Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Con la Tauromaquia en el tapete del debate
Tiempo de elecciones, ¿tiempo de riegos?
Nos vamos a adentrar en unos meses, casi más de medio año, en el que la concatenación de sucesivas campañas electorales van a ocuparlo todo. De esta dinámica no se viene librando la Tauromaquia, sobre la que algunos se empeñan en mantener una ideologización que va contra la Historia. Si los tiempos electorales siempre suelen ser de suyo complejos, en estos momentos para el mundo del toro pueden encerrar algunos peligros nada desdeñables.
Actualizado 21 abril 2015  
Redacción   

En cuanto concluya la feria de Sevilla nos habremos metido de lleno en la primera campaña electoral de las tres que van a tener lugar en este año de 2015. Hasta no hace tanto tiempo un proceso electoral  --en cualquier de sus niveles-- nos interesaba responsablemente como ciudadanos, pero resultaba indiferente como tal a efectos exclusivamente de la Fiesta. Como mucho, cambiaba la política de una corporación pública a la hora de elaborar un pliego de adjudicación y se nombraban nuevos integrantes de los órganos de supervisión de los taurino. Hoy, en cambio, la situación se ha modificado de manera sustantiva.

Y es que, por lo pronto, venimos asistiendo a algunos cambios de posiciones que levantan, por lo menos, serias dudas. Quienes ayer decían que prohibirían la Tauromaquia, ahora afirman que no, que tan sólo prohibirán que se dediquen dineros públicos a la Fiesta. Creer, sin embargo, que con eso todo está resuelto, es lo mismo que equivocarse. En primer término, porque no es cierto que la Fiesta viva de los dineros de las arcas públicas; por el contrario, las actividades taurinas son contribuyentes netos, y en una cifra nada despreciable.

Pero, además, porque estos maquillajes de las posiciones iniciales, en la búsqueda del voto, siempre han resultado demasiado falaces: hoy dicen lo que los hipotéticos votantes quieren oír,  lo cual en muy poco les compromete a poner mañana en práctica la dulce versión que ahora afirman.

Lo es, también, porque en la actualidad se han abierto demasiados frentes a la vez. Y así, llama la atención que conforme se acerca las elecciones hayan tomado nuevo cuerpo y dimensión las reacciones contra la Fiesta. Si nos atenemos a lo que viene ocurriendo, quienes las promueven no  dejan espacio para pensar que todo se deba a meras coincidencias casuales; en el fondo, esta hiperactividad procede de una ideologización partidaria de las actividades sociales y culturales, entre las que incluyen a la Tauromaquia. Desconocedores de la historia, que certifica que la Fiesta nunca tuvo color alguno,  es como si quisieran adentrarnos en una adscripción partidaria e ideológica, que además  de falsa resulta en extremo simplistas.

No podemos dejar en el olvido, por otro lado, los temores que causan algunos que en los foros parlamentarios han mantenido siempre abierta una apuesta a dos cartas: decir siempre que apoyan a la Fiesta, pero luego por elementos colaterales no apoyaron ninguna de las iniciativas que se han puesto en marcha. Es tarea muy conveniente tener a mano los Diarios de Sesiones, porque ahí aparecen literalmente retratadas todas las cuestiones en las que algunos han jugado a dos paños.

La Tauromaquia en nuestros días goza de un sólido soporte jurídico, que será aún mayor en razón del fallo pendiente del Tribunal Constitucional. Por más que sea cierto, como ocurrió en más de una ocasión, que basta un decreto-ley para derogar una ley vigente, salvo casos muy excepcionales la experiencia enseña que para ello deben confluir demasiados factores externos, que no resultan fácil reunir en la práctica parlamentaria, sobre todo en la hipótesis de Cámaras muy fragmentadas.

Por eso, nuestro temor no mira tanto al cambio del marco jurídico que algunos quisieran modificar o suprimir. Más preocupante nos parece que algunos busquen vaciar de todo contenido práctico ese marco jurídico, que lo dejen aparcado y en el olvido, como ha pasado en otros momentos.

Recuperada la Comisión Nacional de Asuntos Taurinos y puesta en marcha las primera etapa de la promoción y la defensa de la Fiesta, si alguien quisiera anularlas no tendría que mover ni una solo línea del Boletín Oficial del Estado: les bastaría con aparcar todas estas iniciativas por la vía de los hechos. Esto es, volver a dejarnos con el vacío como todo suelo, como ya ha ocurrido en varias etapas de las últimas décadas.

Actuar por esta vía de los hechos no exige de declaraciones ni de pronunciamientos solemnes; en el fondo, basta con convertir a la Tauromaquia en algo de lo que los poderes públicos no hablan, ni para bien ni para mal. Sin embargo, en muchas ocasiones los silencios resultan mucho más dañinos que las palabras. Por ejemplo, basta con silenciar la palabra Tauromaquia a la hora de cumplir esa generalizada promesa de la rebaja del IVA cultural. No dirán que “no” y tampoco que “si”, pero en medio queda un sector socio-económico relevante que sufre las consecuencias de una sobrepresión fiscal, que produce mucho daño.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra
La presencia institucional de la Tauromaquia
La Tauromaquia y las competencias exclusivas del Estado
La marea contra la Tauromaquia no sería la misma si el Constitucional se hubiera pronunciado antes
A pesar de todo, la peor solución es no votar
El abolicionismo imposible del Ayuntamiento madrileño
La nueva trascendencia de la sentencia del Tribunal Constitucional
Es hora de asimilar los cambios y ponerse a trabajar
Nuevo marco institucional para la Tauromaquia, objetivo cumplido
De Sevilla a Madrid, cuando la temporada se decide
PUNTO DE VISTA
Una posible dimensión de sus efectos prácticos


Consideraciones en torno al proyecto de Reglamento Taurino de Navarra


Está en marcha el proceso de reforma del Reglamento Taurino de Navarra, que es una iniciativa que ya se intentó en 2011. En este momento se trata de una iniciativa muy abierta y aun no concretada en un texto normativo. Pero sí se conocen sus objetivos. Junto a aspectos muy razonables en temas de seguridad y asistencia sanitaria, entre otros, se plantean unos criterios tan generalistas en materia propiamente taurina que en realidad se pueden entender como una desregulación de la lidia. Si finalmente ocurriera así, tampoco se estaría ante una emergencia: la ausencia de una normativa en esta materia a lo que llevaría, de acuerdo con la ley, es aplicar cuanto rige con carácter general en España, en función de la Ley 10/1991 y el Reglamento nacido de ella.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |