Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Tauromaquia ante el compromiso del 20 D
A pesar de todo, la peor solución es no votar
Todo habría sido mucho más sencillo y jurídicamente mas seguro si el Tribunal Constitucional se hubiera pronunciado sobre el fondo del recurso planteado contra la ley prohibicionista de Cataluña, fijando nítidamente cuál es el lugar institucional que le corresponde a la Tauromaquia como patrimonio cultural e histórico de España. Pero eso no se ha producido y, además, nos encontramos hoy con una panoplia de ofertas electorales que, en la mejor de las hipótesis, nos llenan de dudas. Pese a todo, resultaría poco responsable que el próximo domingo no acudiéramos a las urnas, para participar en la definición del futuro inmediato que quiere para España, que será el marco en el habrá que continuar trabajando a favor de la Tauromaquia.
Actualizado 17 diciembre 2015  
Redacción   

Cierto que nuestra clase dirigente no nos ofrece precisamente alicientes especiales, porque dice mucha verdad Sebastián Castella cuando, hablando de la política y de los políticos, afirma en corto y por derecho: “unos y otros lo utilizan a su antojo para ganar votos y cuando llega la hora de la verdad seguimos estando solos”. Pero pese a todo, frente al compromiso electoral del próximo domingo 20 de diciembre, la peor de las opciones posibles radica en no votar, en desentenderse de esta llamada a la participación ciudadana.

Sea cual fuere el escenario que el domingo dibujen las urnas, esa es la España que entre todos hemos decidido, porque las urnas, al final, no forman más que la imagen real que los ciudadanos  quieren libremente para el país, con sus  mayorías y sus minorías. En el fondo, es el contexto institucional en el que deberemos movernos. Aunque hoy no podamos saber a ciencia cierta sus ventajas y sus inconvenientes, que de todo habrá,  una vez que las urnas hablen, todo quedará claro y cada cuál sabrá a que atenerse.

En las formas de pensar de hace años, que hoy en día han saltado un tanto por los aires, la línea argumental en estas ocasiones pasaba por elegir entre “el bien posible” y “el mal menor”. Hoy, probablemente, los esquemas sean otros, como otros son los intereses de los votantes y otras las circunstancias que definen al siglo XXI. De hecho, ni los más ideologizados encuentran su lugar exacto y preciso entre todas las ofertas que se le presentan para elegir, siempre se encuentra más de un “pero”.

Pero hay dos cuestiones previas que son relevantes y conviene tener en cuenta. La primera: quedarse en casa no conduce a nada, salvo a lamentarse a posteriori de lo que los demás hayan decidido. Nunca ha sido aconsejable desentenderse de las decisiones colectivas: de las urnas sale la voluntad popular, el modelo de país en el que vamos a vivir, guste más o guste menos, durante los próximos años. Y siendo así, volver la espalda a la convocatoria del domingo es tanto como renunciar a ser oídos.

La segunda no es menos evidente: en el marco que definan las urnas es donde vamos a tener que desenvolvernos en los próximos cuatro años; por decirlo de otro modo, ahí se definirán las reglas del juego a las que tendremos que atenernos en lo que se refiere a la Tauromaquia Y de nada valdrá lamentarse que ese marco no es el que hubiéramos deseado unos y otros: es el que habrá querido la ciudadanía, es el que la mayoría ha decidido y en ese contexto tenemos que desenvolvernos en el futuro en pro de la Fiesta de los toros.

Por eso, lo procedente a partir del 21 de diciembre es tomar nota de la nueva realidad y comenzar a trabajar. En unas hipótesis se encontrarán más facilidades y en otras abundarán las dificultades. Pero en las dos situaciones, con todas sus intermedios, tendremos que seguir adelante, si realmente se apuesta por la Tauromaquia, porque de brazos cruzados no debemos ni podemos quedarnos.

Es cierto que todo hubiera sido más sencilla y, sobre todo, jurídicamente más seguro, si el Tribunal Constitucional hubiera tenido a bien entrar en el fondo de la cuestión que plantea el recurso presentado en su día contra la ley prohibicionista de Cataluña. A estos efectos, lo de menos relevancia --aunque la tenga-- es si la Fiesta vuelve o no a la Ciudad Condal; lo verdaderamente relevante es que el alto Tribunal  hubiera definido clara y rotundamente el lugar que a la Tauromaquia, como integrante de nuestro patrimonio cultural e histórico, le corresponde en España y en todo su estructura institucional y constitucional.

Pero lamentarse de lo que pudo ser y no fue, no es más que un ejercicio de nostalgia, que a poco práctico conduce. Lo que tenemos por delante es la importante  tarea de preservar la Tauromaquia frente a quienes, desconociendo la historia, buscan arrinconarnos y, a ser posible, incluirnos en el cajón de las cosas del pasado. Y en esa tarea lo único que nos está prohibido es la inhibición, el desencanto, la pasividad; o dicho en lenguaje coloquial, “tirar la toalla”.

Cabría recordar ahora que con sus siglos de historia a las espaldas, la Tauromaquia ya está curada frente a todo género de adversidades, desde prohibiciones papales a manifestaciones callejeras. Y de todos se ha ido saliendo, sobre la base del esfuerzo de los ciudadanos, que como bien narran los Anales del toreo no dudaron incluso en desobedecer las decisiones que consideraron injustas. No puede decirse que hoy nos encontremos en esta coyuntura, que la historia ya ha dado muchas vueltas; pero sí sirve de ejemplo de lo que es posible conseguir cuando se genera una conciencia colectiva y se trabaja en común. Por eso, proteger la Tauromaquia constituye un empeño que todos, en la medida que a cada cuál le corresponda, debiéramos compartir y llevar a la práctica. Comenzando por votar libremente el próximo domingo.

Luego, la recién creada Fundación del Toro de Lidia, junto al trabajo que ella misma desempeñe, puede servirnos de guía en esta responsabilidad ineludible para quien ama la Fiesta.  Los caminos posibles para el futuro serán muchos y diversos, desde asuntos de ámbito puramente local, a cuestiones de carácter general. En todos debiéramos estar presentes, porque ninguno, con independencia de su entidad objetiva, puede resultarnos indiferentes, en todos se juega el futuro de la Tauromaquia: lo que hoy ocurre en un pequeño Ayuntamiento perdido en la geografía, mañana puede darse en las instituciones nacionales. Experiencias ya tenemos a este respecto.

 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
La lamentable actuación de las autoridades en Las Ventas
Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid
Tres referentes para el largo serial de San Isidro
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
El abolicionismo imposible del Ayuntamiento madrileño
La nueva trascendencia de la sentencia del Tribunal Constitucional
Es hora de asimilar los cambios y ponerse a trabajar
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |