Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La incógnita pendiente de ser despejada
¿En el mercado de los toros hay espacio para dos canales de televisión de pago?
La competencia siempre es buena, se reitera en el mundo de los negocios. Consumidor/aficionado al margen, que debe ser el beneficiario principal, haciendo algo así como las "cuentas de la abuela" habría que matizar semejante afirmación con un según y cómo: es buena para quien gana, pero pésima para el que se ve fuera del mercado. A partir de una pocas semanas, el sector taurino se encontrará con dos ofertas: la tradicional del Plus y la nueva Taurocast. Dos propuestas por ahora muy desiguales en tecnología y dimensión a día de hoy, como corresponde a quien lleva años y a quien acaba de llegar, pero que se debe presuponer que en un futuro cercano aspiran a establecer competencia en busca de nuevos compradores.
Actualizado 6 mayo 2017  
Redacción. Servicio de documentación   
 Se presentó Taurocast, "una forma distinta de contar los toros"
 En el horizonte de los toros en TV aparece Tauro Broadcast, al estilo de lo que ocurre con el fútbol

Cuando el canal Toros TV, hoy gestionado por Movistar+, anda un poquito como pollo sin cabeza, surge la competencia de Taurocast, la oferta creada por Javier Tebas y que tendrá a Manolo Molés como cara más visible.  La pregunta nace sola: ¿en el mundo del toro hay espacio para dos ofertas de pago de televisión de temática tan concreta?

Toda ampliación de las ofertas resulta, en teoría, interesante, porque se supone que irán en beneficio del consumidor, en este caso del aficionado, que de esta forma tiene donde elegir. Cuestión muy diferente es si las respectivas cuentas de resultados vayan a soportar semejante envite.

Probablemente ha sido pura coincidencia de circunstancias, pero la nueva oferta nace en un momento de dudas dentro del canal tradicional. Parece evidente que entre lo que ofertaron durante las Fallas ha mejorado sensiblemente en el tramo final de la feria sevillana, no así en su primera semana, porque la calidad de la programación ha subido de tono. Especialmente ha mejorado mucho el papel de Chapu Apaolaza, ya asentado en su nueva misión. Pero Toros Tv, hoy sin cabeza rectora conocida, no cuenta a vista del suscriptor con un proyecto bien definido, que hace que cada día se convierta en un cierto cajón de sorpresas.

En este sentido, aparece y desaparece según los días la  tertulia postfestejo, que se había convertido en uno de los espacios mas sugerentes; parece que el palco principal de las retrasmisiones anda en fase de encontrar su fórmula ideal, que no resulta indiferente si el comentarista principal es Emilio Muñoz o Manuel Caballero, y en el que está irrumpiendo con fuerza el recién ascendido Maxi Pérez; la serie anunciada a bombo y plantillo de Manolo Molés no aparece  --y ahora se comprende por qué--, y las caras y voces cada día aparecen bajo un registro diferente: lo mismo andan haciendo entrevistas en la calle que ejercen de protagonista principal. Lo único que se sigue garantizando es la siempre excelente realización de Víctor Santamaría.

Es lo que suele ocurrir cuando un proyecto no cuenta con una mano rectora, que lleve sus riendas con una orientación bien definida. La salida de Hugo Costa como responsable de los canales temáticos de Movistar+, tan sólo confirmada por un twist del interesado, lo ha dejado por el momento descabezado. Como tampoco las funciones que antes ejercía Manolo Molés han sido retomadas por su sucesor, todo eso se trasluce en el resultado final, el que se ve en la pequeña pantalla[1].

Cuenta a su favor, desde luego, con un elemento principal: un fondo documental muy importante, consecuencia del trabajo desarrollado desde los tiempos iniciales en los que la plataforma de pago la gestionaba Telefónica, antes de absorber al Plus. Hoy por hoy, resulta ser su activo más valioso. Pero también trabaja a su favor formar parte de una plataforma digital ya muy asentada en el mercado, con una oferta muy diversas y de fácil acceso.

La cuestión será 2018

Frente a esta realidad en su etapa inicial Taurocast sólo tiene detrás la declaración de buenas intenciones de su promotor principal, Javier Tebas, que este lunes dia 8 se explicitará con detalle. Y es normal que así ocurra: cuando no se ha hecho más que nacer, no se puede pretender que su sistema tecnológico innovador sea generalizadamente conocido por la clientela principal, ni ha dado lugar a una oferta específica, más allá de su apuesta por Francia.

Por eso, lo lógico es tomarse sus proyectos para la actual temporada como una especie de programación en pruebas. Habrá que esperar a 2018 para comprobar cuál es la entidad real del nuevo canal, cuando ya compita con ofertas por las grandes ferias españolas y cuando la clientela se haya habituado a su sistema de contratación y visión. En este momento va a limitarse a ofrecer un paquete de retransmisiones, sin entrar en una programación específica y variada. En este sentido, resulta hoy por hoy muy poco homologable con lo que hace Toros TV.

En este periodo transitorio, comprobaremos si una oferta taurina fundamentada en las plazas francesas tiene o no tirón suficiente como para captar compradores, aunque se les oferte a bajo precio. Como se podrá evaluar el impacto que esta propuesta tiene en otros países de tradición taurina. Pero, ademas, deberá demostrar si tiene voluntad y capacidad para ofrecer algo más que festejos en directo.

Pero para entonces la nueva propuesta también tendrá que haber puesto sobre la mesa su músculo financiero a la hora de conseguir contratos en competencia con una empresa consolidada y que tiene detrás a una de las grandes telecos mundiales. Para entonces también se habrá definido la respuesta y la credibilidad  que el Sector --empresarios y torero, fundamentalmente-- concede a los que acaban de llegar, que aquí no todo puede fiarse al hipotético cliente, también los protagonistas tendrán algo que decir.

Parten desde luego con el know-how que pueda aportar Manolo Molés, que no es pequeño después de tantos años de experiencia; con lo que no cuentan por el momento es con la capacidad financiera de una macroempresas como la que soporta hoy el antiguo Plus, que algún movimiento hará sobre el tapete del mercado.

Si es cierto, como ha declarado Javier Tebas a “El Mundo”[1], que detrás de Taurocast "no hay ninguna productora o gran inversor, para bien o para mal", sino tan sólo un grupo de "aficionados que le dio muchas vueltas a tratar de innovar de verdad en el mundo del toro”, las posiciones empresariales de partida para una competencia resultan profundamente desiguales. Por más que sea cierto que en un mercado libre “no hay enemigo pequeño”, las diferencias condicionan mucho todo proceso de competencia.

Un temor razonable

Así como las ventas de productos siguen una curva creciente en España, como demuestran las últimas cuentas trimestrales de las grandes distribuidoras, no ocurre de igual forma en el campo de la comunicación social. En nuestro país, como en otros, no se da aún el hábito arraigado del pagar por ver, como pasa también en el pagar por leer, aunque en otras actividades las ventas a distancia crezcan. Por eso, la conservación de la clientela propia en este caso adquiere tanto valor.

La lógica lleva a pensar, a la vista de otras experiencias, que en los primeros ejercicios Taurocast difícilmente pueda entrar en beneficios y amortizar toda su inversión inicial. Nada diferente a lo que ocurre en todo negocio. Resistir, pues, en el mercado va a depender de su capacidad financiera.

En nuestro caso, hagamos un cálculo hipotético. Supongamos que Toros TV tiene una media de 80.000 suscriptores, gracias a los cuales sus cuentas de ingresos y gastos empatan. Si el nuevo canal se hace sólo con el 10% de sus clientes, esto es: 8.000, lo normal es que entrara en números rojos. Con lo cual nos encontraríamos con dos canales en los que sus cuentas no cuadran. En esa hipótesis se colocaría a ambas ofertas en posición de riesgo, en lo que se refiere a los intereses del aficionado. No tiene por qué ocurrir necesariamente así, pero es un marco bastante habitual en los negocios; uno pierde el margen necesario para sus beneficios y el otro no llega al umbral de rentabilidad, con lo que al final los dos aportan números rojos.

Algunos pensaran que la solución vendrá, más o menos, como ocurrió con los derechos audiovisuales del futbol, cuando se revendieron a terceros –en este caso a Movistar TV--  con un alto margen de rentabilidad. Lo que ocurre es que el caso del deporte rey no se parece en nada, ni en ninguno de los conceptos posibles, al de los toros. Por ser diferentes en todo, ni siquiera el Sector taurino a la hora de negociar tiene una unidad interna que se acerque aunque sea de lejos a la Liga Profesional. Con lo cual se complica aun más el horizonte a futuro de Taurocast. En el caso de los toros los márgenes de maniobra empresarial son muchísimo más pequeños.

Habrá fórmulas, naturalmente, para salir de esta trampa para cazar elefantes, en la misma medida que grandes operadoras de telecos hay varias en el mundo. Lo que pasa es que, salvo Movistar, ninguna de las otras ha mostrado hasta ahora interés por el planeta de los toros. Y en esa coyuntura mantener dos canales en pérdidas constituye un riesgo para el aficionado, que puede verse privado de ambos. Es la hipótesis más negativa de las que puedan darse, pero hay que tenerla en cuenta.

Y a partir, parafraseemos el viejo refrán: “a quien la afición se la dé, los taurinos se la bendigan”.
_____________

[1] Una versión interesante sobre las interioridades en Toros Tv puede encontrarse en la entrevista a Chapu Apaolaza publicada en el blogs patrimoniotaurino.com, que se puede leer en la dirección elctrónica:
http://patrimoniotaurino.com/chapu-apaolaza-se-sienten-enganados-los-espectadores-se-dan-baja-la-fiesta/

 [2] Hugo Alguacil Pérez: “Taurocast, el regreso de Manolo Molés”, en
 http://www.elmundo.es/television/2017/05/06/590cb9aee5fdeacd1a8b46d1.html

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Informes
11 de agosto: entra en vigor la ley antitoros de Baleares; se abre el plazo para recurrir al TC
Las justificaciones para la "corrida a la balear" invaden las competencias del Estado
Frenar la "corrida a la balear" exige que el TC se pronuncie sobre lo que eludió en el caso catalán
Repercutir la bajada del IVA en el precio de las entradas sí es relevante
Objetivo prioritario: recuperar la bravura
EL PAÍS: El cierre fallido de la plaza de Las Ventas está plagado de puntos oscuros
Las Ventas: después del barullo, quedan los datos
Embrollo de Las Ventas: la Comunidad lo niega y el Ayuntamiento lo confirma
La verdad permanente que se vive en los ruedos
Sobre los toros, sus reglas y cómo acabar con ellos
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid

Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |