Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
2 de julio de 1939-2014, 75 años de su doctorado
La alternativa de "Manolete", la tarde en la que "Chicuelo" comenzó su segunda primavera
Si todos no hemos perdido la memoria, seguro que el acontecimiento será motivo de una conmemoración del rango que merece. Y es que en 2014 se han cumplido 75 años de aquel 2 de julio de 1939 en el que accedió al grado de matador de toros Manuel Rodríguez "Manolete" en el ruedo de la Real Maestranza. Y unos meses mas tarde, el 12 de octubre, se repetirá la efeméride, pero en este caso de su confirmación de alternativa en Madrid. La de Sevilla fue una corrida extraordinaria organizada por la Asociación de la Prensa de Sevilla. Discurrió la alternativa de manera triunfal. Pero si leemos las crónicas de aquel festejo sevillano todos destacan la gran tarde de toros que ofreció Manuel Jiménez "Chicuelo", en lo que se calificó como su "segunda primavera" en el toreo.
Actualizado 29 enero 2013  
Redacción   
 La confirmación de alternativa de Manolete y el triunfo grande de Marcial Lalanda

Era el 2 de julio de 1939, una fecha de la que en 2014 se cumplirán, pues, 75 años. Y se anunciaba como la Corrida de la Prensa. A su término, según se publicó en aquellas fechas,  todo el mundo se ufanaba, Arenal de Sevilla abajo. Venía el público de saborear la emoción de la lidia brava y la labor de arte”. Habían asistido a la alternativa de Manuel Rodríguez “Manolete”, pero también a mucho más. Y es que la función se desarrolló desde su comienzo “en el ambiente expectante y ruidosa que es alma y sal de los grandes entradones”.

Como es sabido, acompañaban al torero cordobés en esta tarde trascendental Manuel Jiménez “Chicuelo” y Rafael Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana”, para la lidia y muerte de seis toros de Clemente Tassara, que dentro de un encierro bastante completo echó al ruedo maestrante  un ejemplar soberbio, de época y de bandera”. Salió en 5º lugar y, por consiguiente, le correspondió a “Gitanillo”.

Cuenta Juan Mª Vázquez, en las páginas de ABC de Sevilla, que “logró el valiente cordobés un gratísimo doctorado”,  ante un “parladé”, negro zaino de capa,  que era “gordo, bien puesto, alto de agujas, ¡un buen mozo!”. No refiere el cronista nada respecto al archiconocido cambio de nombre de este astado, que herrado con el número 6, inicialmente se le puso el poco afortunado nombre de “Comunista”, pero al ruedo salió denominándose “Mirador”.

Junto a las tablas del tendido 7 “toreó al bicho de capa Manolete, reposado y ceñido, y los aplausos ganados se repitieron en el primer quite”. Pero anota a continuación el cronista: “En el suyo Chicuelo inició su tarde triunfal, una de las más esplendorosas de su historia, con un garbosísimo capotazo a pies juntos, dado tablas; dos lances más de penetrante aroma sevillano y un gallardo recorte de rodillas”, que espolearon a Gitanillo de Triana en su quite, “unas verónicas agitanadas y lentas, tan prietas que la taleguilla y la manga teñidas de rojo quedaron por la sangre del bruto”.

“Luego de banderillear bien Cantimplas y Blanquito –sigue el relato de Vázquez— llegó el instante, que podemos llamar histórico, de hacer un nuevo matador de toros. Con gesto y palabra de amigo, Chicuelo puso en las idóneas manos de Manuel Rodríguez los trastos de matar, y allá fue el neófito, después de saludar a la presidencia, a ofrecer a la plaza entera las primicias de su ascenso”.

Aunque el cronista sevillano no hace alusión a ello, cuenta una leyenda, repetida por muchos autores manoletistas, que el diálogo entre ambos toreros discurrió en términos como los siguientes:

Chicuelo: El toro es bueno: Manolo ¡suerte!
Manolete: Creo que está mejor por el derecho, ¿no?

Chicuelo: Esta mejor por donde quieras. Tu eres Manolete y lo podrás torear por naturales. Pon aquí el capote y coge la muleta y la "espa". Un abrazo y ¡suerte!´
Manolete: Mi madre me ha "dao" recuerdos "pa Dora", su mujer.

Chicuelo: ¡Pero, hombre! Eso déjalo "pa" después. Ahora, ¡a por el toro!

Volviendo a la crónica abecedaria, se puede leer: “Con la serenidad en él habitual, obligando mucho al toro, bastante quedado, desarrolló el cordobés una excelente faena, durante la cual, luego del ayudado, el alto y el de pecho, acometió el natural con ceñimiento extremado, y a continuación, ya en el centro del anillo, unos adornos de sobria traza, muy toreros. Magistralmente, como él sabe, ejecutó el volapié despacio, por derecho, bajando la muleta y cruzando impecablemente, y la estocada, que quedó en todo lo alto, hizo rodar al bicho, tras una agonía breve y duda, sin necesidad de puntilla. Las orejas y la ovación circular y entusiasta refrendaron el ingreso del joven paisano de Guerrita en la más alta categoría del arte”.

“En el resto de la sesión --escribe más adelante Juan Mª Vázquez-- fue Manolete el buen torero que todos conocíamos. Experto conductor de la brega a cuando a él incumbía su dirección, sucinto en quites y sin “molestar” al ganado, notable capeador en las brillantes verónica del sexto y concienzudo siempre”. Al último tercio, el que cerraba plaza llegó “entero,  encampanado y en plenitud de su fuerte temperamento”, a lo que Manolete respondió al muletear “con singular arrojo”, por más que luego  necesitara hasta seis o siete

entradas a matar, porque “se propuso hacerlo con la pureza de su admirable estilo, sin advertir que el trance exigía rapidez suma”.

A la alternativa había llegado “Manolete” con un total de 46 novilladas picadas en su haber, once de ellas en el propio año 1939, temporada en la que, además de un festival en Tolosa,  contabilizó 16 corridas de toros: Sevilla (2), El Puerto, Algeciras, Jaén, San Sebastián, Valladolid (2), Barcelona (2), Madrid (2) y Zaragoza (2).

La segunda primavera de Chicuelo

Pero si volvemos a la tarde del doctorado, pese a que el cronista concede categoría de acontecimiento a esta tarde manoletista, no puede reprimir su entusiasmo con Chicuelo, de quien escribe que se encontraba “en un segundo amanecer de su arte genuino. Ardiente como un chaval, inspirado y gracioso como en la sima de sus entusiasmos taurinos; muy pocas veces, ni aún en los días ya lejanos de su primera juventud, le habíamos visto tan sinceramente arrojado, tan brillantemente bullidor, tan dueño de los secretos de la más fina orfebrería de la lidia como en esta ocasión. Cada verónica, un grito de júbilo; un himno riente a Sevilla materna cada instante de cualquiera de sus indescriptibles quites; un cuadro pletórico de color y armonía cada episodio de sus faenas”.

Especialmente brillante fue su faena al cuatro de la tarde. del que le concedieron las dos orejas y el rabo. “Costadillos, molinetes, faroles, cambios de mano por delante y por el dorso…; toda una gama juncal, salerosamente elegante, de la privativa manera de hacer de Manuel Jiménez. Y ello con un toro de genio vivo, al cual el Chicuelo de la decadencia tal vez no habría aproximado sino el pico de la muleta”.

Y luego apostilla: “De la tarde de Manolo en la corrida de la Asociación de la Prensa se hablará mientras quede vivo siquiera un testigo presencial”.

El agasajo posterior

Las páginas taurinas del ABC sevillano dan cuenta también del agasajo que al término de la corrida se rindió a Manolete en una renovada Venta de Marcelino, en el que también participaron Chicuelo y Gitanillo de Triana. “Según la animación que, a la hora de irnos persistía en el lugar del suceso, aquello debió prolongarse después de la retirada forzosa de las constelaciones”, se puede leer en la nota periodística.

Como una anécdota colateral registremos, en fin, la publicación una gacetilla titulada “Una curiosidad”, en la que se puede leer: “Varios asistentes al banquete celebrado en honor de Manolete tienen interés en saber qué numero de botellas de “Jandilla”, “Botaina”, “Coñac Fundador” y “Champán Domecq se consumieron el domingo en la Venta de Marcelino”.  Para responder a esta curiosidad en el texto se les indica que se dirijan al agente de la casa en Sevilla, Enrique Ortega (Almendro).

►Los apuntes al natural que ilustran este reportaje aparecen publicados en ABC de Sevilla, en su edición del 4 de julio de 1939 

Próxima entrega:
Cuando Marcial le confirmó la alternativa en Madrid

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Retazos de Historia
Ha muerto Gregorio Sánchez
Sidney Franklyn, una personalidad entregada a la tauromaquia
La Tauromaquia y sus vaivenes en el Uruguay
Historias de la bicentenaria plaza de Aranjuez
Manolo Escudero: Príncipe de la verónica, Rey del natural
Los gestos de Dávila Miura
Manuel Rodríguez "Manolete", en cuatro actos
Manuel Romero "Torcuato", el torero sevillano al que Belmonte dio la alternativa en México
Se cumple medio siglo de la apertura de la plaza monumental de San Cristóbal (Venezuela)
Juan Silveti, el tigre de Guanajuato
PUNTO DE VISTA
Como primera plaza de la geografía taurina


Algunas lecciones que nos dejó el abono de Madrid


El desarrollo del ciclo más amplio y diverso de toda la geografía taurina, nos ha dejado algunas lecciones a tener en cuenta. Además de deshacer las interrogantes que había acerca de si Simón Casas podría o no dar una feria acorde con Madrid, la primera es una interrogante: si su dimensión actual es acorde con los tiempos y la economía que vivimos. La segunda no es menos importante: si el escalafón de toreros y ganaderos, los intereses de cada uno, da para responder a los deseos del aficionado durante tantos festejos. Y nos deja una duda de futuro: si será viable o no ofrecer un ciclo de 10 espectáculos para el abono de otoño.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |