Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Ya son ganas de meterse en todos los charcos
El abolicionismo imposible del Ayuntamiento madrileño
No hacen falta grandes informes jurídicos para comprobar que un Ayuntamiento carece de toda competencia para prohibir la Tauromaquia. Si se repasan los titulares de prensa nada más --no hace falta ni llegar al texto--, se comprueba como ni el Ayuntamiento de San Sebastián ni el de La Coruña entraron al capote de la prohibición, porque sabían que era una batalla perdida; por eso optaron por echar el cierre a una instalación que era de su propiedad. Pero esta estrategia resulta inaplicable en Madrid, porque el Ayuntamiento de la capital no es dueño ni de un ladrillo de Las Ventas. En consecuencia, que Manuela Carmena anuncie que no va a prohibir la feria de San Isidro, tiene el mismo valor tranquilizador que si nos dijera que no tiene previsto expropiar la Torre Eiffel.
Actualizado 25 septiembre 2015  
Redacción   
 ¿Cuántas necesidades ciudadanas soluciona un Ayuntamiento si cierra una Escuela Taurina?

“No vamos a tocar la Feria de San Isidro en absoluto. No sé si tocaremos algo o no; a lo mejor, para mejor, no lo sé. Pero desde luego no vamos a prohibir las corridas de toros. Tranquilidad para los taurinos. Yo no soy taurina, pero respeto a otros”.
Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid

Dentro de esa especie de guirigay nacional, en el que la nueva clase política se permite realizar las propuestas más diversas y sin pararse a pensar si el tema es de su competencia o no, Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, se desenvuelve en una permanente contradicción. Un día hizo la declaración que encabeza estas líneas; no habían pasado 48 horas cuando su concejala de Cultura salió a rectificarla, anunciando que retiraban la subvención a la Escuela Taurina y para poner en duda que se mantenga su sede, porque las clases y talleres que  allí se imparten "no son compatibles con la defensa de los derechos de los animales".

Con independencia de que una y otra dejan entrever un profundo desconocimiento  sobre lo que es la realidad cultural e histórica de la Tauromaquia, todo este embrollo no pasa de ser un verdadero sinsentido. Y así, no es que la alcaldesa Carmena no quiera prohibir los toros, es algo mucho más rotundo y más simple: es que no puede prohibirlos.

Ni ella ni su entorno se han parado a pensar que un Ayuntamiento carece de toda competencia para prohibir las corridas de toros, ni ningún otro espectáculo taurino. Sin necesidad de acudir a solicitar un informe jurídico, les hubiera bastado leer simples recortes de prensa para saber que por  semejante camino no pueden transitar. Así habrían comprobado que cuando hace unos años el Ayuntamiento de San Sebastián --gobernado entonces por los abertzales-- o en los últimos meses el ayuntamiento de La Coruña --en manos de la Marea Atlántica--, quisieron poner chinitas, que más bien eran piedras de molino,  en el camino de la Tauromaquia, supieron de antemano que fuera de grandes declaraciones lo único que tenían a su alcance era cerrar las puertas de unas instalaciones que eran de titularidad municipal, para que en las mismas no se celebraran festejos taurinos. De ahí no podían pasar. Y ello, indemnización mediante al titular del contrato de arrendamiento.

Puede Manuela Carmena, en efecto, cometer el error de desalojar a la Escuela Taurina de una sede que es de su propiedad;  pero no puede impedir que en otro lugar la Escuela siga funcionando. Pero igualmente, carece de toda competencia para prohibir que la plaza de Las Ventas --que no es de su propiedad-- se utilice para los festejos taurinos. Sencillamente, carece de competencia jurídica para tomar tales medidas. Por eso, que nos anuncie, como una gran novedad tranquilizadora, que no es su propósito prohibir las corridas de toros, tiene un valor similar a que nos dijera que no tiene ninguna intención de expropiar la Torre Eiffel.

Podrá modificar todo lo que quiera y convenga en los actos que el Ayuntamiento organiza por el mes de mayo en la pradera del Santo, se podrá vestir de chulapa si se lo pide el cuerpo (o los votos), podrá autorizar más o menos puestos de rosquillas junto a la ermita, podrá incluso --como ha hecho-- renunciar al palco de respeto que la propiedad de Las Ventas le cede para sus atenciones sociales…, mil cosas podrá cambiar en su programa de fiestas. Casi todas menos una: prohibir la feria de San Isidro. Por no tener no tiene ni margen alguno para cumplir esa especie de propósito de mejorar la feria. NI para eso tiene competencia  que se lo permita.

Esta es la realidad, algo que hasta para el peor informado no ofrece el menor género de dudas. Ni siquiera pueden aducir, en una interpretación plebiscitaria tan al uso, que su abolicionismo cuenta con una mayoría de apoyos ciudadanos, porque sus propuestas, tan genéricas como fueron, fueron avaladas por tan sólo 1 de cada tres madrileños de los que fueron a las urnas, a las que por cierto no acudieron casi el 40% del total de los ciudadanos con derecho a voto.

Incluso habría que comprobar que efectividad tienen esas medidas adoptadas sobre la Escuela Taurina si el plenario del Ayuntamiento aprueba una propuesta en contra, que no será la primera vez que ocurre. De hecho, si quienes no están en la minoría de gobierno lo quisieran, tumbaban la decisión, como han hecho con otras.

En suma, no acaba de entenderse ese deseo repetitivo de meterse en charcos en los que, fuera de mojarse los pies, no tienen nada que hacer; como cada vez asombra más que aquel propósito de "gobernar para todos" lo hagan trizas cuando toman decisiones contra los intereses legítimos de cientos de miles de madrileños.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
A pesar de todo, la peor solución es no votar
La nueva trascendencia de la sentencia del Tribunal Constitucional
Es hora de asimilar los cambios y ponerse a trabajar
Nuevo marco institucional para la Tauromaquia, objetivo cumplido
De Sevilla a Madrid, cuando la temporada se decide
Tiempo de elecciones, ¿tiempo de riegos?
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos


Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

INFORMES
Ni hacer la noria, ni dejar de someter al toro


Cruzarse, cargar la suerte, ligar las series: historia de una evolución natural del arte del toreo


Desde que Manuel Jiménez "Chicuelo" mató en Madrid un "gracialiano" que atendía por "Corchaito", torear cargando la suerte o hacerlo en línea, y además ligar las series, dejó de ser un dilema. Siguiendo la sabia doctrina que dictaron José y Juan, el el sevillano demostró que era posible al jugar los brazos y las piernas construir el toreo moderno, basado en cargar la suerte, llevar al toro hasta detrás, formar un ramillete compacto de muletazos y todo ello con arte, con estética. Se puso fin a una polémica que duró más de un siglo, girando siempre a la interpretación que se diera a la forma de citar y la forma de hilvanar un pase con el siguiente. Sin embargo hoy observamos que a la vez que se reclama ese "crúzate", los tendidos crujen cuando el torero hace una noria continua.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |