las claras sus resultados.

Y no es la acción de los mineros, no es tampoco la de aquellos que empiezan a comprar en Castilla tierras para renovar los metodos de cultivo; no es el desarrollo de la industrua de diputados de exportación y de nuevos condes, florenciendo hoy en mi país natal. Ni es tampoco el nucleo de escritores, pintores, escultores y musicos vascos, cada vez más conocidos y mas influyentes en España. No; es algo mas espiritual.

¿Cuál es, en efecto, hoy la actividad cultural más adecuada pafa conquistas el alma española? El torerismo. ¿Y donde florece con mas empuje que en Bilbao?

Sí: aquellos mismos ardientes bizkaitarras que protestaron de mis palabras han abrazado mi bandera y seguido mis consejos, porque el torerismo bilbaino, es, digase lo que quiera, hijo de la misma madre que aquel. Y ahí tenemos al “Chiquito de Begoña”, al “Cocherito de Bilbao”, al “Torquito”, al gran busturiano Lecumberri – que según me han explicado, pues yo no le he visto, torea en vascuences sin traducir-, llevado por dondequiera de España la gloria de Vasconia o Baskonia según los tauromacos de mi tierra. Y no faltará pronto erudito paisano mio que probará que las corridas de toros empezaron en mi tierra y en vascuence. Y desde luego se refresca la memoria de “Martincho”, el de Deba, y el “Ostión”, que fue en mi niñez uno de aquellos hombres por quienes mas temeroso respeto sentía yo. ¡Tenía una lengua…! Y yo me crié en Bilbao, junto al Matadero donde el “Ostioncito” empezó su brillante carrera de gloria.

A mi ilustre paisnao el “Cocherito”, gloria inmarcesible de la Invicta Villa de Bilbao, que ha mecido sus sueños de gloria y los mios, acaban de obserquiarle nada menos que en Sevilla. ¡Nada menos que en Sevillla, digo! ¡Y luego dirán que no vamos los vascongados conquistando espiritualmente a España!

¡Eso se llama haber apuntado y llegado a la medula!  Andaban mis paisanos los unos denunciando y explotando minas en toda España, los otros armando flotas, éstos comprando y cultivando tierras, aquellos comprando distritos electorales, algunos escribiendo en diarios, revistas y libros, quienes pintando, escultpiendo o cantando; pero esta no pasaba de la corteza del alma nacional. Pero han venido los grande toreros vizcainos, la excelsa escuela tauromaquica bilbaina, y todo ha cambiado. ¡Como se estremecra de gozo en su sepultura, aquel carpintero Cortés, constructor de ataudes, que fue el primero en fundar una escuela de tauromquia en Bilbao!

¡Profunda revolución! Al papel diario que en Bilbao mantiene inhiesta la bandera de la ortoxia catolica, del bizkaitarrismo – cada día trae un articulo en vascuence que nadie lee- y de la  artera insidia, le han dado fama, sobre todo sus revistas de toros, que son desperdicios de la mas chabacana y ramplona gracia flaenca. ¡Profunda revolución!

Y luego ese Lecumberri, el ex piloto busturiano, la más genuina y pura encarnación de la teoria bizkaitarresca, el que anda con los toros a puñetazo limpio. ¡Qué loco entusiasmo me dicen despertaba en aquella  Guernica de las entretelas  de su corazón y de mis más dulces recuerdos, en aquella patria de mis amores, que es cabecera de Busturia, cuna del gran torero en vascuence! ¡Eso es un heroe!

Heroe era tambien, sin duda, aquel Baltza, el zapatero que cantaba –no tocaba, porque era sin instrumento- la Marcha Real con el orificio opuesto a la boca. ¡Estupenda azaña! Pero esto apenas ha trascendido en Guernica, aun con todo y ser tan admirable.

Con Marcha Real o sin ella, es el caso que mis paisanos se aprestan ya a conquists espiritualmente a España con palillos, estoque y muleta. Y el día en que consigan por completo depositaré es mi vieja y cansada pluma, esta pluma que ha sido el organo de expresión de mis amores a la tierra que me ha hecho lo que soy y a la que debo cuento valgo, la depositaré al pie de la Plaza de Toros de Bilbao, que es, además de cultural, una institución benefica.

Hubo un tiempo en que, entre los aldeanos de mi tierra, el mote de zezenevistarrak, es decir de la tierra de los toros, era algo despectivo. Se empieza a conocer lo equivocado de ese sentimiento, y que es por los toros, por esta fiesta profundamente ortodoxa y, por lo tanto, enminentemente tradicionalista, por donde hay que conquistar a España. Una brega de “Cocherito” vale más que un discurso de Vázquez Mella y mas que valdría una batalla de Zumalacarregui. Hora era ya de que se empezara a ver claro.

Por mi parte, me felicito cada vez más de aquellas protestas con que hace nueve años se acogieron en mi pueblo mis palabras, pues veo que éstas prendieron en buena tierra, y que mis paisanos, dejandose la coleta y con estoque en la diestra y muleta en la siniestra, se disponen a regenerar España.

Bárrurá, neure anjeak, bárrurá!

© La Noche, Madrid 10 de diciembre de 1911

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Hemeroteca taurina
Ser torero y hacer de torero
La Beneficencia de 1947, triunfo y cornada en la última tarde de "Manolete" en Madrid
La primera feria de don Livinio: cuatro corridas, cuatro llenos y Pepe Luís mató la de Miura
Los que van con el torero
Los trajes de luces y el sentido de la estética en los toreros
Luís Bollaín: El tono trágico del trágico arte del toreo
Alfonso Navalón: "Por tierras de Salamanca"
La alternativa de Cocherito de Bilbao, hace más de un siglo
Un hombre ha muerto: la cornada de Antonio Rizo en Bilbao
5 opiniones 5 sobre el acontecimiento de Illumbe
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |