Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Una posible dimensión de sus efectos prácticos
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
Plaza de toros de Pamplona, en un acrílico de Crucita Gutiérrez Segovia
Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.
Actualizado 19 marzo 2017  
Redacción   
 El proyecto de Reglamento Taurino de Navarra desregularizaría los elementos propios de la lidia

Más que con preocupación diríase que es con desconcierto  como el Sector ha recibido el proyecto de nuevo Reglamento Taurino que ha puesto en marcha el Gobierno Foral de Navarra. Entre otros aspectos, por los efectos desregularizadores que pueda representar en cuanto se refiere al desarrollo de la lidia.

A modo de ejemplo, se ha escrito, de manera muy descriptiva, que si  entrara en vigor podría darse el caso que en una corrida de toros todos los matadores decidieran actuar con una única cuadrilla. O que puedan ser los lidiadores que marquen el propio desarrollo de cada uno de los tercios tradicionales.

Y en efecto, sobre el papel  puede ser así. Pero con una salvedad a nuestro entender muy importante: el texto reglamentario propuesto no fija nuevas normas para la lidia; en realidad lo que hace es no abordarlas en su articulado, sino que las deja en ese cierto limbo de una especie de régimen de autorregulación. Y tal autorregulación sería un fiasco monumental si "los sujetos y de las organizaciones más representativas potencialmente afectadas por la futura norma", que son quienes los  llamados a esta Consulta previa, pierden todos a la vez la cabeza y el sentido común, para hacer planteamientos descabellos que literalmente destrozan "la corrida moderna", concepto incluido en la legislacion para definir al vigente espectáculo taurino.

Habrá que esperar a conocer el texto concreto de esa norma reglamentaria, una vez concluido todo el procedimiento administrativo, que en una disposición jurídica los matices lo son todo. Pero cabe tener dudas sobre los efectos negativamente reales de esta nueva filosofía a la hora de abordar el Reglamento, salvo que detras de las actuaciones del Gobierno navarro haya intereses no declarados y literalmente antitaurinos.

Recalquemos que en la pretensión declarada del Gobierno Foral no está fijar un nuevo modelo para el desarrollo de la lidia; lo que hace es no especificar nada a este respecto, no determinar una normativa propia y singularizada para lo que es en sí el espectáculo taurino, sino que avanza en todos los demás aspectos que tienen que ver con la Tauromaquia: la seguridad de los recintos y los festejos, las condiciones de la asistencia sanitaria, etc. Contiene algunas carencias o expresiones nada afortunadas, como la de definir como " los aspectos “litúrgicos” de la tauromaquia" a aquellos que se destinan a ordenar la lidia y todo el espectáculo. 

Pese a todo,  se refiere, por ejemplo, a los derechos del aficionado a que "el espectáculo se desarrolle en su integridad, en la forma y condiciones que hayan sido anunciadas", que es transcripción casi literal de lo dispuestos en la ley 10/1991 sobre potestades administrativas en materia taurina. Pero además en su intencion declarada se cita también que tratan de garantizar la "profesionalidad de los intervinientes en los espectáculos de lidia y muerte"; como más adelante  defiende "la libertad de creación artística implica la facultad de crear y difundir el arte sin estar sujeto a censura, control o actuación previa".

Si esto fuera finalmente así y nada oculto hubiera en los propósitos del ejecutivo foral,  salvo mejor opinión en derecho, ante el vacío normativo respecto a lo que entendemos por la lidia, según algunos juristas sería de aplicación lo que establece la ley 10/1991, sobre de las potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos.

Y ahí, en su Disposición Adicional, el legislador ya contempla casos como éste, cuando dispone: “Lo establecido en la presente Ley será de aplicación general en defecto de las disposiciones específicas que puedan dictar las Comunidades Autónomas con competencia normativa en la materia, correspondiendo su ejecución a los órganos competentes de aquéllas, sin perjuicio de las facultades atribuidas al Estado en relación con los espectáculos taurinos.”

Quiere ello decir, según esta interpretación, que en un caso de no regulación privativa por una Comunidad Autónoma, habría que estar a lo dispuesto con carácter general por la Ley. Por ello, en cuanto no esté regulado, rige lo dispuesto en la ley 10/1991 y en el Reglamento Taurino de 1996, en el que se desarrolla. Con lo cual, los efectos desregularizadores en poco afectarían a lo se ha definido como “la corrida moderna”.

Sin embargo, una opinión mejor fundada considera que esta supletoriedad de la normativa estatal está prevista (art. 149.3 CE) para la "laguna jurídica" en el Derecho autonómico; esto es: la inexistencia de una norma por no aprobación de ninguna o derogación de la que hubiera. El caso de la pretendida  desregulación navarra, no es una laguna jurídica: hay una norma autonómica que regula el supuesto de hecho, sólo que en el caso que nos ocupa en  lugar de decir ella cómo tiene que ser, por ejemplo, el tercio de varas, deja a las partes que sean ellas las que lo decidan.

Cabría traer a colación la vigente Ley 18/2013, para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, cuando en su artículo 5 radica en la Administración General del Estado la competencia de “garantizar la conservación y promoción de la Tauromaquia como patrimonio cultural de todos los españoles, así como tutelar el derecho de todos a su conocimiento, acceso y libre ejercicio en sus diferentes manifestaciones”. Y en esta ley lo que denomina “la corrida moderna” al final no es otra cosa que la definida en sus grandes aspectos por la Ley de 1991 y por el Reglamento que le siguió. Ese es uno de los elementos de la Tauromaquia que la ley declara como parte integrante del patrimonio cultural a preservar.

Aun con todas las propias autolimitaciones temáticas que se impusieron sus magistrados, que eludieron entrar en aspectos cruciales respecto a la propia Tauromaquia, tampoco en este caso puede tomarse a beneficio de inventario la sentencia del Tribunal Constitucional en el caso catalán.

Es lo cierto, como con precisión escribió el profesor Hurtado González, que sobre la mesa dejaron sin resolver un debate de importancia: si  “las CC.AA., en ejercicio de sus competencias de espectáculos y animales, pueden regular, además de la policía administrativa de las «representaciones taurinas», su desarrollo técnico y artístico (pudiendo, entonces, alterar o suprimir la presidencia administrativa, las banderillas o la muerte de la res en el ruedo, entre otras medidas que se les antojen); o no pueden las CC.AA. entrar ahí y regular por dentro la corrida, por ser éste un terreno ocupado por la legislación estatal dictada (si dictada, claro) para, precisamente, la conservación del patrimonio cultural común en toda su pureza e integridad”.

Pero para resolver esta duda, el experto en Derecho taurino de la Universidad de Sevilla, aporta un argumento constitucional sólido. Al abordar lo que podríamos denominar como la complementariedad con carácter general de las competencias compartidas Estado-Comunidades Autónoma, aduce cómo nuestra Constitución establece que tal dualidad se dirige a “garantizar que aquellas tradiciones implantadas a nivel nacional se vean complementadas y enriquecidas con las tradiciones y culturas propias de las Comunidades Autónomas”.

Hasta ahora en materia taurina la práctica que han realizado las Comunidades Autónomas con Reglamento propio se han ajustado precisamente a este contexto. Y así, por citar dos ejemplos,  en el Reglamento andaluz se fija un criterio propio acerca de la clasificación por categorías de las Plazas; en el del País Vasco se establece que, para abrir la puerta grande, el torero debe haber cortado al menos dos orejas en un mismo toro, un extremo reclamado y que de facto se cumplía ya en algunoas plazas. Ninguna de tales previsiones reglamentarias altera el contenido esencial del espectáculo, tan sólo singularizan alguno de los aspectos regulados a nivel nacional.

Siempre a la espera de conocer la literalidad del proyecto de Reglamento que pueda proponer el Gobierno Foral de Navarra, la propio lógica jurídica lleva a pensar que sus efectos prácticos no tienen por qué suponer --no debieran--  una ruptura con lo que históricamente ha sido la lidia, su razón de ser y sus modos de llevarla a cabo.

Puede ser beneficioso, incluso, que se profundice en la regulación de aspectos como la seguridad o la asistencia sanitaria, en una tierra, además, en la que los festejos populares montados en torno al toro de lidia cuentan con una tradición milenaria y una aceptación social amplísima.

Lo que, por lo hasta ahora conocido, no se debiera deducir es que busca alterar en sus aspectos esenciales la razón de ser de la Fiesta de toros, cuyos orígenes históricos se asientan, precisamente, en las tierras navarras. Cuando luego salga publicado el texto definitivo que entrará en vigor, habrá llegado la hora de hacer una valoración mucho más definitiva de esta propuesta navarra.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
Tres referentes para el largo serial de San Isidro
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
A pesar de todo, la peor solución es no votar
El abolicionismo imposible del Ayuntamiento madrileño
La nueva trascendencia de la sentencia del Tribunal Constitucional
Es hora de asimilar los cambios y ponerse a trabajar
Nuevo marco institucional para la Tauromaquia, objetivo cumplido
De Sevilla a Madrid, cuando la temporada se decide
PUNTO DE VISTA
Cuando Madrid se convierte en espejo para otras ferias


Tres referentes para el largo serial de San Isidro


Con el más largo serial de la temporada, Madrid pasa ser eje y espejo del momento actual de cuantos componen la Tauromaquia. Un compromiso grande cuando se va a ser referente para muchos. Entre otros muchos elementos que podrían abordase, aquí nos ceñimos a tres aspectos concretos: la adecuada y actualizada definición de lo que supone un "toro de Madrid". la imperiosa necesidad de que se de una unidad de criterio entre los distintos equipos llamados a presidir los festejos y la redefinición concreta de los valores que deben componer eso que podríamos definir como "una buena lidia".


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |