Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Un empeño de los Ducados de Osuna y de Santoña
Crónica de toros y toreros en el madrileño jardín El Capricho, de la Alameda de Osuna
En la quinta ilustrada de "El Capricho", en La Alameda de Osuna de Madrid, se levantó en el siglo XVIII una plaza de toros, a iniciativa de la IX Duquesa de Osuna, en la que a lo largo del tiempo llegaron a celebrarse algunos festejos taurinos. Aún se conserva esa bella placita de talanqueras, poco conocida y olvidada por la historia taurómaca. En esta tercera edición, Julia Rivera ha ampliado con nuevos aspectos este ensayo, completando así una crónica de recuperación y revisión del acontecer de la vida taurina, pero también de sus derivaciones ganaderas, que se desarrolló en el "sitio de La Alameda" durante un par de siglos.
Actualizado 7 julio 2014  
Redacción   

Con más de más de dos siglos de antigüedad, El Capricho es un jardín histórico creado por la IX duquesa de Osuna, un espacio de recreo promovido por una mujer con decidida voluntad de mecenazgo en todos los ámbitos culturales, que extendió al de la Tauromaquia. A la entrada de su bellísimo paraíso se levantaba una placita para la lidia a pie.

La historia de esta placita de toros del jardín romántico de la Alameda de Osuna y el protagonismo de la finca La Muñoza, que hizo las funciones de descansadero para los toros que serían lidiados en Madrid desde 1751 hasta 1970, nos sitúa ante una vieja tradición por los toros y por las gentes que se aficionaron en este rincón de intenso brío taurino durante los siglos XVIII y XIX.

María Josefa de la Soledad Alonso-Pimental, Condesa de Benavente y Duquesa de Osuna, dispuso que se proyectara un espacio circular con una anchura de algo más de 44 metros de diámetro ante la entrada de “su capricho”. Con un acceso cercano a la cañada real por la que eran conducidos los toros desde las orillas del Jarama hasta la plaza de Madrid, bien por la antigua carretera de Aragón, bien por la carretera de Barajas, para tomar la calle Alcalá.

Hoy quedan vestigios suficientes, algunos reconstruidos, para acercarnos a lo que fue esta pequeña y singular plaza.

Como explica Julia Rivera en este ensayo, está suficientemente documentado que se dieron festejos taurinos, especialmente a finales del siglo XIX, época en la que el palacio fue habitado por los duques de Santoña.

La duquesa de Osuna fue una gran aficionada y mecenas de la fiesta, con especial protección y ayuda hacia toreros como Pedro Romero o José Delgado Guerra “Pepe-Hillo”.

Años después, un nieto de la duquesa de Osuna adquiriría, a la muerte de Fernando VII,  la  Real Vacada que el monarca había comprado a la testamentaría que se había hecho cargo de la afamada ganadería de José Vázquez.

Según un romance anónimo del siglo XVI, la crianza del toro de lidia en las tierras del Jarama en términos como los siguientes:

bayo, el color encendido,
y los ojos como brasa,
arrugados frente y cuello,
la frente vellosa y ancha,
poco distantes los cuernos,
corta pierna y ancha anca,
espacioso el fuerte cuello,
a quien se junta la barba,
duro el lomo, el pecho crespo,
la piel sembrada de manchas.
Harpado llaman al toro
los vaqueros del Jarama,
conocido entre los otros
por la fiereza y la casta…

A rememorar la historia de esta plaza de El Capricho y las aficiones taurinas de las Casas de Osuna y de Santoña dedica Julia Rivera este documentado ensayo, que el lector puede consultar pinchando aquí

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Ensayos
Las mojigangas en el toreo mexicano del siglo XIX
La Tauromaquia en el pensamiento de José Ortega y Gasset y Eugenio d´Ors
La recuperación de la Plaza de Sutullena, de Lorca: 125 años de historia taurina
Polémica con el autor de "¡Abajo los toros!"
LV. Una dimensión que pertenece al abstracto
LIV: Manolo Martínez: de la vida a la leyenda
LIII. Fermín Espinosa "Armillita", forjador de un gran imperio
Manolete y la prensa, una crítica relación
LII. La trascendencia de Rodolfo Gaona en el inicio del siglo XX
LI: Conclusiones del pasado, en el pórtico del nuevo siglo
PUNTO DE VISTA
La tarea pendiente de la Comunidad de Madrid

Realismo y transparencia sobre la remodelación de Las Ventas


Fuera de aquel voluntarismo de las autoridades autonómicas, cuando expresaron aquello de "todo se hará, pero poco a poco" para apagar el incendio provocado por el anuncio del cierre de la plaza de toros, nada se ha vuelto a saber de cómo y cuando se van a llevar acabo las obras necesarias en Las Ventas para convertirla en un recinto seguro. Después del abandono en el que dejaron al recinto durante demasiados años, ahora urge que se pongan en marcha las soluciones. Y éstas comienzan por introducir transparencia y realismo en todo ese embrollo.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |