Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Tras una legislatura que resultó importante
La Tauromaquia en un nuevo contexto: todas las opciones están abiertas, menos la de tirar la toalla
Se viene de una legislatura importante, que no será fácil de reeditar. El contexto político e institucional del país ha sufrido unos cambios muy profundos, como hace décadas no se daban. Pero, además, en torno a la Tauromaquia se ha venido tejiendo un clima de polémica y de conflicto hasta la fecha nunca producidos. Sin embargo, cuando se anda en el trance de dotar al país de un nuevo Gobierno, sea como finalmente resulte de los pactos, todas las opciones están abiertas, salvo la de renunciar a los logros alcanzados. Y con mayor motivo la de tirar la toalla ante posibles nuevas dificultades. El camino institucional abierto, tanto en la esfera publica como en la privada, permite contar con instrumentos para trabajar.
Actualizado 20 julio 2016  
Antonio Petit Caro   
 Después del 26-J: ni más negro, ni más blanco
 Portugal: el Parlamento rechaza tres proyectos de ley para eliminar las ayudas a la Tauromaquia
 ¿Hacia donde conduce esta carrera de despropósitos?

No hay Gobierno todavía, ni se sabe a ciencia cierta cuando se podrá formar y cuando comenzará su agenda de trabajo. Lo único seguro es que será muy diferente al actual, no sólo en su composición, sino también en sus propios márgenes de actuación. Por eso, nada de malo se haría si quienes gestionan la Tauromaquia --ya sea la Fundación del Toro, ya las organizaciones del Sector, o ambas a la vez-- se van preparando desde ahora para esta nueva etapa.

Y no ya para seguir haciendo frente a la marea que algunos han echado encima de la Tauromaquia, que en esto continuarán caminando en solitario a la hora de sacar las castañas del fuego; sobre todo hay que trabajar para que el camino de la institucionalización de la Tauromaquia no se pare, sino que culminen todos los procesos abiertos en la legislatura que acabó el pasado 20 de diciembre.

Como bien afirmó uno de sus protagonistas, “nunca hasta ahora el poder civil había dictado una norma con rango de ley para el  fomento y la protección de la Tauromaquia”. Por lo que ahora se debiera trabajar es para que todo ese patrimonio normativo no se pare, sino que se complemente con las decisiones correspondientes para su puesta en práctica.

A nadie se le oculta que, al final, todo depende de las estructuras administrativas que se creen y, especialmente, de las personas que se responsabilicen de su gestión. Si en lo primero está en juego la relevancia que dentro de la estructura del Estado se concede institucionalmente a la Tauromaquia: no es lo mismo un ministerio como el actual que otro exclusivamente de Cultura; de lo segundo depende el éxito final: de contar con un equipo dirigente que apueste sinceramente por este tema  a otro al que le resulte indiferente o de orden menor, media un abismo. Y todo ello condicionado, además, por las concretas circunstancias y conveniencias políticas que se den en la nueva legislatura.

En una agenda de trabajo, parece claro que un objetivo que concierne a todos es que la Tauromaquia pasé a estar integrada plenamente en los supuestos que se diseñan con la vigente Ley para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, paso previo e inexcusable para continuar el camino hacia la UNESCO para el reconocimiento como patrimonio cultural de la humanidad.

Ya han dicho los expertos que para llegar hasta la meta de París resulta muy conveniente que sean todos los países con vocación taurina los trabajen coordinadamente. Alguien debe ponerse con decisión --con algunos medios materiales, también-- al frente de esta procesión para que llegue a buen puerto; solo con buenos propósitos no se conseguirá.

Pero a nadie se le oculta que uno de los logros alcanzados en los últimos años se llama Comisión Nacional de Asuntos Taurinos, que aunque algunos no le hayan otorgado toda la importancia debida, constituye la instancia institucional de mayor rango con el que hoy se cuenta. Que la vida y las actividades de esta Comisión se prolonguen en el tiempo y con eficacia, resulta de un enorme interés colectivo.

No se sabe si para ello conviene o no modificar su operativa e incluso su composición, pero en cualquier caso hay que reconocer que forma un dúo con la Fundación del Toro de Lidia que conceden un margen de actuación al mundo del toro como nunca ha tenido. Que ambas instituciones caminen de la mano, por ejemplo, en el desarrollo integral del Pentauro permitiría avanzar a buen ritmo.

Y hay temas pendientes en esta materia. Desde el estudio definitivo si procede o no una reforma del vigente Reglamento, hasta el diseño de proformas de convocatorias de concurso para la adjudicación de las plazas; desde el diseño final de las Escuelas Taurinas como centro de enseñanza profesional, hasta la estructuración de unos medios activos para la promoción de la Tauromaquia.

En suma, para bien o para mal la legislatura que ahora va a comenzar, pese a todas las incógnita que hay sobre la mesa, tendrá una importancia crucial para la Tauromaquia, para su institucionalización como patrimonio común de España.

Puede considerarse incluso como normal que, a la vista de las nuevas corrientes políticas que forman el panorama español, la tarea no resulte ni tan fácil ni de tanto contenido como en los pasados años. Sin embargo, lo que todo eso nos está indicando es que, dejando al margen el desánimo de las circunstancias complejas, ha llegado la hora de trabajar con mayor dedicación y sin complejos de ninguna clase.

Pero, como es de toda lógica, a este empeño ayudaría mucho que la sentencia del Tribunal Constitucional, cuando la dicte, diera la razón a quienes sostienen los valores de la Tauromaquia.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de La opinión
Pepe Luís conmovió a la nueva generación, con la verdad permanente del arte del toreo
La vuelta a la integridad del toro bravo, condición necesaria para la regeneración de la Tauromaquia
El respetuoso sentido por la Historia
Se acabaron "los días de vinos y rosas"
La reducción del IVA taurino, largo me lo fiáis...
Málaga no cambiará el rumbo del mundo del toro
Los hombres del mañana, los aficionados que garantizarán el futuro de la Tauromaquia
Como espectáculo "en vivo, con público", el IVA cultural debe afectar a toda la Tauromaquia
Ni una esperanza de menos, ni un pesimismo de más; basta que baje el IVA cultural y se cumpla la ley
Ni todo lo bueno está por venir, ni dejamos atrás todo lo malo
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |