Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La polémica sobre el cierre o no cierre
La lamentable actuación de las autoridades en Las Ventas
La noticia no es precisamente una anécdota; la polémica posterior, tampoco. Se trata de unos hechos muy graves, se miren por donde se miren. De un lado, el Ayuntamiento de Madrid se declara partidario de suspender la temporada taurina en Las Ventas, la primera plaza del mundo, en base a razones de la inseguridad del recinto. Del otro, la Comunidad de Madrid, la propietaria, considera que, sí hay que hacer obras, pero "en diferido": por fases y a lo largo de unos años. Lo único definitivo es que los eventos no taurinos –indispensables para la gestión de la plaza-- no reciben la preceptiva autorización municipal. Como seguro es que el prestigio de las instituciones queda por los suelos. Las nubes se vuelven bastante oscuras sobre la calle de Alcalá.
Actualizado 22 junio 2017  
Redacción   

La noticia, tenga el final que tenga, no resulta tranquilizadora. Las autoridades madrileñas, el Ayuntamiento y el Gobierno de la Comunidad, mantienen posiciones contrapuestas en aspectos básicos que afectan a la gestión de la plaza de Las Ventas.

En realidad, la decisión sobre el cierre o no cierre de la Plaza corresponde en exclusiva a la propiedad. Pero el Ayuntamiento, mediante informe no vinculante, pretende que se suspenda la actividad; como para las de naturaleza taurinas no tienen competencias, lo hacen con las extrataurinas, que sí son de su incumbencia. Y todo con un hecho relevante: si nos atenemos a la plica que ganó el concurso, gracias a las extrataurinas se podían ampliar las taurinas.  

Cuando las huestes de Carmena iban a formar su gobierno municipal, ya se hablaba de la existencia de un informe acerca de la seguridad de Las Ventas. Nunca se confirmó su existencia y menos su contenido. Pero entonces se señalaba que podría ser una forma poco engorrosa de cerrar el camino a los toros en Madrid: siempre es más cómodo adjudicar esa decisión al ladrillo que a una cuestión de ideología, cuando además la corporación municipal carece de competencias para prohibir los toros. No sabemos si ahora han rescatado de un armario aquel hipotético informe o, sencillamente, todo nace de la habitual confrontación entre instituciones. En cualquiera de los casos, muy lamentable.

Sobre esta materia, el Gobierno autonómico camina entre dos aguas, que debería explicar. En el pliego del concurso de adjudicación, obligaba al ganador a la realización –a su costa-- de una serie de obras de mejora en la Plaza. Si ahora se hace caso al informe no vinculante del Ayuntamiento, aquellas exigencias no respondían a las necesidades priotitarias y reales del recinto.

Por otro lado, se produce  un choque frontal con los intereses de los madrileños, más de 600.000 sólo en el pasado abono de San Isidro; de ser tas ciertas y tan urgentes  esas obras de acondicionamiento sobre las que disputan ambas Instituciones, resulta que entre unos y otros nos han puesto a todos en algún tipo de riesgos durante varios meses: las obras que hoy resultan indispensables también lo debían ser al comenzar el año taurino. Pero entonces todos se callaron y ahora sale el asunto a la luz. Y esto supone una indudable irresponsabilidad política por parte de ambos Ejecutivos, de la que tienen que dar cuenta y con detalle.

No se puede entender cómo  la seguridad del recinto para un festejo taurino necesite de unos requisitos diferentes a los de otro evento. Si la instalación es la misma, ¿cómo entonces el ciudadano que se sienta en el mismo  tendido tiene un diferente nivel de seguridad según vea una corrida de toros o un concierto? ¿No será que en esta permanente pugna entre políticos unos y otros se desahogan dando la patada en el trasero de los ciudadanos?

Tampoco andan lejos de dar explicaciones los actuales gestores de la Plaza. Si cuando llegaron ya advirtieron que el recinto estaba “mucho peor de lo que nos dijeron” y que necesitaba “reformas urgentes y una adecuación para garantizar la comodidad del espectador y su seguridad", ¿cómo no tomaron cartas en un asunto tanta gravedad?,¿se quedó todo en un mero asunto para despachos, a espaldas de los espectadores?

Pero si cambiamos de tema, siguiendo el pliego del concurso la plica ganadora se comprometió a potenciar actividades extrataurinas, precisamente para poder financiar un mayor uso  taurino del recinto, ambos puestos al servicio de Madrid. A mitad de partido y por la vía de los hechos se cambian las reglas del juego, sobre las que las empresas que concurrieron hicieron sus números. Cuando se ven forzados a prescindir de uno de los capítulos de ingresos, ¿a quien le corresponde resarcirle del daño económico que se le causa con este cambio en las condiciones?

Pero no se libran de responsabilidad los anteriores Gobiernos autonómicos propietarios de la Plaza. A parte de ocupar un burladero en el callejón, a la vista está que durante años no hicieron nada por el mantenimiento de las instalaciones de Las Ventas. En lenguaje vulgar, poco más que chapa y pintura.  Por ejemplo: en el archivo de la televisión autonómica habrá al menos dos videos de Esperanza Aguirre prometiendo la instalaciones en la plaza de escaleras mecánicas, precisamente para mejorar los accesos y los desalojos; luego nada se supo de aquella promesa, a la que hasta ponía fecha.

Digan ahora lo que digan, que a Manuela Carmena y a su equipo no le interesan para nada los toros, quedó claro desde el primer momento. Por eso tuvieron tantas prisas en torpedear a la Escuela Taurina del Batán y en renunciar al palco de respeto que tenía la Corporación en la plaza. Pero, por más que ahora aparezcan como los salvadores de la temporada, ¿cómo el Gobierno regional no ha sido capaz de solventar sus diferencias con el Ayuntamiento de Madrid en una materia de por sí delicada?

Luego se lamentan que a los políticos les nieguen los ciudadanos toda credibilidad. Pero, ¿cómo no va a ser así, cuando se ven cosas como las que ahora pasan en Las Ventas?. Al final,  el pulso entre Cifuentes y Carmena lo pagamos entre todos. Para eso no les elegimos ni a una ni a otra.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid
Tres referentes para el largo serial de San Isidro
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
A pesar de todo, la peor solución es no votar
El abolicionismo imposible del Ayuntamiento madrileño
La nueva trascendencia de la sentencia del Tribunal Constitucional
Es hora de asimilar los cambios y ponerse a trabajar
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |