Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Un artículo importante del profesor Hurtado González
Sobre los toros, sus reglas y cómo acabar con ellos
Un nuevo artículo importante y oportuno del profesor Hurtado González, de la Universidad de Sevilla. Con su habitual precisión jurídica, pero también con una redacción que hace que su trabajo sea asequible a quienes no están habituados a las cuestiones del Derecho, aborda una cuestión relevante y de trascendencia. Parte de un hecho ineludible: la reciente sentencia del Constitucional sobre la prohibición catalana se ciño exclusivamente a esa decisión, pero no pudo, no supo o no quiso dar respuesta las restantes cuestiones que se planteaban en el recurso, especialmente a aquellas que era de orden competencial. Queda así abierta una brecha que de no subsanarse puede tener consecuencias negativas para la Tauromaquia, como va pormenorizando el autor en su artículo.
Actualizado 5 junio 2017  
Redacción   
 Toros: de la prohibición a la desregulación
 El anclaje constitucional de los toros
 "Toreros y Derecho", una aproximación al régimen jurídico de la profesión
 Los toros, de nuevo entre la política y el Derecho
 ENSAYO: Sobre los toros, sus reglas y cómo acabar con ellos (Tamano: 167,3 kb.)

En este artículo el profesor Hurtado González, que vio la luz originalmente en diariolaley –la más prestigiosa entre las publicaciones especializadas en materia jurídica--, explica comoel Tribunal Constitucional, en su sentencia sobre el caso catalán, no llegó a expresar la conclusión a que sus propios razonamientos conducen: que, atendido su «objetivo o finalidad», las reglas de los toros pertenecen a la competencia sobre el «patrimonio cultural» y no a la competencia en materia de «espectáculos públicos». Pues ésta, indiscutidamente autonómica, permite dictar normas dirigidas a garantizar la seguridad de personas y bienes en los espectáculos todos (también los taurinos), los trámites administrativos, los derechos de los espectadores, etc., mientras que las reglas de los toros nada tienen que ver con esto, sino que, simplemente, son definitorias de lo que, desde el punto de vista interno, técnico o artístico, la corrida (el «patrimonio cultural») es. Luego, si el Poder Público puede dictarlas es sólo para la preservación y conservación, en su pureza e integridad, de dicho «patrimonio». Y como éste es «español», el Poder competente es el Estado. Las Comunidades Autónomas no pueden, por tanto, regular ni desregular la Fiesta”.

Por eso, como ya advirtió en un artículo anterior[1] aquella declaración de inconstitucionalidad podría no ser el punto final de la ofensiva legislativa contra la Tauromaquia, porque “la tan esperada Sentencia sobre el asunto se había quedado corta, demasiado, dictaminando que las Comunidades Autónomas, en ejercicio de sus indiscutibles e indiscutidas competencias estatutarias en materia de «protección animal» y, sobre todo, «espectáculos públicos», podrían hacerse eco de los «los deseos y opiniones de la sociedad» (catalana, gallega, balear, ... respectivamente) y prohibir, en sus territorios, un «determinado tipo de espectáculo» Aunque no los toros. No por el momento”.

 “Ayudará a comprender el fondo del problema de que hablo --escribe más adelante-- una simple vuelta atrás a la (ya declarada inconstitucional) prohibición catalana; en particular, al objeto de la misma, a los toros a que afectaba. Que no eran todos, que no eran cualesquiera toros: eran «las corridas de toros... que incluyan la muerte del animal y la aplicación de las suertes de la pica, las banderillas y el estoque...» (Ley catalana 28/2010 (LA LEY 16616/2010)). Es decir, los toros con esas «suertes» o tercios, con esa «secuencia». Que es, precisamente, la definitoria de «la corrida de toros moderna». Y que lo es, porque esa (y no otra) es la que sus reglas establecen”.

En su razonamiento, el profesor Hurtado acude a una evidencia: “los toros tienen reglas: las de siempre, las que los hacen reconocibles, las que los hacen «corrida» y no otra cosa. Por tanto, son algo (llámeseles como se quiera, porque el sustantivo no prejuzga nada: acontecimiento social, espectáculo, fiesta...) que se celebra y desarrolla no de cualquier manera; que no consisten en que, por ejemplo, un señor (o una señora) corra o brinque delante, detrás o alrededor de la res, ni haga con ella lo que quiera. Sino que su naturaleza, composición y contenido técnico-artístico están fijados de antemano por unas (esas) reglas, las suyas, que dicen lo que la corrida es, cómo es y en qué consiste; más aún, reglas que ordenan (que imponen) lo que tiene que ser: una «lidia» (ver el significado que el Diccionario de la Real Academia Española recoge de esta palabra) de toros de raza («reconocidos y aprobados», con edad, peso, trapío, defensas íntegras...) en un ruedo (con barrera, callejón, burladeros...) por toreros profesionales (habilitados administrativamente, formando «cuadrillas»), previo «sorteo» de lotes, paseíllo, toque de clarín...; y estructurada (dicha lidia) en esos tercios o suertes: de varas o «pica» (con caballos, petos, puyas, monosabios...), banderillas (por pares: ahora mismo, no menos de dos, ni más de tres...) y muerte de la res en el ruedo (mediante estoque o rejón, y en un máximo de tiempo, con «avisos» y retirada si no), salvo «indulto», seguida, en su caso, de unos «trofeos» (vuelta al ruedo, oreja...). Y tienen también los toros, según esas mismas reglas, un director técnico externo, dotado de «potestades administrativas», llamado «Presidente» (o «Presidenta», como el manual de corrección política obliga a decir), encargado(a), precisamente, de aplicarlas in situ y, con sus órdenes, exigir a todos (en especial, a los toreros[as]) su estricta observancia”.

Y con respecto a otro tipo de espectáculos, en el caso de los toros, como bien recuerda el autor, “las reglas de los toros son completamente distintas. Y la diferencia no es baladí: son reglas que están en el Boletín Oficial del Estado (o de la Comunidad Autónoma, que por ahora lo mismo da), directamente establecidas, pues, por ley (Ley, Decreto...). Mientras que las de los demás espectáculos que las tienen, son, en cambio, reglas acordadas o consentidas por las propias partes del espectáculo”.

Como un ejemplo práctico de esta realidad no resuelta por el TC, con toda razón aduce el autor que “poco han tardado los enemigos de la Fiesta en darse cuenta de las debilidades de la Sentencia del Tribunal Constitucional y, con ellas como renovado armamento, presentar otra vez batalla: esgrimiendo la misma competencia autonómica («espectáculos públicos») que la ley catalana para prohibirla, el gobierno de Navarra ha elaborado ahora un «proyecto de decreto foral sobre espectáculos taurinos» (es decir, un nuevo reglamento taurino para esa Comunidad) con el que pretende, no ya modificar, quitar o sumar tercios u otros elementos arquetípicos de la corrida (esto, demasiado descarado quizás), sino algo mucho más sutil, pero no menos pernicioso: sencillamente, suprimir del articulado reglamentario la práctica totalidad de las reglas de los toros (dejando, acaso, una o dos) y dar a los interesados plena libertad para decidir en lo restante la composición y contenido técnico-artístico de la lidia. Que a partir de ahora, en Navarra, el empresario, el ganadero, los toreros... hagan en (y con) la «corrida» (es decir, con lo que hasta ahora era «corrida»), lo que quieran”.

Sin embargo, como demuestra el profesor Hurtado con una sólida argumentación que “el Poder público no puede (ni el autonómico ni el estatal) imponer la composición y desarrollo técnico-artístico de los espectáculos”, que como establece la Ley 18/2013 –sobre la Tauromaquia con bien y patrimonio cultural,  “la libertad de creación artística implica la facultad de crear y difundir el arte sin estar sujeto a... control o actuación previa”.

nEl autor enfoca y resuelve, en fin, la cuestión de una manera diáfana, como el lector puede observar si consulta el artículo íntegro, que se reproduce en el adjunto archivo en formato PDF, que es de lectura muy recomendable en las actuales circunstancias.

 [1] Luis Hurtado González. “Presente y futuro de los toros en la doctrina del Tribunal Constitucional”.
http://taurologia.com/presente-futuro-toros-doctrina-tribunal-4393.htm

El autor
Luís Hurtado González, profesor Titular de Derecho del Trabajo en la Universidad de Sevilla, es un reconocido experto en Derecho Taurino, materia sobre la que cuenta con una amplia bibliografía. Entre su obra publicada se encuentra entre otros, el ensayo “El anclaje constitucional de los toros” o el libro “Toreros y Derecho”, un estudio sobre el régimen jurídico de los profesionales en sus distintas etapas de su trayectoria profesional. Pero en su haber hay que anotar que fue el primero en reclamar, incluso con anterioridad a la Ley 18/2013, la vía del Patrimonio Cultural como la más segura para el anclaje jurídico de la Tauromaquia dentro del ordenamiento español.  

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Informes
Las Ventas: después del barullo, quedan los datos
Embrollo de Las Ventas: la Comunidad lo niega y el Ayuntamiento lo confirma
La verdad permanente que se vive en los ruedos
Decálogo en defensa del Toro de Lidia
La supresión del sorteo constituye un fraude del Derecho
Las Ventas 2017: en el ecuador del ciclo se superó el listón de los 300.000 espectadores
Los toros en San Isidro: en 2017 el peso medio viene siendo tan sólo 9,6 kilos menos que en 2016
Los 10 primeros días de San Isidro: 203.632 espectadores, con una media del 86,6% del aforo
Las 80 propuestas presentadas sobre la reforma del Reglamento Taurino de Navarra
Reflexiones sobre el empresariado taurino
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |