Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Frente a la nueva situación institucional
Es hora de asimilar los cambios y ponerse a trabajar
En el 13 de junio España ha cambiado; o por mejor decir, una parte de la ciudadanía ejerció su derecho en las urnas y ha promovido el cambio, por eso hoy asistimos a un relevo democrática y libremente expresado. Pero eso no obsta para ser conscientes que no toda la realidad española está retratada en tales números; es más, si sólo fuera por eso, la estadística electoral nos dice que la suma de los votos de quienes amparan la Fiesta son sensiblemente superiores a sus contrarios. Sin embargo, hay que asumir que la nueva realidad institucional puede resultar en muchos casos adversa a los intereses de la Tauromaquia. Frente a ello, la historia enseña que ha tocado la hora de ponerse a trabajar; no es momento de tumbarnos en el camino a lamernos las heridas.
Actualizado 13 junio 2015  
Redacción   

El sábado 13 de junio ha cambiado de forma muy importante el mapa de las instituciones locales en España. Y como ocurre siempre, el cambio alegra a unos y preocupa a otros, porque en esto sí que es de estricta aplicación que cada cual ve la realidad según el color del cristal con que la mira. Pero ha sido la decisión que ha querido plasmar la ciudadanía. Por ello, nada hay que lamentar: cada pueblo ha tomado el camino que le parecía más adecuado.

Sin embargo, esta realidad en nada impide que quienes con las gafas de la Tauromaquia  miran el nuevo mapa de la España de los Ayuntamientos, abriguen lo que son más que dudas y alcanzan en muchos casos el nivel de preocupación, incluso grave. Pero esos son los mimbres con los que se cuenta para construir el cesto del toreo en los próximos cuatro años.

Frente a esta realidad, en primer término conviene no perder la perspectiva histórica. Desde el siglo XVII, e incluso antes, hasta nuestros días la Tauromaquia ha convivido con toda suerte de circunstancias políticas. Y hablamos ya sea de las prohibiciones reales e incluso papales del pasado, ya de las mismas circunstancias de conflictos bélicos, ya de los impactos de corrientes modernistas del pensamiento. En cuatro siglos una nación vive bajo las circunstancias políticas y sociales más diversas. De todas ellas, incluso de las más adversas, la Tauromaquia ha salido victoriosa, ha conseguido hacer ver a los poderes públicos su propia realidad social y cultural en la historia de España.

Por eso, que ahora haya un Ayuntamiento --maticemos: que no tiene mejor cosa que hacer-- que se declare formalmente “antitaurino”, carece de relevancia histórica, por más que en este momento pueda crear situaciones incómodas e incluso de grave riesgo. Acabará siendo una simple anécdota dentro del recorrido milenario de la Tauromaquia, salvo que todos nos inhibamos de nuestras responsabilidades y derechos y arrumbemos nuestra manera de pensar.

Sin embargo, esta mirada a la historia debe hacerse en toda su dimensión. Si en el pasado los prohibicionistas terminaron siendo anécdota, semejante resultado final nunca ocurrió como fruto de la casualidad, sino fue la consecuencia aplastante del arraigo social del hecho taurino. Incluso en nuestros días tenemos ejemplo de ello: en estos últimos años ha habido formaciones que se declaraban prohibicionista, pero que cuando sometieron a referéndum popular sus propuestas las perdieron, porque el pueblo iba en dirección contraria a la que pretendían sus dirigentes. Nada distinto en términos históricos a cuando hace unos siglos el pueblo llano desobedecía abiertamente las Reales bulas de regímenes incluso absolutistas.

Pero se dirá con toda propiedad que un análisis de esta naturaleza puede ser incluso acertado, pero que no por ello nos resuelve el problema de la inmediato, lo que puede ocurrir así que pasen unos meses, o incluso unas semanas. Y es cierto, en ocasiones el recurso a la trayectoria histórica en el pasado no deja de ser un cierto y falso consuelo frente a la adversidad que en un momento determinado, tal que hoy,  nos acucia. Como bien se tiene experimentado, de consuelos  no se vive, hace falta mucho más.

Cuando se trata de analizar por qué causas se llega a la situación actual, no constituye ninguna ligereza afirmar que, en buena medida, ha sido porque entre unos y otros hemos auspiciado que la sociedad española se destaurinice. Y da lo mismo si la causa primera radica en convertir al espectáculo taurino en algo prohibido para las economías más débiles, que si nos referimos a la paulatina perdida de integridad y de autenticidad del propio espectáculo, o a cualquier otra que se pudiera enumerar. En este sentido, un adecuado proceso de autocrítica nunca vendría mal.

Pero es igualmente cierto que se han dado una serie de circunstancias externas a lo taurino que han colaborado decisivamente a esta nueva realidad.  Se trata de cambios de orden social, que en unos casos hunden sus raíces en las emergentes corrientes de opinión y en otros toman causa de quienes por meras conveniencias no han tenido reparo en convertir a la Tauromaquia en una “moneda de cambio” con tal de alcanzar el poder.

En estos días, por ejemplo, la Unión de Criadores de Toros de Lidia han realizado una proclama, tan dura como cierta, acerca de la querida ambigüedad en la que se están moviendo una formación tan relevante en la vida española como el PSOE; una postura nítida que llamativamente no ha merecido ni una palabra de apoyo por parte de los restantes colectivos profesionales.

No viene de ahora mismo, en los dos años pasados los dirigentes socialistas ya se pusieron permanentemente de perfil cada vez que, por ejemplo en el Congreso y en el Senado, salía la cuestión taurina; nada digamos de todas sus dudas cuando en el Parlamento catalán se votó la ley prohibicionista. Ahora lo que ocurre es que semejante postura de falsa tolerancia se hace más visible, porque lo que se reparte son los sillones desde los que se ejerce en la práctica el poder. Y con ese fin no han tenido empacho en aupar al poder a formaciones en cuyos programas contienen medidas abiertamente antitaurinas. Defender, como vienen haciendo, una postura y su contraria no es serio ni coherente; son puras conveniencias de poder. Los tibios siempre fueron el peor de los peligros.

Pero quienes apuestan por la tibieza en sus principios, ni quienes prestan sus votos a aquellos que confiesan sus propósitos contra la Fiesta, no nos van a convencer. Ni mucho menos podrán hacernos abdicar del empeño de sostener y, en la medida que podamos, acrecentar el sólido edificio de la Tauromaquia. Podrán provocar  alguna gotera, pero el edificio se mantendrá en pie; en Madrid, por ejemplo, lo avalan 650.00 razones y en el conjunto de España muchos millones más.

Quienes aman la Fiesta son gentes pacíficas y respetuosas de las opiniones contrarias, en demasiadas ocasiones en contraposición a la radicalidad de otros. Pero nuestra pacífica, civilizada y argumentada respuesta en defensa de todos los valores que encierra la Tauromaquia, ni se puede ni se debe acallar porque ahora se den circunstancias complejas.

Por el contrario, es el momento de dar una respuesta inteligente, un tipo de respuesta que va íntimamente ligada al trabajo. Pongamos, pues, manos a la obra. Dejando a un lado las diferencias que puedan darse, abramos una hoja de ruta para revertir las adversidades. A lo largo de la historia fue posible; hoy nada impide para que también lo sea.

No será un camino ni fácil ni en ocasiones cómodo. Pero es el que nos corresponde. Contamos con instrumentos para hacerlo; tan sólo falta que los pongamos en marcha. Aunque hoy parezca algo dormido, en el trasfondo de la sociedad española, en las realidades de tantos pueblos y ciudades esparcidos por toda la geografía, sigue latiendo un corazón taurino. Vamos a sacarlo a pasear. Desde quienes se consideran primera figuras o de quienes controlan la mayoría del negocio hasta el último aficionado de la última andanada de cualquier plaza, todos podemos hacer mucho. Lo único que debiera estar vedado es tumbarnos en el camino a lamernos las heridas, sino que es el momento de seguir el consejo del poeta:  

Con la incertidumbre, los miedos y la sombra de la duda por compañeros.
Sin importar cuantas veces me caiga o me tiren.
Miraré al frente, me levantaré y seguiré caminando en busca de mi sueño.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
A pesar de todo, la peor solución es no votar
El abolicionismo imposible del Ayuntamiento madrileño
La nueva trascendencia de la sentencia del Tribunal Constitucional
Nuevo marco institucional para la Tauromaquia, objetivo cumplido
De Sevilla a Madrid, cuando la temporada se decide
Tiempo de elecciones, ¿tiempo de riegos?
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos


Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |